¿Quieren de verdad los independentistas catalanes un modelo como el de Canadá?