Ya estaba hecho, pero ahora es oficial. Bankia y BMN han aprobado esta mañana en junta general extraordinarias su integración, una operación que es fuente de optimismo entre algunos grandes inversores.

Santander ha señalado esta mañana a sus clientes, en un informe al que ha tenido acceso El Independiente, que «la fusión con BMN es una razón clave por la que seguimos siendo positivos en Bankia». Y recomienda comprar las acciones del banco, su entidad española favorita, junto a CaixaBank.

Ello se debe, explica la entidad que preside Ana Botín, a «las condiciones atractivas de la transacción, ya que Bankia está pagando el equivalente a 0,4 veces precio valor en libros».

En su opinión, la operación «mejora de la dinámica de las ganancias como resultado de las sinergias que surgirán de 155 millones de euros, equivalente al 40% de la base de costes de BMN.

Santander recuerda que «el acuerdo debe ser acretivo -generar valor- en términos de beneficio por acción (BPA) desde el primer año, excluyendo los cargos extraordinarios, y elevará un 16% el beneficio a partir del tercer año».

Los analistas de Santader consideran que «la posición de capital sigue siendo fuerte después de la fusión, con un ratio de capital Fully Loaded (completamente implementado) CT1 por encima del 12% a fin de año, que debería beneficiarse en algún momento en el futuro próximo de la devolución de los 46 puntos básicos que le fueron sustraídos por la revisión de los modelos de riesgo de mercado».

Esto significa, explican los expertos, que «Bankia podría volver a niveles de capital del 13% FL CT1 en algún momento en 2018».

Santander sostiene que «el exceso de capital da a Bankia muchas opciones, como elevar la remuneración de los accionistas, pero también le concede un potencial adicional para emprender fusiones y adquisiciones».

Más de 8 millones de clientes

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que la fusión con BMN, transacción que espera se cierre en el mes de diciembre, tras las aprobaciones necesarias, permitirá a la entidad elevar los ingresos básicos del negocio bancario, al tiempo que incrementará un 25% su base de clientes, hasta los más de ocho millones, y posibilitará «alcanzar posiciones de liderazgo en mercados de fuerte crecimiento» en los que actualmente tienen una presencia «muy escueta».

Así lo ha indicado el presidente de la entidad bancaria durante su intervención ante la junta general extraordinaria de accionistas celebrada en el Palacio de Congresos de Valencia, convocada con motivo de la aprobación de la fusión con BMN, de la que ha destacado que «abre claras oportunidades» porque «proporciona un incremento significativo de base de clientela y presencia en el mercado» y esto, «debe traducirse en un mayor flujo de ingresos tanto en el capítulo de margen de intereses como en el de comisiones».

Aunque ha puntualizado que estas «potenciales sinergias» de ingresos «no están incluidas en los cálculos de la rentabilidad de la operación», ha subrayado que considera que existe un «claro potencial» que «se tiene que aprovechar».

Bankia prevé un ahorro de costes durante los próximos tres ejercicios de hasta 155 millones de euros, de los cuales el 96% se conseguirían en los dos primeros años. «Estas sinergias son clave para generar valor y contribuir a la devolución de las ayudas de los contribuyentes», ha incidido, para puntualizar que también han sido incluidos los costes de reestructuración, que se elevarán a 334 millones de euros.

Asimismo, ha señalado que la previsión es que esta operación en el año 2020 permita aportar unos beneficios adicionales a la entidad de unos 245 millones de euros, lo que supondrá un incremento del beneficio por acción del 16%. Asimismo, ha estimado que el beneficio sobre fondos propios se incremente en 120 puntos básicos y el rendimiento del capital invertido ascienda al 12%.

«Son resultados muy positivos que, sin duda, suponen una evidente capacidad de generación de valor para los accionistas», ha enfatizado.