Salud VIRUELA DEL MONO

Fernando De la Calle (SEIMC), sobre la viruela del mono: "Igual habría que ser más estrictos con el aislamiento"

Imagen de un mono africano con un detalle de la enfermedad de Viruela del mono

OMS / PXHERE

En apenas unas semanas la viruela del mono, una enfermedad emergente que solía ceñirse a ciertas zonas de África, se ha extendido por Reino Unido, Italia, España, Portugal, Estados Unidos y Suecia. Este jueves los casos en estudio en nuestro país se acercaban a la treintena y afectaban ya a dos Comunidades autónomas, Madrid y Canarias. La situación ante la irrupción de este nuevo virus es de alerta y el consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, no negaba que están «absolutamente seguros de que aparecerán más casos».

La gran distribución territorial del virus mantiene el foco en hallar el origen de los contagios y también en la importancia de frenar la transmisión «en la fase de contención». Fernando De la Calle, microbiólogo de la Unidad de Patología Importada y Salud Internacional del Hospital Carlos III de Madrid y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), subraya a El Independiente que «es la fase inicial de un virus nuevo e igual habría que ser más estrictos con la contención».

De la Calle se refiere a que los casos infectados están yendo a su domicilio, en lugar de quedar ingresados. «No se trata de encerrarlos pero creo que con un virus nuevo no hay que arriesgarse a ver cómo se aísla o no. En Reino Unido están siendo mucho más estrictos con el aislamiento», asegura el microbiólogo.

Preparando una respuesta: vacunas y antivirales

Ante la aparición de casos, Reino Unido ya ha anunciado el almacenamiento de dosis de la vacuna de la viruela tradicional para administrar a contactos estrechos. También el Ministerio de Sanidad confirmaba este jueves que está valorando y analizando tanto antivirales como vacunas para afrontar la enfermedad.

«La escasa literatura científica disponible habla de que la vacuna de la viruela puede tener un efecto protector contra la viruela del mono si se administra entre cero y cuatro días después del contacto, aunque hablamos en teoría, puesto que nunca hemos puesto estas vacunas en nuestro sistema sanitario», afirma De La Calle.

El microbiólogo también afirma que desde las unidades de microbiología están gestionando también las posibilidades de disponer de antivirales – algunos aún en fase experimental – para hacer frente a la enfermedad.

El objetivo sería administrar una vacunación en anillos. «Este sistema se basa en la vacunación de los contactos de alto riesgo de un caso, para conseguir frenar la infección, pero no su administración masiva ni preventiva», afirma De la Calle.

El microbiólogo explica que el caso de la vacuna de la viruela es «peculiar» por sus características: «Es un virus erradicado y se ha catalogado como arma biológica. Por ello la vacuna está a muy buen recaudo y no se puede tener en la farmacia de un día para otro».

La situación es un nuevo reto sanitario para Europa y Estados Unidos. Allí, la portavoz del Centro de Control de Enfermedades Jennifer McQuiston dijo a Stat que tienen la sensación de que «nadie tiene capacidad para saber cómo de amplio y expansivo será».

Te puede interesar

Comentar ()