Economía

NH quiere quitarse la etiqueta de ‘opable’ y se prepara para crecer con compras

El grupo, que acaba de rechazar la oferta de fusión de Barceló, reducirá su endeudamiento para activar planes de crecimiento acelerado.

Un hotel de NH Hotel Group.

Un hotel de NH Hotel Group.

“NH lo está haciendo muy bien. Y por eso seguirá habiendo gente interesada en hablar con nosotros o en intentar comprarnos”. Lo dijo el consejero delegado de NH Hotel Group, Ramón Aragonés, esta semana ante un auditorio plagado de centenares de empresarios del sector turístico. Lo decía apenas unas días después de que el consejo de administración de NH rechazara con rotundidad la propuesta de fusión de Barceló para crear el mayor grupo hotelero de España.

Desde NH se reconoce que tienen sobre la mesa otras varias ofertas estratégicas presentadas por inversores y grupos hoteleros. Hace unos años NH atravesaba unos problemas financieros evidentes, con caída del negocio y con un sobreendeudamiento preocupante, lo que le colocó en las quinielas de las cotizadas opables. Una vitola que se ha mantenido, pero que la compañía se ha propuesta quitarse de encima.

Ahora  la compañía ha vuelto al beneficio, está reduciendo deuda, ha disparado su rentabilidad y está consiguiendo elevar sus ingresos a base de mejorar su calidad y subir sus tarifas, y también ha vuelto a repartir dividendo ocho años después. Con estos mimbres, el propio consejero delegado de NH empieza ya a lanzar mensajes de que la posición del grupo a partir de ahora en todo caso es la de llevar la voz cantante en estas operaciones, la de convertirse en la parte compradora.

“Hemos entrado en un estadio diferente por el buen momento en que está la compañía”, ha explicado Aragonés en una rueda de prensa en la feria de turismo Fitur. “Estamos ahora en una posición de privilegio para estudiar todas las posibilidades”.

NH se ha marcado como uno de sus objetivos clave promover su desapalancamiento, reducir su deuda, que al cierre del pasado septiembre era de 694 millones de euros. El grupo pretende refinanciar en breve parte de esa deuda (principalmente una emisión de convertibles por 250 millones), y con ello ponerse en la senda de su meta de la deuda sea entre 1,2 y 2,1 veces su resultado bruto de explotación (ebitda) anual.

“La refinanciación será clave para poder obtener recursos adicionales para crecer”, ha apuntado Aragonés. Unos nuevos recursos que le abriría la posibilidad a la cadena de emprender “fórmulas de crecimiento acelerada y aprovechar las oportunidades que ofrece el momento que vive la compañía”.

Estas fórmulas van desde las compras a las fusiones. Pero con unos términos de valoración más “adecuados” a los que ofreció Barceló en su propuesta de integración, y que los acciones rechazaron de lleno por ser baja y por no contener ningún pago en efectivo, sólo canje de acciones. “La compañía sigue abierta a escuchar otras opciones”, advierte.

Comentar ()