Política

Manos Limpias, final de partida

logo
Manos Limpias, final de partida
Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias.

Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias. EFE

Resumen:

Miguel Bernad inicia la retirada definitiva. Después de más de dos décadas de actividad, periodo en el que se ha personado en decenas de procedimientos por corrupción en todo el país, Manos Limpias afrontará su disolución.

Rumbo a los 75 años, Bernad concentrará sus energías ahora en defenderse en la causa por la que ha permanecido en prisión preventiva durante los últimos ocho meses acusado de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal.

Manos limpias, que a día de hoy sigue personada en una decena de causas, se encuentra sin sede, sin ingresos, con deudas y en situación de preconcurso de acreedores.

Látigo de corruptos durante años, Miguel Bernad no librará ya más batalla que la de su propia defensa.

Vencido por las deudas, mermada su salud, marcado por la experiencia de su estancia en la cárcel, desprestigiado socialmente y presionado por su familia, Miguel Bernad inicia la retirada definitiva. Después de más de dos décadas de actividad, periodo en el que se ha personado en decenas de procedimientos por corrupción en todo el país, Manos Limpias afrontará su disolución. No librará más batalla la acusación popular que consiguió sentar en el banquillo de los acusados a la hermana del Rey y que tenía como lema: “Allá donde exista un delito debe haber alguien capaz de denunciarlo”. Final de partida.

Rumbo a los 75 años, Bernad concentrará sus energías ahora en defenderse en la causa que instruye el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz y por la que ha permanecido en prisión preventiva durante los últimos ocho meses acusado de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal. “Quiere retirarse y trasladarse a la playa”, resume a El Independiente una persona de su máxima confianza.

Sin sede, sin ingresos, con al menos 200.000 euros en deudas y en situación de preconcurso de acreedores. Por no tener no tiene ya ni el dominio de la web (www.manoslimpias.es), registrado por otra persona el pasado 3 de noviembre. Ésta es la situación en la que se encuentra actualmente Manos Limpias tras la operación Nelson, puesta en marcha por la Audiencia Nacional a mediados del pasado mes de abril y que se saldó también con la detención e ingreso en prisión del presidente de Ausbanc, Luis Pineda. El juez investiga si los líderes de ambas organizaciones extorsionaban a personas e instituciones a cambio de retirar las acusaciones en los procedimientos en los que el colectivo de funcionarios públicos está personado, como en la causa de los ERE o el caso Nóos.

El colectivo, con más de 200.000 € en deudas, se encuentra en preconcurso de acreedores

En esta situación, es el único final que cabe. Fuentes jurídicas consultadas por este periódico dijeron que, si el juez termina declarándola en concurso, el administrador judicial decidirá el desistimiento en los procedimientos judiciales en los que sigue ejerciendo la acusación. ¿Cómo iba a seguir personada una parte que estaría liquidada? Es posible que, mientras llega ese momento, algunas de las causas se hayan terminado de instruir o incluso de enjuiciar. Es el caso de Nóos, cuya sentencia se conocerá antes del próximo mes de abril. Bernad ya dejó claro desde prisión que el colectivo no recurriría una eventual absolución de Cristina de Borbón, al entender que difícilmente el Tribunal Supremo podría revocar el fallo.

Como informó este periódico el pasado 15 de diciembre, el colectivo de funcionarios ha empezado a apartarse de algunos procedimientos en los que llevaba personado desde hace años. Se trata de los relativos a las presuntas irregularidades cometidas por la Fundación DeSevilla en la gestión de una subvención de 742.000 euros que le concedió el Ayuntamiento de Sevilla en 2008 para la ejecución de proyectos de cooperación al desarrollo y la causa por delito societario en Mercasevilla, en la que el juez está a punto de sentar en el banquillo de los acusados a 14 personas por la presunta comisión de prevaricación, malversación y falsedad en documento mercantil derivados de la disposición de fondos del mercado central sin control ni causa legal.

En ambos casos, ha sido el abogado -el letrado malagueño Rafael Prieto Tenor- el que se dirigió a Bernad en prisión para hacerle ver la conveniencia de dar un paso al lado, al entender que el mantenimiento de la acusación popular carecía ya de utilidad y que el “verdadero beneficio” para la sociedad civil pasa precisamente por su retirada, evitando a la causa retrasos y costes materiales sin contraprestación. El secretario general de Manos Limpias le dio el placet para que solicitara en el juzgado el desistimiento.

