Economía

El nuevo presidente de Aena entierra la guerra con el Gobierno por la rebaja de tasas aéreas

“Estamos cómodos con las tasas previstas”, dice García Legaz sobre la rebaja de tarifas impuesta por Fomento y que supuso un choque frontal con la anterior cúpula del grupo.

logo
El nuevo presidente de Aena entierra la guerra con el Gobierno por la rebaja de tasas aéreas
Aena remonta en bolsa desde la llegada de García-Legaz a la presidencia.

El presidente de Aena, Jaime García-Legaz, en una foto de archivo. EFE

Resumen:

El Gobierno impuso una rebaja del 11% de las tasas aéreas que cobra Aena a las aerolíneas de un 11% en cinco años. Se la impuso, porque el gestor de los aeropuertos se oponía a ese recorte.

La dirección de Aena, entonces con José Manuel Vargas como presidente, se resistió todo lo que pudo a la rebaja de las tarifas, pero el Ministerio Fomento respaldó la tesis de las compañías aéreas y forzó un recorte de las tasas de un 2,2% al año hasta 2021.

El de las tasas aéreas fue uno de los varios choques frontales que enfrentó a la cúpula dirigida por Vargas con el Gobierno. Hubo otros por la profundización de la privatización del grupo que el Ejecutivo acabó rechazando, por los corsés presupuestarios y salariales que imponía el Gobierno…

El nuevo presidente de Aena, Jaime García Legaz, parece dispuesto a enterrar los problemas con el Ejecutivo. Recién llegado al cargo, ya transmitió a los accionistas y sindicatos del gestor de aeropuertos que una mayor privatización estaba descartada (el Estado controla un 51% a través de la sociedad Enaire). Y ahora respalda la rebaja de tasas aéreas promovida por el Ministerio de Fomento.

“Estamos cómodos con las tasas previstas”, ha sentenciado García Legaz en el IV Foro de Innovación Turística, organizado por el Grupo Hotusa. Como se ha fijado la hoja de ruta de las tasas para cinco años “tenemos visibilidad sobre el futuro y podemos organizar nuestro negocio”.

“La rebaja de tasas supone un recorte del 2,2% cada año de nuestros ingresos unitarios, pero se puede compensar el el aumento de tráfico”, ha destacado el presidente de Aena. Los aeropuertos de la red de Aena marcaron el año pasado un nuevo récord histórico con casi 250 millones de pasajeros. “2018 tiene que ser mejor. El crecimiento tiene que sostenerse en el tiempo”.

Para el nuevo presidente, la regulación diseñada por el Gobierno para la red pública de aeropuertos es “una referencia para toda Europa”, “no sól

El Gobierno impuso una rebaja del 11% de las tasas aéreas que cobra Aena a las aerolíneas de un 11% en cinco años. Se la impuso, porque el gestor de los aeropuertos se oponía a ese recorte.

La dirección de Aena, entonces con José Manuel Vargas como presidente, se resistió todo lo que pudo a la rebaja de las tarifas, pero el Ministerio Fomento respaldó la tesis de las compañías aéreas y forzó un recorte de las tasas de un 2,2% al año hasta 2021.

El de las tasas aéreas fue uno de los varios choques frontales que enfrentó a la cúpula dirigida por Vargas con el Gobierno. Hubo otros por la profundización de la privatización del grupo que el Ejecutivo acabó rechazando, por los corsés presupuestarios y salariales que imponía el Gobierno…

El nuevo presidente de Aena, Jaime García Legaz, parece dispuesto a enterrar los problemas con el Ejecutivo. Recién llegado al cargo, ya transmitió a los accionistas y sindicatos del gestor de aeropuertos que una mayor privatización estaba descartada (el Estado controla un 51% a través de la sociedad Enaire). Y ahora respalda la rebaja de tasas aéreas promovida por el Ministerio de Fomento.

“Estamos cómodos con las tasas previstas”, ha sentenciado García Legaz en el IV Foro de Innovación Turística, organizado por el Grupo Hotusa. Como se ha fijado la hoja de ruta de las tasas para cinco años “tenemos visibilidad sobre el futuro y podemos organizar nuestro negocio”.

Hasta hace unos meses, la dirección de Aena auguraba que el recorte de los ingresos por las tasas podría suponer un problema para las cuentas de la compañía a medio plazo. García Legaz, ex secretario de Estado de Comercio y ex presidente también de la firma pública Cesce, se muestra tranquilo al respecto.

“La rebaja de tasas supone un recorte del 2,2% cada año de nuestros ingresos unitarios, pero se puede compensar el el aumento de tráfico”, ha destacado el presidente de Aena. Los aeropuertos de la red de Aena marcaron el año pasado un nuevo récord histórico con casi 250 millones de pasajeros. “2018 tiene que ser mejor. El crecimiento tiene que sostenerse en el tiempo”.

Para el nuevo presidente, la regulación diseñada por el Gobierno para la red pública de aeropuertos es “una referencia para toda Europa”, “no sólo por sus tarifas bajas, también por la predictibilidad que ofrece a las compañías para diseñar sus estrategias para un lustro. “En los aeropuertos españolas las aerolíneas pagan tarifas muy inferiores a las que pagan en Europa; entre un 40 y un 45% en el caso en comparación con algunos países europeos”, ha subrayado.

Y con este escenario de tasas bajas del que se beneficia el sector aéreo, García Legaz ha aprovechado para lanzar un dardo a las aerolíneas sobre el traslado de ese reducción de las tarifas al precio de sus billetes. “Si pagan tasas menores, reducen costes y al final el precio de los servicios [los billetes] no baja sino sube, habrá que encontrar la causa en otro sitio”.