El desafío independentista es un riesgo para la banca con más exposición a Cataluña, aun a pesar de que CaixaBank y Sabadell aprobasen el cambio de sede a Valencia y Alicante, respectivamente, para mantener la estabilidad.

La agencia de calificación Moody’s advierte de que el órdago secesionista sigue siendo un peligro para las entidades financieras, pudiendo dificultar su financiación e impactar en su actividad comercial.

“Aunque la decisión de CaixaBank y Sabadell de trasladar sus sedes fuera de Cataluña ha franado las salidas de depósitos y ha aliviado presiones de liquidez, la tensión política en la región sigue siendo negativa para ambos bancos, ya que podría generar volatilidad en su financiación y actividad comercial “, señala Maria Cabanyes, analista de Moody’s.

Sabadell genera el 26% de su negocio nacional en Cataluña y CaixaBank, el 22%

Añade, sin embargo, que, “como la probabilidad de secesión catalana es baja, no vemos inminente impacto significativo en los bancos españoles”.

Moody’s recuerda que el cambio de sede garantiza que, si la región se independiza, CaixaBank y Sabadell siguen siendo bancos de la zona del euro, que sus depositantes permanezcan protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos, y ​​que ambos bancos conservan el acceso a las líneas de liquidez del BCE.

Todos los bancos españoles con presencia nacional están expuestos a Cataluña para en cierto grado, dado el gran tamaño y la riqueza de la región. Banco Sabadell genera el 26% de su negocio nacional en Cataluña, lo que lo convierte en el banco español con mayor exposición a la región, seguido de Caixabank y BBVA, con 22% y 20%, respectivamente.

La diversificación internacional de la banca catalana reduce el riesgo de la cuenta de resultados

En conjunto, sin embargo, la exposición a la región es inferior al 20% en todos los bancos calificados, dada la reciente diversificación internacional de Caixabank y Sabadell.

La agencia de rating considera que “la crisis constitucional es negativa tanto para el soberano español como para Cataluña. Es probable que las tensiones políticas y la incertidumbre asociada dañen el sentimiento económico y el gasto del consumidor, tanto en la región como en el conjunto de España”.

Rebaja del PIB

Moody’s ha rebajado recientemente su previsión de crecimiento del PIB para 2017 y 2018 para España situándolo en 2,9% y 2,3%, desde el 3% al 2,5%, respectivamente.

“La inestabilidad política está teniendo claramente un impacto negativo en la economía regional, con el sentimiento de los inversores extranjeros deprimido y disminución del turismo. Alrededor de 2.500 las empresas han decidido cambiar su sede corporativa fuera de la región”. señala.

La firma de calificación apunta que CaixaBank, que entró en este período de inestabilidad política con una sólida posición de liquidez, sufrió lo que el banco describió como una “modesto” salida de depósitos que se detuvo una vez que se trasladó fuera de Catalunya.

Del mismo modo, Sabadell experimentó una limitada salida de depósitos a principios de octubre que se detuvo una vez que el banco cambio su sede social. Los flujos de depósito ha revertido y son positivos, según explica el banco.