Tras más de ocho años de investigación, la Comisión Europea ha impuesto una multa histórica a Google. Éstas son las claves para entender los porqués y las consecuencias de la dura sanción al gigante tecnológico.

¿Por qué sanciona Bruselas a Google?

La Comisión Europea ha impuesto una multa récord a Google por abuso del mercado con su comparador de precios online, Google Shopping, al que daba prioridad en sus búsquedas en detrimento del resto de vendedores. Bruselas sostiene que la compañía favorecía de forma sistemática su propio servicio alterando los resultados de las búsquedas de los usuarios para que sus competidores aparecieran peor posicionados.

¿Cómo funciona Google Shopping?

Las empresas o particulares deben dar de alta en Google Shopping los productos que quieran vender, y así cualquier usuario puede encontrarlos, compararlos con el de otros comercios y comprarlos directamente en su tienda online cuando los busque en Google. Bruselas lo ve de otra manera. La Comisión sostiene que el sistema de búsquedas estaba destinado a favorecer su propio negocio en detrimento de otros comparadores de precios o grandes plataformas de comercio online.

Multa récord: 2.420 millones de euros

Google ha sido sancionada con una multa récord de 2.420 millones de euros, muy por encima que lo que se preveía (en los últimos días, en los mentideros de Bruselas se daba por hecho que la multa rondaría los 1.000 millones). Se trata de la mayor sanción impuesta por la Comisión Europea a una empresa, pulverizando los 1.060 millones que se aplicó a Intel en 2009.  En cualquier caso, la multa podría ser mucho mayor, ya que esos 2.420 millones equivalen al 1% de la facturación anual del gigante de internet y la legislación comunitaria permite sanciones hasta por un 10% de sus ventas.

Google: no sólo pagar, también corregir

Google no sólo tendrá que abonar la enorme multa, sino que está obligada a poner fin al comportamiento abusivo en un plazo máximo de mes y medio. Esto es, la compañía debe corregir el algoritmo de búsqueda que usa la fórmula ultrasecreta que rige toda su actividad. Si no lo hace, al grupo se le irán imponiendo multas equivalentes al 5% de los ingresos diarios a escala muldinal de su matriz, Alphabet.

¿Qué responde Google?

La compañía ha expresado su total desacuerdo con las conclusiones de la Comisión Europea, y valora ahora recurrir la sanción. “Cuando compras online quieres encontrar los productos que estás buscando de manera fácil y rápida y los anunciantes promocionarlos”, ha dicho Kent Walker, vicepresidente senior y general counsel de Google. La multinacional defiende que los usuarios prefieren links que les lleven directamente a los productos que quieren y no a páginas web donde tengan que volver a repetir la búsqueda que ya han realizado previamente. “Miles de comerciantes y tiendas europeas utilizan estos anuncios para competir con empresas como Amazon o eBay”, dice el directivo. “Nosotros competimos con Amazon y otras páginas a la hora de realizar búsquedas de compra mostrando información más útil y detallada sobre los productos”.

Otras dos investigaciones abiertas

La sanción impuesta hoy es resultado de una amplísima investigación de la Comisión Europea que ha durado ocho años, y durante la cual se ha intentado llegar a una solución pactada… sin éxito. Bruselas tiene abiertos otros dos expedientes más que ponen en cuestión otras dos patas del negocio de Google. El Ejecutivo comunitario continúa ahora con la investigación sobre un presunto abuso de posición dominante del grupo estadounidense con su sistema operativo Android y con su negocio publicitario AdSense.