La última temporada de los viajes del Imserso ha estado rodeada de polémica. Por un lado, por lo caótico del concurso público para adjudicar la gestión del programa de turismo social, que acabó con las empresas candidatas enzarzadas en una batalla de recursos y contrarrecursos que retrasó el inicio de los viajes y cuya validez aún se dirime en los tribunales. Y, por otro, por los problemas en la operativa que padecieron miles de pensionistas que tenían por destino las islas.

Los dos grandes grupos turísticos españoles perdieron la gestión de los viajes a las islas el año pasado y quieren recuperarla

El Imserso dividió el megacontrato de los viajes de los pensionistas en tres lotes, que se adjudicaban por dos años con opción de prorrogar la concesión por otros dos más. El contrato se valoró en un total de 1.200 millones de euros para el conjunto de esos cuatro ejercicios. Mundosenior, la alianza de los grupos Globalia y Barceló, se adjudicó dos de los lotes, el de los viajes a la costa peninsular y el de los destinos de interior. Y Mundiplan, la unión de Iberia, Alsa, Gowaii e IAG7, se quedó con el lote más atractivo del concurso, el que concentra los viajes a Canarias y Baleares, que es en el que se han producido los problemas operativos y que derivaron en una sanción de 1,9 millones para las empresas por el mal servicio.

Globalia y Barceló aún mantienen activa la demanda judicial contra la adjudicación a Mundiplan de los viajes a las islas, al considerar que la concesión fue ilegal al no cumplirse el requisito de que todos los integrantes que optan en consorcio al concurso tengan licencia de agencias de viajes (y ni Iberia ni Alsa cuentan con ella). Y ahora los dos grandes grupos turísticos españoles –que han participado en la gestión de los viajes del Imserso desde su creación hace dos décadas- se mueven ya para conseguir que el Ministerio de Sanidad no prorrogue las concesiones por las otras dos temporadas previstas y que el año próximo se lance un nuevo concurso público para empezar de cero.

“El Gobierno es absolutamente consciente de los incumplimientos de Mundiplan en el primer año del programa. No sería lógico que se ampliara la concesión de la gestión de los viajes por los dos años adicionales”, explican a El Independiente fuentes de la alianza de Globalia y Barceló. “No debería haber una ampliación automática de la concesión y en los próximos meses se debería convocar un nuevo concurso para el programa de vacaciones subvencionadas correspondiente a 2017 y 2018”.

«Pelearemos por la renovación del contrato», advierten fuentes del consorcio liderado por Iberia y Alsa

El objetivo de Barceló y Globalia con la petición de un nuevo concurso es arrebatar a Iberia y sus socios el jugoso lote de las islas, y volver así a ser los únicos adjudicatarios del programa de turismo social y controlar todos los viajes del Imserso. Una reclamación que llega justo después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acabe de volver a multar a Viajes Halcón (Globalia) y Viajes Barceló (Barceló) con una multa de 1,8 millones de euros por cómo se han repartido el programa de turismo del Imserso durante años.

La prórroga de las adjudicaciones por otros dos años promete ser un nuevo frente en la guerra entre Mundosenior y Mundiplan. Y es que Iberia y sus socios parecen dispuestos a enfrentarse también en esto a sus rivales Globalia y Barceló, y tienen claro que pedirán al Gobierno que amplíen las concesiones actuales como se prevé en el pliego de condiciones del concurso celebrado el año pasado.

“Pelearemos por la renovación del contrato”, advierten fuentes de Mundiplan. “Ahora sólo trabajamos en la temporada actual, pero deseamos que cuando finalice el Imserso renueve la adjudicación. No nos planteamos otro escenario que no sea el de seguir trabajando en los viajes a las islas otros dos años más”.

Iberia y sus socios se hicieron con el lote más atractivo del concurso del Imserso. No era ni el que contaba con más presupuesto ni con más viajeros previstos, pero es el que contiene la verdadera bicoca del programa turístico. Y es que Mundiplan (con Iberia al frente) y Mundosenior (en el que participa Globalia, propietaria de Air Europa) se disputaban centenares miles de plazas ocupadas en sus aviones durante la temporada baja invernal. Y recuperar o mantener su control va a ser el centro de un nuevo enfrentamiento entre ambas alianzas en los próximos meses.