ACS pretende pagar la compra de Abertis parte en efectivo (cerca del 80% del importe) y parte con un canje de acciones (el 20% restante) de su filial alemana Hochtief. Así que los accionistas del grupo de concesiones que acepten su opa tendrán que elegir entre coger el dinero y salir de la compañía o intercambiar acciones y quedarse en el capital del gigante resultante de la unión.

Y ACS pretende que esta segunda opción sea por la que opte Criteria, el holding industrial del Grupo La Caixa y que es el mayor accionista de Abertis con un 22,3% del capital. “Estaríamos más que encantado de que La Caixa esté en el proyecto”, apuntó el consejero delegado de ACS y de Hochtief, Marcelino Fernández Verdes, en un encuentro con periodistas.

ACS planea crear un gigante de la construcción y las concesiones de infraestructuras con la unión de la alemana Hochtief y de Abertis. Para ello ha presentado una oferta de compra que valora el grupo concesionario en casi 18.600 millones de euros, mejorando en 2.200 millones la propuesta presentada con anterioridad por la italiana Atlantia. En esta guerra de opas quien cuente con el respaldo de Criteria tendrá la mitad del camino recorrido para tomar el control de Abertis.

“Tenemos una relación inmejorable con La Caixa. Fundamos con ellos Abertis en 2002 y estuvimos ocho años sentados con ellos en su consejo de administración”, subrayó el consejero delegado. Y es que Fernández Verdes ve en esa colaboración ACS-La Caixa una “reedición a escala mundial” del nacimiento de Abertis, hace quince años, mediante la fusión de las autopistas que gestionaban Aurea, Acesa e Iberpistas.

El consejo de administración de Abertis, con los consejeros de Criteria a la cabeza, han elaborado un informe de valoración de la opa de Atlantia en el que ensalzan el plan industrial que promueve el grupo italiano, aunque ven mejorable la oferta, singularmente en la parte que se paga en efectivo.

ACS está tratando de convencer a los accionistas de Abertis y a grandes inversores de que su plan industrial es incluso mejor para crear un gigante mundial, al tiempo que promete un más que atractivo reparto de dividendos, comprometiendo retribuir a los accionistas de la unión de Hochtief y Abertis con un 90% del beneficio anual obtenido.

Una opa por ‘voluntad propia’

El grupo presidido por Florentino Pérez, por otro lado, asegura que la presentación de la opa sobre Abertis se hizo «por voluntad propia», tras analizar varias opciones sobre cómo aportar valor al grupo. La compañía descarta así que recibiera ninguna petición del Gobierno español para presentar una oferta de compra para frenar los planes de absorción de la italiana Atlantia. «No hubo sugerencia ni petición de nadie. Se trató de una decisión interna», sentenció el consejero delegado, que garantizó que tras la opa Abertis seguirá siendo una empresa española y que mantendrá su sede en Madrid. 

ACS insistió en que solicitará «todas las autorizaciones necesarias» para llevar a buen puerto la operación, en referencia a la opinión del Gobierno de que la operación ha de contar con la autorización oficial por el cambio de manos de las titularidades de las concesiones de autopistas y por la participación del 90% que tiene Abertis en la compañía de satélites Hispasat, una empresa que para España es estratégica por los servicios que presenta a Defensa. La italiana Atlantia, en cambio, entiende que no le hace falta ninguna autorización especial más allá de las preceptivas de las autoridades de competencia.

En paralelo, ACS confirmó sus planes de desprenderse parte de las participaciones empresariales de Abertis si triunfa su opa. «No tenemos voluntad de seguir con activos que no consideramos estratégicos. Nuestro plan es el de una compañía de infraestructuras, no de telecomunicaciones», apuntó Fernández Verdes. El grupo ya confirmó en las condiciones de su oferta que estaba abierto a desprenderse de Hispasat y de vender al menos parte del 34% que Abertis tiene en el compañía de infraestructuras de telecomunicaciones Cellnex con carácter inmediato (si no baja esa participación por debajo del límite del 30%, debería lanzar una opa por el 100% de la filial).

Cambios en la oferta

Atlantia ya ha mostrado su pretensión de mejorar su oferta (16,5 euros por acción) para poder superar a la presentada por ACS (18,76 euros por título), así que los inversores empiezan a descontar que la nueva propuesta puede acabar rondando la cota de los 20 euros por acción. Desde ACS se subraya que su estrategia en este sentido es la de esperar y ver, sin confirmar ni rechazar que pudieran volver a subir su oferta en caso de que Atlantia lo hiciera.

«Hasta que no haga nada el competidor, no vamos a hacer nada nosotros. Si lo hace [mejorar su oferta], entonces analizaremos qué hacer. Ahora mismo no nos teneos que plantear mejorar nuestra oferta, que es muy buena», explicó el consejero delegado del grupo constructor.

Por otro lado, la cúpula de ACS ha empezado a transmitir a los grandes inversores que su intención es mantener intacta su oferta aunque Abertis reparta el dividendo previsto (lo normal en operaciones de compra es rebajar el precio ofrecido por acción en línea con el dividendo repartido). Sin embargo, la compañía deja abierta la puerta a modificar su oferta en caso de que Abertis acabe desprendiéndose de su participación en Hispasat -mantiene negociaciones para su venta con Red Eléctrica- antes de que concluya la opa. «Nuestra oferta es por la actual Abertis», indicó Fernández Verdes, «si Abertis cambia su perímetro, ya veremos cómo afecta a la oferta».