Salud

El Covid en la piel: de los sabañones a la alopecia, 20 meses de lesiones

Los efectos del coronavirus en la piel

Los efectos del coronavirus en la piel E.I. (cedidas por Cristina Galván)

La pandemia aún no había llegado a España cuando los dermatólogos españoles empezaban a compartir su desconcierto. A sus consultas llegaban muchos más casos de lo habitual, eran afecciones conocidas pero en ocasiones propias de otros momentos del año. “Veíamos lesiones que parecían sabañones, propias del frío, que aparecían en niños que nunca antes las habían tenido y cuando el clima era suave”, recuerda la dermatóloga Cristina Galván.

Ya con la epidemia en los hospitales, Galván y sus colegas observaban que las lesiones aparecían tanto en pacientes muy enfermos de Covid en el hospital como en los que estaban leves en su casa o quienes no tenían ningún síntoma propio del Covid en aquel momento. Su reacción fue rápida: “Necesitábamos analizar lo que estaba sucediendo. Queríamos que, si la piel podía ayudar al diagnóstico, lo hiciera durante el desarrollo de la pandemia”, afirma la dermatóloga, que en abril de 2020 consiguió publicar British Journal of Dermatology los resultados de su investigación acelerada que serviría para guiar a médicos de todo el mundo.

El estudio recogió datos durante 15 días en los que 80 dermatólogos colaboraron con datos de más de 700 pacientes. Contaron con el apoyo de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) para sumar validez al estudio. Fue el primer estudio internacional que clasificó las afecciones cutáneas relacionadas con el Covid.

“Comprobamos que había cinco patrones diferentes y que además se asociaban significativamente a un grupo de edad y un nivel de gravedad Covid”, explica Galván a El Independiente durante el Congreso de la AEDV en Bilbao. “Las lesiones que parecían sabañones – denominado eritema pernio– aparecían en niños y jóvenes y se asociaban a un pronóstico excelente. Eran personas con muy pocos o ningún síntoma, lo que nos hacía sospechar, si tenían Covid, que tenían muy buena respuesta inmunitaria. Al contrario, las personas con lesiones tipo necrosis eran pacientes mayores y su pronóstico general era muy grave. En medio del espectro estaban las lesiones vesiculosas muy precoces, las lesiones urticarianas y un grupo de erupciones mácula-papulosas, en pacientes con gravedad intermedia y de mediana edad”.

Ese estudio precoz, publicado solo un mes después del inicio de la pandemia, recogió esas primeras señales cutáneas del Covid pero no algunas que aparecieron después, como la afectación de mucosas, el síndrome de Kawasaki o como las que se producen después de la infección, como el efluvio telógeno (caída de pelo). Tiempo después de la pandemia, estas afecciones, reconoce la dermatóloga, han ido cambiando.  Galván afirma que meses después le parece que “está cambiado el perfil de lesiones y que no son tan frecuentes”. “No sabemos por qué pero no es de extrañar ya que  el virus genera muchas mutaciones y otros síntomas no dermatológicos también están cambiando en las distintas variantes. Por otra parte, la interacción entre el huésped y el virus, ya no tan nuevo, pueden haber cambiado. Y porque algunas de las reacciones que se encontraron al principio podrían haberse debido a reacciones a fármacos que ahora no se usan, como la hidroxicloroquina”.

Su trabajo no solo se quedó ahí. El mismo grupo de dermatólogos en el que participa Galván realizó también un estudio sobre las complicaciones cutáneas de las vacunas del Covid. “Encontramos que algunas de estas alteraciones cutáneas son iguales a las que producen otras vacunas y, curiosamente, otras eran iguales a las lesiones que vimos al principio de la pandemia”.

Respecto a las vacunas, Galván afirma que también han observado que la de Pfizer es la que con más frecuencia se asociada a la reactivación del virus del herpes zóster. “Es posible que las vacunas, al activar nuestras defensas contra el Covid facilite que se activen otros virus como el herpes que tenemos inactivos en el organismo”.

Un asunto que les preocupa ahora es también las implicaciones en el Covid persistente de las lesiones cutáneas. “Se asocia sobre todo a dos, el efluvio telógeno y las urticarias de larga duración”, concluye.

Te puede interesar

Comentar ()