Choque de alegaciones en la segunda jornada del juicio por el uso de tarjetas opacas por consejeros y directivos de Caja Madrid y Bankia. Los abogados defensores de los 65 acusados trataron ayer de desmontar el caso reclamando la nulidad de las principales pruebas de cargo (el documento con las tablas de gasto de cada uno de ellos, hasta un total de 12 millones de euros entre 2002 y 2013), pidiendo la expulsión del juicio de las acusaciones particulares de Bankia y el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, esto es, el Estado) y solicitando que se consideren prescritos los delitos de apropiación indebida.

«Han intentado [las defensas] sacar agua de las rocas, pero el agua que ha salido no es del todo potable»

El fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, ha reconocido hoy la “habilidad” de las defensas en el planteamiento de sus estrategias, pero ha respondido a las alegaciones rebatiéndolas una por una. “Han intentado sacar agua de las rocas”, ha dicho de los abogados defensores, “pero el agua que ha salido no es del todo potable”.

Una afirmación que ha provocado un intenso murmullo entre los abogados de los acusados, que tuvo que ser acallado por la presidenta del tribunal, Ángela Murillo. Los murmullos se han repetido en varias ocasiones durante la intervención del fiscal. “Lo asumo. Sé que nunca han gustado a los abogados de los acusados mis intervenciones”, ha llegado a replicar Luzón ante la reiteración de los cuchicheos. “En fin”, ha suspirado.

Validez de los listados de gastos

El fiscal ha reivindicado la “perfecta legitimidad” como prueba de los listados de pagos realizados por los acusados con sus tarjetas black y ha subrayado que la fiscalía está “perfectamente habilitada” para solicitar datos de cuentas bancarias, como ha reconocido el propio Tribunal Supremo. “No es que el Ministerio Fiscal pueda pedir toda clase de documentación bancaria, es que lo estamos haciendo todos los días”.

Luzón defiende la validez de los listados de gastos con las tarjetas black: «Son la base misma de la imputación delictiva»

Las defensas reclamaron ayer la nulidad de los extractos bancarios porque con su difusión se había vulnerado la Ley de Protección de Datos, llegando alguno de los defensores a esgrimir que con ella se han desvelado “las creencias religiosas o la orientación sexual” de los acusados.»No es aplicable a esta situación» esta alegación, ha argumentado Luzón, que ha subrayado que el listado de gastos «es la base misma de la imputación delictiva» y por ello resulta «inevitable» aportar esa información al proceso. Sin esos datos, de hecho, no habría caso.

En paralelo, el fiscal también ha defendido la inclusión en la causa de la información complementaria aportada ahora por Bankia, que ha entregado centenares de correos electrónicos para acreditar que el antiguo director financiero de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj era el que gestionaba las tarjetas al margen del circuito ordinario del banco, así como un informe pericial para intentar desmontar la posición de algunas defensas de algunos acusados que no reconocen como suyos los gastos de sus Visas.

Bankia y el FROB, con vela en el entierro

Luzón ha sido especialmente tajante para rebatir el intento de los acusados de expulsar del juicio a la propia Bankia y al FROB. El argumento de las defensas es que el único eventual perjudicado por el uso de las tarjetas opacas sería la Fundación Caja Madrid –que decidió no personarse en la causa-, y que no puede considerarse que el perjuicio no habría sido trasladado a la entidad heredera (Bankia) ni a su posterior propietario público (FROB).

“No podemos compartir que Bankia y FROB no sean perjudicados”, ha sentenciado Luzón, al constatar que Bankia ha heredado el negocio bancario de la extinta Caja Madrid y que el FROB asumió la propiedad del 100% de las acciones al verse obligado a rescatar con dinero público –hasta un total de 23.500 millones de euros- a la entidad. Un argumento refrendado posteriormente por los abogados de las acusaciones particulares de la propia Bankia y del fondo estatal.

En este sentido, el fiscal Anticorrupción ha respondido al abogado del ex secretario de Estado de Hacienda Estanislao Rodríguez Ponga, que ayer llegó a afirmar que “no tenían vela en este entierro” ni Bankia ni el FROB y que debían ser expulsadas como acusaciones. “No es que Bankia o el FROB no tengan vela en este entierro”, ha sentenciado Luzón, “es que la tienen todos los españoles”. “No sé si es un entierro”, ha dicho sobre el rescate millonario de Bankia con dinero público, “pero sí es un funeral para todos los españoles”.

Delitos no prescritos

Por último, Luzón ha rebatido el intento de las defensas de que se consideren prescritos los delitos de apropiación indebida de que se les acusa por el uso de las tarjetas opacas. El Ministerio Público ya apuntó en su escrito de acusación que estos hechos son susceptibles de ser un delito continuado de apropiación indebida, y que el Código Penal establece que prescribirían a los 10 años (y no en el plazo de cinco años como defienden los abogados de los acusados). Asimismo, Luzón ha recordado que durante la instrucción de la causa algunos acusados ya presentaron recursos de apelación en este sentido y que la Audiencia Nacional ya las rechazó “con argumentos extremadamente claros”.