Salud

El mundo, pendiente de la fortaleza de las vacunas frente a la expansión de Ómicron

Una residente del barrio de Soweto en Johannesburgo, Sudáfrica, pasa delante de un mural que representa a una mujer con una mascarilla

Una residente del barrio de Soweto en Johannesburgo, Sudáfrica, pasa delante de un mural que representa a una mujer con una mascarilla. EFE/ Kim Ludbrook

La expansión de la variante Ómicron continúa, desde que se secuenciara la semana pasada en Sudáfrica los casos crecen por Europa y el mundo. En una o dos semanas se sabrá si Ómicron ha cambiado las reglas del juego y pone en jaque la resistencia de las vacunas. En España todavía son pocos los casos, pero la secuenciación de muestras de noviembre de Covid en Holanda ha demostrado que la variante ya estaba circulando por el territorio UE antes de su notificación a la Organización de la Salud (OMS). Más preocupante es la afirmación del secretario de Estado de Salud británico, Sajid Javid, que ha asegurado que en Reino Unido «es muy probable que haya trasmisión comunitaria de Ómicron». Lo que demostraría que, una vez más, el virus nos la ha jugado.

La aparición de la variante Ómicron -con más mutaciones de las conocidas hasta el momento por la ciencia- está siendo tan vertiginosa como su impacto en la vida de los ciudadanos. Caídas en bolsa de empresas relacionadas con el turismo, cierres de fronteras, nuevas restricciones y vuelta del uso de la mascarilla donse había retirado. Los peores augurios planean sobre la nueva variante del coronavirus, pero hay más interrogantes que certezas. Son precisamente esas certezas las que se necesitan en estos momentos en los que las alarmas se han disparado.

No habrá información concluyente sobre el impacto de la variante en las vacunas hasta dentro de una o dos semanas.

«Todavía tenemos más preguntas que respuestas sobre el efecto de Ómicron en la transmisión, la gravedad de la enfermedad y la eficacia de las pruebas, la terapéutica y las vacunas», ha destacado Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El responsable de la OMS se ha mostrado comprensivo con la reacción ante la aparición de Ómicron si bien ha hecho un llamamiento a la calma y a la toma de medidas racionales. «No debería sorprendernos, esto es lo que hacen los virus», ha asegurado.

La principal certeza que se necesita ahora es saber el impacto de Ómicron en la inmunidad de las vacunas. Hasta el momento sólo hay apuntes sobre una posible mayor capacidad de reinfección, pero faltan investigación y datos. De la posibilidad de que la variante tenga escape vacunal -esto es, que haga ineficaces las vacunas- dependen todas la estrategias de Salud Pública de todo el mundo para enfrentarse a la pandemia. En este sentido, la OMS y las farmacéuticas responsables de las principales vacunas contra el Covid no tendrán información concluyente sobre el impacto de la variante hasta dentro de una o dos semanas. El consejero delegado de Moderna, Stéphane Bancel, ha afirmado que las actuales vacunas contra la COVID-19 serán «mucho menos eficaces» contra Ómicron que las anteriores mutaciones del coronavirus. Una opinión relevante, pero que no se apoya en evidencias.

El peor escenario

Frente a los llamamientos a la calma de la OMS la presidenta de la Comisión Europea Von der Leyen ha pedido a los países miembros de la UE «prepararse para lo peor» con la variante Ómicron. Y lo peor es ese escape vacunal que, en caso de producirse, obligaría a la reformulación y fabricación de nuevas vacunas a la medida de las mutaciones de Ómicron. Un escenario que según Pfizer llevaría un tiempo mínimo de 100 días para sacar de la factoría dosis adaptadas al nuevo coronavirus. En la Agencia Europea del Medicamento, con ese cálculo, han estimado que el tiempo total que llevaría la administración de esas nuevas vacunas en los brazos de los ciudadanos tomaría entre 3 o 4 meses, pues tendrían que recibir su validación de seguridad.

Las terceras dosis «no son un lujo»

A la espera de nuevos datos, las autoridades sanitarias de todo el mundo insisten en que la mejor herramienta contra la pandemia y el Covid es la vacunación. De hecho la vacunación ha aumentado ante la expansión del pasaporte Covid por Europa, el aumento de la incidencia y ante el temor de la nueva variante.

La dosis de refuerzo no es un lujo sino una necesidad «.

Anthony Fauci

Anthony Fauci, el principal científico que asesora a la Casa Blanca en temas Covid ha destacado durante la celebración del Foro Global celebrado en República Dominicana que «a día de hoy, las personas vacunadas siguen teniendo 5 veces menos riesgo de infectarse y 10 veces menos riesgo de hospitalización y muerte que las no vacunadas». En este sentido, ha destacado que en la carrera entre las vacunas y el Covid, «si se vacuna a todo el mundo de manera eficaz se gana».

Fauci ha subrayado la importancia de las terceras dosis de las vacunas pues se está observando que la duración de la inmunidad generada por las vacunas baja con el tiempo. «Que la inmunidad de las vacunas se pierde con los meses nos indica que la dosis de refuerzo no es un lujo sino una necesidad», afirma el científico. Y esta tercera dosis, ha indicado el asesor de la Casa Blanca, se tiene que compaginar con la vacunación de regiones del mundo, como África donde no se llega al 10% de personas vacunadas.

En este sentido coincide con el director de la OMS: «Cuanto más permitamos que la pandemia se prolongue, al no abordar la inequidad de las vacunas o al no implementar medidas sociales y de salud pública de manera personalizada y consistente, más oportunidades le damos a este virus de mutar en formas que no podemos predecir o prevenir», afirma Tedros Adhanom. En esas estamos.

Te puede interesar

Comentar ()