Las grandes bolsas no han notado demasiado la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. De hecho, el Dow Jones, uno de los índices de referencia de Wall Strett, ha marcado en la sesión de este jueves máximos históricos. La famosa inestabilidad que iba a acompañar al candidato republicano, ahora ya presidente electo, no ha hecho acto de aparición de momento.

Pese a estos buenos resultados bursátiles, hay un sector que sí está afectado desde la llegada del magnate a la presidencia. Las grandes empresas tecnológicas están sufriendo fuertes varapalos en sus cotizaciones y entre las seis más potentes ya pierden casi 90.000 millones de dólares, más de 82.000 millones de euros, en sólo una sesión.

La más perjudicada es Apple, también debido a que es la que mayor cantidad capitaliza. Las pérdidas del gigante de Cupertino superaban los 15.000 millones de dólares, casi 14.000 millones de euros, a media sesión de Wall Street debido a unas caídas del 3,1% en sus títulos.

El golpe también ha sido duro para Google y Microsoft, otros dos gigantes tecnológicos. La primera caía un 3,32% y eso provocaba un descenso de 14.790 millones de dólares, 13.500 millones de euros, en su capitalización. Por su parte, la firma fundada al alimón por Bill Gates y Paul Allen se dejaba 14.350 millones de dólares, 13.190 millones de euros, por culpa de un descenso del 3,47% en sus acciones.

Tampoco se ha librado la gran potencia del comercio electrónico. Las acciones de Amazon caían un 5,23% y eso provocaba que la capitalización de la empresa dirigida por Jeff Bezos se desplomara en más de 19.000 millones de dólares, 17.600 millones de euros, durante la jornada bursátil de este jueves.

El retroceso también está siendo fuerte en las acciones de Facebook, con un descenso del 4,53% a media sesión. Mark Zuckerberg y sus tropas, que rigen una de las cotizadas más grandes del mundo, han perdido 15.200 millones de dólares, casi 14.000 millones de euros, debido a esta circunstancia.

La menos afectada en términos absolutos, debido a que su tamaño en bastante inferior al del resto de potencias, es Netflix. La firma creada por Reed Hastings y Marc Randolph se ha dejado 2.610 millones de dólares, casi 2.400 millones de euros, debido a que sus títulos han caído un 5,31%.

Centros de producción

Estos fuertes descensos en algunos de los actores más fuertes del escenario bursátil se deben a que los mercados están descontando las promesas electorales de Donald Trump. El ya presidente electo aludió, en muchas ocasiones, a la necesidad de establecer aranceles con los productos llegados desde México y China, los dos principales socios comerciales de Estados Unidos.

Evidentemente, estos dos países son también dos de los grandes centros de producción y fabricación de los gigantes tecnológicos antes mencionados. El magnate prometió establecer un arancel del 45% a todas las importaciones procedentes del gigante asiático, con lo que eso supondría en cuanto a los costes para todas estas compañías.

Según un informe de Moody’s, que analiza los principales sectores de la economía estadounidense y su situación tras la llegada al poder de Donald Trump, el riesgo de que «se rompan los tratados ya firmados» con otros países «será muy negativo para las empresas tecnológicas». El estudio menciona también que China se ha posicionado como «una potencia en la manufactura de un porcentaje significativo de los productos tecnológicos», y apunta sobre todo a «los consumibles y a los dispositivos móviles».

Para la agencia de calificación transportar toda esta capacidad de producción a Estados Unidos tendría «un beneficio muy limitado» debido a que el aumento de la demanda provocaría también que se dispare «la automatización de la producción» y que crezca el papel de la «robótica en ese proceso».