Las convulsiones del 1-O sacuden los mercados financieros. Y la banca vuelve a mostrarse como el sector más sensible a estos temblores. Los seis bancos españoles que cotizan en el Ibex sufren este lunes recortes que se sitúan entre el 5,5% y el 1,5%, lo que en términos de capitalización representa la pérdida de más de 5.500 millones de euros.

Nuevamente son las entidades que tienen Cataluña como base de operaciones las que sufren el mayor revés. A media sesión, Banco Sabadell registra un recorte próximo al 5,5%, mientras que CaixaBank se deja algo más del 4%. Esto supone una pérdida de valor bursátil de 561 y 1.352 millones de euros, respectivamente.

Aunque ambos bancos han registrado notables vaivenes en las últimas semanas, al calor de las noticias sobre el desafío separatista catalán, el saldo de estas tensiones ha sido claramente negativo. En sólo tres días, Sabadell ha visto esfumarse más de un 8% de su valor y se mueve ahora en sus niveles más bajos desde el pasado mes de abril, mientras que CaixaBank pierde un 5,5% en ese mismo periodo y cotiza en mínimos de cuatro meses.

Las pérdidas se extienden al conjunto del sector bancario. BBVA pierde cerca de un 2,5% y Santander algo más de un 2%. En términos de capitalización, estas entidades, las más grandes por valor en bolsa, destacan entre las que sufren las mayores pérdidas. Santander ve volatilizarse 1.957 millones de su capitalización, mientras que para BBVA la merma es de 1.300 millones.

Bankia y Bankinter, tampoco salen indemnes, al registrar caídas próximas al 2% y al 1,6%. El banco controlado por el Estado ve caer así su valoración sobre el parqué en 219 millones, mientras Bankinter se deja otros 120 millones.

El fuerte golpe sobre la banca se explica, especialmente, por la creciente preocupación entre los expertos a que la crisis catalana se enquiste, provocando un incremento de la inestabilidad política y lastrando la recuperación económica del país. “La crisis catalana aún no ha terminado”, señalan los analistas de ING, que advierten de que “podemos esperar más agitación política en España y Cataluña. Si esta crisis continúa por mucho tiempo, la extraordinaria recuperación de la economía española también podría verse obstaculizada”.

En este contexto, no sólo la banca española se ve penalizada, sino el conjunto del mercado. El Ibex pierde a media sesión un 1,5%, lo que contrasta con las subidas que registran las principales plazas europeas, alentadas por los buenos datos provenientes de la economía china.

En el mercado de deuda, los bonos españoles también reciben el impacto de las tensiones. El interés de los títulos españoles a 10 años escala ocho puntos básicos, hasta el 1,69%, su nivel más elevado en tres meses. La prima de riesgo escala 10 puntos básicos hasta los 124 puntos, rompiendo la estabilidad mostrada en las semanas precedentes.