Aunque la media dice que dos de cada tres miembros de la Unión Europea están vacunados, la realidad es muy desigual y especialmente al este las cifras de vacunación siguen siendo muy bajas. En Bulgaria la cobertura no llega al 25% y en Rumanía es del 35,5%, según los datos actualizados del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) sobre la campaña de vacunación, que está a punto de cumplir 11 meses.

Otros países del este como Eslovaquia y Croacia están por debajo del 50% y también se concentran casi en este área los países que no llegan al 60% de vacunados: República Checa, Eslovenia, Estonia, Letonia, Hungría y Polonia.

Porcentaje de población completamente vacunada

En algunos de estos países que lideran la baja cobertura vacunal son también el escenario de mayor número de contagios. La media de contagios diarios de los últimos siete días en Eslovaquia es la más alta de Europa con 1.807 casos por cada millón de habitantes. De los siete países que superan los 1.000 nuevos casos por millón, cuatro están entre los que tienen menos tasa de vacunados. Son, además de Eslovaquia, Eslovenia, República Checa y Croacia.

La parte oriental de Europa encabeza los focos de la pandemia en Europa pero los rebrotes se están dando de forma casi general en todos los territorios. La Organización Mundial de la Salud decía ya a principios de este mes de noviembre que Europa vuelve a ser el epicentro de la pandemia, después de que los contagios creciesen un 50% el último mes.

Casos diagnosticados/100.000 habitantes últimos 14 días

Fuente: European Centre for Disease Prevention and Control

Este auge de la epidemia ha provocado un aumento de las restricciones en las últimas semanas y Austria ha vuelto este lunes a un confinamiento similar al de la primera ola del Covid. Solo se podrá salir para actividades indispensables como el trabajo, citas médicas, estudios, trámites administrativos inaplazables o compras de productos esenciales. En principio se plantea por un máximo de 20 días para la población general y después seguirán aplicándose las restricciones para los no vacunados (uno de cada tres austriacos).

Además, planea la vacunación obligatoria en el país a partir de febrero del próximo año. Sería el primer país en imponer la vacunación obligatoria generalizada aunque de forma parcial, para ciertos colectivos esenciales ya lo han hecho países como Italia, Grecia, Francia y otros como Alemania lo están planteando.

En República Checa, con la incidencia también muy alta, el primer ministro saliente, Andrej Babis. señaló el fin de semana que el país no está preparado para somentarse a una nueva cuarentena. Sin embargo, allí también han entrado este lunes nuevas restricciones como la presentación del pasaporte covid en muchas instalaciones, restaurantes u hoteles.

En Bulgaria, a la cabeza en contagios y muertes asociadas al Covid, el escepticismo frente a las vacunas y la desconfianza en las instituciones están lastrando la vacunación. Aunque los establecimientos permanecen abiertos, desde octubre está en vigor un pasaporte obligatorio para entrar en la mayoría de espacios de interior con el objetivo de fomentar las vacunaciones, como recogía Reuters. La situación es similar en Rumanía, que tuvo que recurrir a países vecinos como Alemania y Hungría para hacer frente al colapso de sus hospitales.

Europa Occidental

La situación en la parte más occidental de Europa también es preocupante, especialmente en países como Países Bajos, Bélgica, Irlanda, Dinamarca, Grecia o Reino Unido.

En algunos de estos países se ha optado por nuevas restricciones que han llevado a protestas. Es el caso de Países Bajos, donde el confinamiento parcial y el cierre de comercios y otras actividades no esenciales a las seis de la tarde han provocado revueltas en los últimos días. También se han sucedido concentraciones de protesta en Austria, Bruselas, Dinamarca o Croacia.

Cada vez más países europeos exigen la presentación del pasaporte Covid en lugares públicos o se está optando por extender la tercera dosis, como en Alemania para todos los adultos o en Francia para todos los mayores de 50 años (España hasta el momento ha anunciado que será a partir de los 60). En el país galo también las mascarillas han vuelto a ser obligatorias en los centros escolares la última semana.

En España, aunque mantiene la incidencia más baja de Europa, la incidencia se ha duplicado en apenas una semana y distintas comunidades autónomas han solicitado ya que se extienda el uso del pasaporte Covid como requisito para acceder a determinados lugares y en línea con otros países europeos.

Hasta 300.000 muertes más en Europa

Si los expertos inciden en que la población no debe pensar que la pandemia ha terminado, un estudio – aún no revisado pero publicado por Nature – asegura que el peor escenario de la epidemia en Europa (con fin de restricciones y vuelta a viejos hábitos) podría dejar aún 300.000 muertes más en Europa.

El estudio hace un modelo predictivo basado en la población que aún no ha sido vacunada ni infectada en 19 países europeos. El estudio calcula por ejemplo que en Rumanía aún podría hospitalizarse por Covid ocho de cada 1.000 personas, en comparación con menos de 1 por 1.000 en INglaterra.

En términos absolutos, recoge Nature sobre el estudio, 280.000 alemanes podrían terminar en el hospital frente a 6.500 daneses. Los investigadores subrayaron en la publicación que ese es el «peor escenario» pero advierten de que incluso con una alta cobertura vacunal, existe margen de aumento de casos graves, hospitalizaciones y muertes.