Salud Día Europeo de la Salud Prostática

La pandemia empeora la detección del cáncer de próstata, el más común en hombres

Operación de cáncer de próstata. EP / Junta de Andalucía

El cáncer de próstata es el más común entre los hombres aunque, afortunadamente, el porcentaje de curación está en el 75%, según los datos de la Asociación Nacional de Cáncer de Próstata (ANCAP). La evolución de este cáncer es bastante lenta y como refleja la Asociación Española contra el Cáncer, hasta el 40% de los hombres mayores de 60 años tienen focos de tumor en la próstata aunque sólo un 5% fallecerá por dicho tumor. A pesar de ello, se estima que 5.500 varones mueren cada año en España por esta causa.

Estos son algunos de los datos del cáncer de próstata, cuyo diagnóstico y tratamiento también se ha visto afectado por la pandemia de Covid. «La saturación hospitalaria ha provocado que las visitas y las revisiones hayan caído y por tanto estemos viendo tumores más avanzados. Tanto de gente que había empezado revisiones y éstas quedaron paradas como gente que a pesar de tener algún síntoma no había podido acudir a una revisión», explica Teresa Alonso, secretaria científica de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y oncóloga médico del Hospital General Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

Aunque aún no se dispone, afirma Alonso, de datos específicos sobre este campo, sí hay datos generales como «la caída de más del 20% de las primeras visitas a oncología o una disminución de las biopsias con diagnóstico de cáncer de 465 a 367 según un estudio que comparó la primera ola de la pandemia con los mismos meses del año anterior en España».

«Nos hemos encontrado con muchos pacientes que no han acudido a sus revisiones rutinarias y otros que han pasado por alto el empeoramiento de ciertos síntomas y retrasado la búsqueda de atención médica», afirma Fernando García Montes, responsable de la Unidad de Urología y Andrología de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario de Ibiza. Este urólogo incide en que «la concienciación de los hombres sobre su salud prostática sigue siendo muy escasa».

Una encuesta de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) reflejaba recientemente este hecho. Mientras siete de cada 10 hombres aseguraban haber sufrido algún síntoma asociado con la próstata, menos de la mitad había visitado al urólogo.

Síntomas del cáncer de próstata

El cáncer de próstata se asocia fundamentalmente a la edad y normalmente cuando los síntomas son llamativos el cáncer está ya avanzado.

Sin embargo, hay síntomas tanto locales como generales que pueden aparecer. Entre los localizados, tal como explica la web de la Asociación Española contra el Cáncer, la urgencia de orinar, la incontinencia, el aumento de la frecuencia tanto de día como de noche, el dolor y escozor en la micción, el retardo al inicio y disminución de o intermitencia de la fuerza. También puede haber obstrucción, goteo, sensación de vaciamiento incompleto o sangre en la orina o el semen.

Entre los síntomas generales y más propios de la fase avanzada están la pérdida de peso y apetito, dolor óseo localizado, anemia, edemas en miembros inferiores e insuficiencia renal.

«A los hombres hay que insistirles en que no tengan miedo ante la aparición de cualquier síntoma, relativo a la micción o sexual, y tratarlo con el urólogo o el médico de cabecera», incide la portavoz de SEOM. «Es muy importante la detección precoz porque puede cambiar mucho el pronóstico de la enfermedad, de ser operable a tener ya metástasis y ser incurable», añade.

Sin programas generales de cribado

Pese a ser muy frecuente, el cáncer de próstata no cuenta con programas generalizados de cribado como el cáncer de colon o mama. Sin embargo, hay distintas pruebas para detectarlo, como el análisis PSA o el tacto rectal.

«Sabemos que son pruebas a veces desagradables pero es muy importante que los hombres sigan las pautas indicadas por el médico porque actualmente no hay forma específica de prevenir este cáncer», explica Alonso, «se recomienda la dieta mediterránea, el ejercicio diario o evitar el alcohol, pero su consumo no está tan ligado a este cáncer como a otros como el de mama o colon».

La oncóloga asegura que distintas investigaciones han tratado de ligar suplementos vitamínicos o fármacos pero hasta ahora «no se han podido demostrar efectos directos».

Las revisiones como método de prevención

García Montes subraya que las revisiones deben comenzar a los 45 años y mantenerse de forma anual. «En los últimos meses, en nuestro hospital han aumentado ligeramente el número de visitas para revisiones rutinarias, pero estas continúan siendo significativamente menores y aún arrastramos el descenso general (en revisiones de pacientes) que ha provocado la pandemia».

El urólogo incide que si el paciente es diagnosticado de una enfermedad benigna también debe continuar con las revisiones, para poder seguir la evolución.

Te puede interesar

Comentar ()