La Comisión Europea ha abierto este lunes una investigación en profundidad sobre el trato fiscal que recibe la marca de muebles Ikea en Países Bajos.

Sospecha que durante años la empresa sueca ha contado con un trato de favor que le ha permitido pagar menos impuestos y contar por ello con una ventaja indebida sobre otros competidores.

«Todas las empresas, grandes o pequeñas, sean multinacionales o no, deben pagar su justa parte de impuestos. Los Estados miembros no pueden dejar que ciertas compañías paguen menos impuestos permitiendo que transfieran de manera artificial sus beneficios a otro lugar», ha declarado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, al anunciar el expediente, informa Europa Press. 

En concreto, Bruselas investiga dos acuerdos fiscales entre el Gobierno holandés y la compañía de muebles y decoración sellados en 2006 y 2011, que habrían permitido a Ikea reducir considerablemente los beneficios sujetos a tributación en Países Bajos.