Banco Santander ha decidido reducir de 15.000 a 10.000 euros el saldo máximo remunerado en su Cuenta 1,2,3, el producto “estrella” de la entidad en España pensado para los clientes con mayor vinculación y que, según la propia entidad, sigue siendo la cuenta corriente con mejor remuneración del mercado.

Además, el grupo presidido por Ana Botín mejora las ventajas de las tarjetas asociadas a dicha cuenta, con lo que los clientes podrán retirar efectivo gratis con la tarjeta de débito en más de 30.000 cajeros del grupo en todo el mundo. Entre otras cuestiones, se incluyen bonificaciones especiales en la tarjeta Mi Otra 1|2|3. Su uso permitirá a los titulares ahorrarse el 1% en compras en supermercados, el 2% en gasolineras y el 3% en las compras online.

Banco Santander asegura que desde su lanzamiento en mayo de 2015, el número de clientes vinculados ha crecido un 70%.

En un comunicado, la entidad explica que ha reducido el saldo máximo remunerado como respuesta al prolongado escenario de tipos de interés en mínimos históricos, una vez que el Banco Central Europeo (BCE) mantiene el precio del dinero en el mínimo histórico del 0% y no está previsto que lo eleve en los próximos meses.

La medida adoptada por el banco español entrará en vigor a partir del próximo 10 de febrero, por lo que afectará a la liquidación de la Cuenta 1,2,3 de marzo. Los titulares seguirán recibiendo una rentabilidad del 3% desde el primer euro para saldos a partir de 3.000 euros, con un máximo, a partir de ahora, de 10.000 euros; del 2%, si se tiene un saldo de entre 2.000 y 3.000 euros; y del 1% para entre 1.000 y 2.000 euros.

Se mantienen también las bonificaciones mediante devolución en efectivo entre el 1% y el 3% del los recibos de gastos del hogar, seguros, educación e impuestos locales, con un máximo de 110 euros mensuales.

Santander, que ganó 5.077 millones de euros en los nueve primeros meses del año, ha puesto el foco en los últimos tiempos en retener los clientes más rentables, mientras castiga con elevadas comisiones a los clientes menos vinculados a la entidad, lo que se ha traducido en una caída del número de cuentas abiertas en la entidad que preside Ana Botín.