Economía

Barceló se olvida de NH buscando otras compras y lanzándose a Oriente Medio y China

El grupo desembarca en Emiratos Árabes Unidos y busca nuevos socios en China tras romper su alianza con el gigante Plateno.

Un hotel del grupo Barceló.

Un hotel del grupo Barceló. ep

Barceló mira al futuro después del rechazo rotundo de NH a su propuesta de fusión para crear el mayor grupo hotelero español. Y lo hace buscando otras oportunidades de crecimiento, tanto con compras corporativas como con crecimiento hotel a hotel; tanto dentro como, sobre todo, fuera de España.

Barceló deja claro desde hace días que la operación de NH está olvidada y que no se pretende retomar los contactos para vencer el rechazo de los accionistas de su rival a su propuesta. “No hay plan b, pero no hay plan b solo para esta operación. Estamos mirando otras operaciones”, ha dicho el consejero delegado de Barceló, Raúl González.

Barceló va más que sobrado de capacidad de financiación para crecer con compras. La compañía se ha autoimpuesto el corsé de mantener su endeudamiento en una ratio de entre dos y tres veces su ebitda (resultado bruto de explotación). Barceló prevé cerrar este año con holgura los 400 millones de euros de ebitda y, también, habiendo reducido prácticamente a cero su endeudamiento neto.

Así que el grupo cuenta con una capacidad de financiación de más de 1.200 millones de euros para afrontar oportunidades de compra en el sector para impulsar su crecimiento. Y el grupo se muestra dispuesto a aprovechar esta situación tras el portazo de NH. “No podemos destinar toda esa capacidad de financiación a crecimiento orgánico, así que hay que pensar en copras corporativas. Somos un grupo inquieto, que no se está parado, y seguro que habrá operaciones en 2018”, dice González, que advierte que lo más probable es que sean operaciones de menor magnitud que la de NH.

Mientras esas adquisiciones llegan, Barceló no deja de crecer. El año pasado sumó 10 nuevos hoteles (con unas 2.500 habitaciones) y tiene firmados otros 17 más (otras 2.500 habitaciones más), con lo que el portfolio del grupo alcanzará los 253 establecimientos en los próximos tres años.

Crecimiento internacional

Barceló consigue como un gran paso de este proceso de expansión desembarcar en Oriente Próximo, uno de los mercados de mayor potencial de crecimiento futuro. El grupo se estrena en Oriente Medio con tres hoteles en Emiratos Árabes Unidos y negocia ya incorporar en breve otros cuatro establecimientos más. Un nuevo mercado que “debe servir de base para desembarcar en otros mercados como Maldivas, el este de África o, más adelante, también India”.

En paralelo, Barceló busca nuevos socios para crecer en China, tras romper su alianza con el gigante Plateno. Hace un par de años la compañía mallorquina cerró un acuerdo con Plateno para entrar en el mercado chino, por el que Barceló cedía su marca al grupo oriental para abrir un centenar de hoteles en la próxima década.

Sin embargo, el socio no ha cumplido con el crecimiento previsto y, lejos de adquirir el ritmo necesario para alcanzar el objetivo, sólo cuenta de momento con dos hoteles firmados que se abrirán en los próximos años. Así que Barceló ha optado por un acuerdo amistoso para desistir de la alianza con Plateno y busca otros socios para crecer con fuerza en China.

“Ir a China para tener dos o cinco hoteles no es nada eficiente. Hay que estar con mucho tamaño. Así que buscamos alternativas para sustituir el acuerdo con Plateno”, ha sentenciado el CEO de Barceló. La compañía española cree que la compra de Plateno por parte del grupo chino Jin Jiang le hizo perder el interés en la alianza estratégica con Barceló, ya que se encontró que su crecimiento en el segmento de hoteles de cuatro y cinco estrellas que le ofrecía la marca española ya lo tuvo cubierto.

El Grupo Barceló consiguió el año pasado elevar sus ingresos hasta los 2.700 millones de euros, un 36% más que en el ejercicio anterior. Y el ebitda de 2017 se situó cerca de los 500 millones de euros, un 46% más, impulsado por los ingresos extraordinarios de 172 millones obtenidos con la venta a Hispania del 24% que controlaba en la socimi BAY. Sin esa inyección extraordinaria, el ebitda recurrente se quedó en el entorno de los 300 millones, un 10% más.

Comentar ()