Manos Limpias sigue personado como acusación popular en casi una decena de causas

En la actualidad, Manos Limpias sigue personada en una decena de causas, que se instruyen mayoritariamente en juzgados andaluces. Así, es una de las acusaciones en el caso ERE, donde permanece prácticamente desde que Mercedes Alaya abrió las diligencias previas 174/2011 el 19 de enero de dicho año. Esta parte se ha adherido en su escrito de acusación de la pieza política a la petición de la Fiscalía Anticorrupción -especificando la documentación en la que se apoyan las pruebas contra los acusados, tras no hacerlo el Ministerio Público- y tiene recurrida la decisión del instructor de archivar las actuaciones contra los vocales del consejo rector de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (Idea) que habían sido imputados por la juez Mercedes Alaya cuando estaba al frente del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla.

Igualmente, el colectivo de funcionarios también acusa en la causa matriz del caso de los cursos de formación, habiendo recurrido el auto de archivo decretado por la juez María Núñez Bolaños de la pieza política. De momento, no ha formalizado su personación en las piezas separadas en las que la instructora ha ido desgajando la causa, como le había pedido el fiscal y en contra del criterio de su antecesora en el juzgado.

De la misma forma, no ha formalizado su desistimiento en otros tres procedimientos por corrupción que se instruyen en otros juzgados andaluces como el caso Invercaria -en el que se investigan irregularidades en la concesión de préstamos y en la toma de participaciones por parte de la empresa de capital riesgo de la Junta de Andalucía-; el de las facturas falsas de UGT-Andalucía, en el que permanecen imputados los dos anteriores líderes de esta sindicato en la comunidad (Francisco Fernández Sevilla y Manuel Pastrana) y el de las subastas de casas embargadas en Mijas (Málaga).

De Andalucía a Cataluña

La presencia de Manos Limpias no sólo se ha hecho notar en Andalucía. No tardó en personarse en el caso Pujol, del que tuvo que retirarse días después de la detención de Bernad ante la imposibilidad de hacer frente a la fianza de 20.000 euros que le impuso el Juzgado Central 5 de la Audiencia Nacional para poder ejercer la acusación popular. También tuvo que apartarse de la causa abierta -también en la Audiencia Nacional- por la pitada al himno nacional en la Final de la Copa del Rey de fútbol disputada el 30 de mayo de 2015 en el Camp Nou.

Antes de que se firme el certificado de defunción de Manos Limpias tendrá lugar la vista oral en la que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) juzgará al ex presidente de la Generalitat Artur Mas y a las ex conselleras Joana Ortega e Irene Rigau por desobedecer al Tribunal Constitucional al mantener la consulta independentista del 9-N. El colectivo de funcionarios forma parte de la acusación popular junto a los sindicatos policiales SPP y UFP.

Látigo de corruptos durante años, Miguel Bernad no librará ya más batalla que la de su propia defensa. En las cartas enviadas a este periódico durante su estancia en la cárcel, ha proclamado su inocencia y ha atribuido su detención e ingreso en prisión a una actuación torticera de “las cloacas del Estado” por mantener Manos Limpias la acusación contra la hermana del Rey en el caso Nóos.. “Se retuercen unos simples indicios para hacerlos encajar en organización criminal y extorsión. No tengo ni una sola denuncia de ningún presunto extorsionado. Pediré comparecer en la comisión de investigación sobre las ‘cloacas del Estado’, en el Congreso de los Diputados, para informar que las cloacas del Estado tienen nombre y apellidos (…). Conozco otros hechos de cómo se están utilizando las instituciones del Estado para perseguir y destruir al enemigo político u organizaciones como Manos Limpias, que han puesto en evidencia a las instituciones del Estado”. No es aventurado pensar que ello constituirá un capítulo en el libro sobre la historia de Manos Limpias que asegura haber empezado a escribir en el centro penitenciario de Navalcarnero (Madrid).

logo
Kennedy, el mito que sedujo a la historia