El sector inmobiliario se recupera… con recaídas y sin tener aún el remedio definitivo. Y la falta de medicamento salvador amenaza al futuro del sector. Por eso el estudio semestral presentado por Sociedad de Tasación (ST) está lleno de claroscuros, con una previsión de aumento del 3% del precio de la vivienda en España para 2017 (3,3% en 2016, según la misma tasadora) pero con otros elementos muy negativos para las entidades financieras, «elementos que nos hacen creer que los costes de financiación para adquirir vivienda van a aumentar», en palabras de Juan Fernández-Aceytuno, director general de ST. Estas son las razones que pueden lastrar el regreso del ladrillo en España tras el pinchazo de la burbuja.

  • La nueva ley hipotecaria y las cláusulas suelo. Como adelantó El Independiente, el Gobierno prepara una nueva ley hipotecaria para prevenir escándalos como el de las cláusulas suelo, el recargo ilegal que los bancos cobraban a sus clientes por sus hipotecas al bajar el Euríbor. Este tipo de productos abusivos, muchas veces colados de tapadillo por las entidades, se ha vuelto en contra de éstas en forma de bumerán tras los sucesivos reveses judiciales y afectarán sobremanera a la banca, a fin de cuentas la que concede hipotecas.
  • Aumento de los tipos de interés. El fin de los estímulos del BCE previstos para finales de este año tendrá una repercusión directa en los costes de los préstamos hipotecarios, sobre todo en el índice interbancario Euríbor con relación a los intereses a pagar a la banca. Por eso cada vez hay más hipotecas con un tipo de interés fijo. Pero atención: los tipos fijos también incrementan su coste, encareciendo el valor final de la vivienda.
  • La nula confianza del consumidor en las entidades bancarias. En febrero de 2016, el índice de confianza de los ciudadanos en la banca era del 51%, un porcentaje mejor que el año precedente pero a la cola de los sectores empresariales. Con total seguridad se puede asegurar que esa confianza se va a desplomar en el siguiente estudio a raíz del escándalo de las cláusulas suelo.
  • La pérdida de poder adquisitivo: España tuvo 75 millones de turistas y está viviendo uno de los momentos de mayor creación de empleo de la serie histórica. Pero la temporalidad de los nuevos puestos de trabajo y la imparable pérdida de poder adquisitivo se agudizó durante 2016 y seguirá agravándose en 2017, según Funcas. «Los salarios son significativamente más bajos», destaca Fernández-Aceytuno.
  • La burbuja de Madrid y Barcelona: de acuerdo con el estudio de Sociedad de Tasación, el crecimiento de los precios en Cataluña superó el 5% y en Madrid el 4%. Sin embargo, apenas ha crecido fuera. En las ciudades que no son capitales de provincia ha caído un 1%, en las localidades con más de 100.000 habitantes solo ha crecido un 1%… Se trata de una tendencia ya comentada que preocupa al sector y que afecta igualmente al alquiler. «Se está expulsando a la gente joven del centro de Madrid y Barcelona», destaca el director general de ST. «Los típicos estudios o buhardillas para universitarios se convierten en imposibles de pagar ahora para mucha gente joven».