Los mercados financieros recobran la confianza en España. El Ibex ha firmado este jueves su mayor subida desde el pasado mes de abril, al anotarse un 2,5%. De este modo, el índice español recupera con creces la cota de los 10.000 puntos, perdida en la jornada anterior.

La positiva reacción de la bolsa española viene enmarcada por la sucesión de informaciones que apuntan a que algunas de las principales empresas catalanas preparan su traslado hacia otras regiones del país, para esquivar las turbulencias desatadas por el proceso separatista. De hecho, tanto Sabadell como CaixaBank lideran la remontada del Ibex, con avances del 6,16% y el 4,93%, respectivamente, después de que ambas entidades hayan reconocido que estudian mudar su sede social fuera de Cataluña.

Por su parte, la aseguradora Catalana de Occidente ha recuperado un 2,51%, después de comunicar que está preparada para cambiar sus domicilio según cómo evolucionen los acontecimientos en Cataluña.

En el MAB, Eurona, que confirmó el traslado de su sede a Madrid escaló más de un 7%, mientras que Oryzon, que había tomado la misma decisión un día antes, remontaba otro 1,44%.

“Estas noticias representan mucha presión para las pretensiones independentistas. Son empresas con mucha solera en Cataluña y su salida puede pesar mucho más que cualquier argumento político”, indica Jesús de Blas, analista de Bankoa Crédit Agricole.

En este clima, los inversores han tratado de agarrarse al presumible repunte de la bolsa española, tomando posiciones en los valores más afectados por las recientes turbulencias. En el Ibex ha sido reseñable el repunte del sector de infraestructuras, con Ferrovial y Acciona escalando alrededor de un 4% y ACS sumando otro 3,5%.

Las grandes empresas de la bolsa española también se benefician del renovado clima de confianza, con Santander, Telefónica e Iberdrola anotándose subidas próximas al 3%. Tan sólo IAG y Meliá cierran en terreno negativo.

De este modo, el índice español se resarce de sus últimos reveses y lidera con ventaja al resto de las grandes bolsas europeas.

En la jornada se han negociado alrededor de 3.000 millones de euros, una cifra que, aunque inferior a las registradas en los días previos, supera con creces los poco más de 2.000 millones que se movieron de media a lo largo de septiembre.

“Parece claro que sin la crisis de Cataluña el Ibex estaría más arriba de lo que está. Los que se han salido estos días por miedo ahora ven el rebote y quieren subirse para no quedarse descolgados”, apunta De Blas.

Con todo, Nicolás López, analista de M&G Valores recuerda que en un escenario tan volátil como el actual es preciso moverse con cautela. “El Ibex está rebotando después de las fuertes caídas de los últimos días. Pero la situación no está resuelta y cualquier noticia de signo negativo puede dar la vuelta a todo esto. La incertidumbre va a seguir”, advierte.

El buen tono se extiende al mercado de deuda. La fuerte demanda que registró la subasta de bonos celebrada este jueves por el Tesoro pesó más que el incremento de los costes que tuvo que pagar la institución en el ánimo de los inversores y contribuyó a desinflar la escalada registrada por la prima de riesgo en las últimas jornadas. El interés del bono español a 10 años restó nueve puntos básicos, hasta el 1,69% y el diferencial con Alemania se redujo a 124 puntos, frente a los 133 del día anterior.