Fernando Restoy, vicepresidente de la CNMV entre 2008 y 2012 y subgobernador del Banco de España desde 2012 hasta 2016, está en el punto de mira del Banco Internacional de Pagos (BIS), con sede en Basilea, tras ser imputado por la Audiencia Nacional por presuntas irregularidades en la salida a bolsa de Bankia.

Es el único de los imputados que todavía conserva su cargo, después de que el lunes 13 de febrero renunciasen los tres directivos del Banco de España que seguían en activo y ayer fuese suspendido temporalmente Javier Aríztegui de sus funciones en el BCE.

Restoy preside el Financial Stability Institute (FSI), que apoya a los supervisores del mundo a fortalecer la banca

Desde el 1 de enero de 2017, Restoy preside el Financial Stability Institute (FSI), organismo que apoya a los supervisores de todo el mundo para mejorar y fortalecer los sistemas financieros. El FSI promueve los mejores estándares y prácticas supervisoras, presta sus servicios para su implementación y ofrece información sobre productos y prácticas que permitan a los supervisores adaptarse a las innovaciones del sector financiero.

Es el único de los imputados por su labor en el Banco de España durante la OPS que conserva su cargo

Depende del Banco de Pagos Internacionales (BIS), cuya misión es apoyar los esfuerzos de los bancos centrales por garantizar la estabilidad monetaria y financiera. Al frente de la institución está el español Jaime Caruana.

La excelencia que busca el BIS y su código ético pone contra las cuerdas el puesto de Restoy, al menos hasta que la investigación en torno a la OPS (Oferta Pública de Suscripción) se resuelva. De hecho, el primer punto del código de conducta es «mantener los más altos estándares de conducta tanto dentro como fuera del Banco».

Supervisores cesados

Aríztegui, subgobernador del Banco de España entre abril de 2009 y junio de 2012, era, hasta ayer 21 de febrero, uno de los cinco miembros del Comité Administrativo de Revisión del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), que depende del BCE.

Un portavoz del Banco Central señaló que Aríztegui pidió al presidente del Comité Administrativo de Revisión para la Supervisión Bancaria (ABOR) ser reemplazado temporalmente por suplentes, durante la investigación sobre el caso Bankia en España.

El pasado lunes, los tres imputados que seguían trabajado en el Banco de España presentaron su dimisión: Mariano Herrera García-Canturri, hasta la semana pasada director general de Supervisión; Pedro Comín, ex director general adjunto de Supervisión; y Pedro González, responsable de uno de los equipos actuales de inspección del centro.