Los bancos están en el punto de mira de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Más de la mitad de las sanciones anunciadas en el BOE durante 2017, impuestas por este organismo, ha golpeado a entidades financieras y a sus ejecutivos. El regulador de los mercados, que vela por las buenas prácticas y la transparencia, ha publicado cerca de 40 sanciones en el último año, que suman en total más de 12 millones de euros. De éstos, siete millones corresponden a entidades financieras. Por importe, destacan especialmente las impuestas a bancos internacionales que operan en España.

Los bancos suizos Credit Suisse y Julius Baer, especializados en la gestión del patrimonio de grandes fortunas, han sido multados con 1,2 y un millón de euros, respectivamente.

El regulador penaliza a las entidades que reciben incentivos no permitidos al invertir en fondos extranjeros

En una resolución del 30 de octubre, la CNMV impuso las citadas sanciones a ambos bancos por cometer una “infracción muy grave” tipificada en la Ley del Mercado de Valores recibir “incentivos no permitidos con ocasión de la inversión en IIC extranjeras, en el ámbito de la gestión de carteras y del asesoramiento en materia de inversión”. El mismo delito se le imputó a BNP Paribas España en una resolución de 14 de junio. En esa ocasión, la multa ascendió a 800.000 euros.

Bancos, gestoras y firmas de asesoramiento financiero nacionales tampoco se libran de estar bajo el escrutinio del organismo que preside Sebastián Albella. Sabadell ha tenido que hacer frente a una sanción de un millón de euros por la misma irregularidad atribuida a BNP y a los citados bancos helvéticos.

El mal funcionamiento del servicio de atención al cliente y el retraso en facilitar cierta información también son punibles

Mientras, CaixaBank ha sido sancionado con 750.000 euros por “el mal funcionamiento de su servicio de atención al cliente” y Popular con otros 500.00 euros por la misma infracción. El banco que desde el pasado mes de junio está controlado por Santander ha recibido 2018 con el anuncio de otras dos sanciones por importe conjunto de 900.000 euros, según consta en el BOE.

Renta 4, por su parte, se enfrenta a una multa de 500.000 euros por “el incumplimiento del deber de advertir a los clientes sobre la conveniencia o la ausencia de datos para valorar la conveniencia de las operaciones y del deber de advertir respecto a ausencia de evaluación de las operaciones en los supuestos sólo ejecución en el periodo comprendido entre en 2014”.

Las prácticas de las gestoras, agencias de valores y Eafis (entidades de asesoramiento financiero) también han sido cuestionadas por parte de la CNMV. XYZ Heritage Foundation, cuyo único beneficiario es Jaime Botín, fue multada con 200.000 euros por no comunicar participaciones significativas en Bankinter.

Jaime Botín se enfrenta a una multa de 200.000 euros por no comunicar su participación en Bankinter

La gestora de BBVA se vio afectada por una resolución de febrero que le impuso una multa de 70.000 euros por “haber cumplido con retraso los deberes de información a la CNMV en relación con la comunicación de participaciones significativas sobre acciones de la sociedad cotizada Minerales y Productos Derivados, S.A., en su condición de sociedad gestora de Guesinver, SICAV”

Mercados y Gestión de Valores, Finanze Fénix Planificadores Financieros, BME, Auriga Global Investors, Banco Mediolanum, EDM Gestión, Gesiuris, GVC Gaesco Valores y Agentes de Bolsa Asociados figuran entre las firmas penalizadas con multas que oscilan entre los 20.000 y 200.000 euros.

Mercados y Gestión de Valores y Sergio Turrión fueron sancionados con 200.000 euros cada uno por orden del Ministerio de Economía y Competitividad por adquirir acciones de Vueling Airlines para sus carteras gestionadas, disponiendo de información privilegiada facilitada por su consejero delegado Rafael Collada Barreno, multado con 100.000 euros.

La mayor multa: 4,4 millones por Parquesol

Aunque el sector financiero se lleva la palma, en cuanto al número y volumen de multas, la más abultada del año, por importe de 4,4 millones de euros, ha golpeado al empresario Francisco Garriga Miró “por el uso de información privilegiada en relación con operaciones sobre acciones de Parquesol Inmobiliaria y Proyectos”.

La sanción se refiera a la oferta pública de adquisiciones (OPA) que San José lanzó sobre la inmobiliaria Parquesol y con la que  Garriga Miró ganó 2,2 millones de euros. Por la misma transcacción, el supervisor bursátil multó con 28.350 euros a Julio Torres.

Otros valores que se han visto salpicados por prácticas dudosas de las algunos de sus directivos a lo largo de 2017 son Vueling, Duro Felguera, Damm, Campofrío, Iberpapel y Nyesa.