Economía

Ryanair confirma su objetivo de beneficio récord pese a la cancelación masiva de vuelos

El gigante del bajo coste mantiene su previsión de ganar entre 1.400 y 1.450 millones de euros en el año después de elevar el beneficio un 12% en el trimestre en plena crisis operativa.

Aviones de la aerolínea Ryanair.

Aviones de la aerolínea Ryanair. Efe

Ryanair ha tenido que afrontar en los últimos meses una auténtica crisis en sus operaciones que se alargará al menos hasta el próximo mayo. La mala organización de los descansos y la fuga de varios cientos de pilotos a otras compañías obligó a la compañía a cancelar unos 20.000 vuelos de septiembre a marzo para garantizar la puntualidad de sus rutas (crucial para en su modelo de alta productividad), dejando a unos 400.000 pasajeros afectados.

La cancelación masiva de estos vuelos le va a dejar una factura de unos 25 millones de euros en indemnizaciones y también un incremento crucial de sus costes laborales. Y es que la compañía ha elevado un 20% el sueldo de sus pilotos para cortar la desbandada y para atraer nuevos comandantes, lo que le supondrá un aumento de costes de unos 50 millones de euros este año fiscal (de abril a marzo) y de 100 millones anuales a partir del próximo ejercicio.

Y a pesar de todos estos problemas, Ryanair ha confirmado hoy que mantiene sin cambios su objetivo de cerrar el año fiscal con un beneficio récord de entre 1.400 y 1.450 millones de euros, frente a los 1.316 millones obtenidos en su anterior ejercicio, que ya fue máximo histórico para la compañía.

La aerolínea irlandesa ha conseguido impulsar el crecimiento de sus ganancias incluso en el trimestre en que le ha afectado de lleno la ola de cancelaciones de vuelos. En el tercer trimestre de su ejercicio fiscal (de septiembre a diciembre), la compañía ha elevado su beneficio un 12%, hasta los 105,6 millones.

En los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal Ryanair elevó su beneficio neto

hasta los 1.398 millones, un 11% más que en igual periodo del año anterior. La aerolínea de bajo coste aumentó sus ingresos hasta los 5.830 millones en nueve meses, un 6% más, y hasta 1.405 millones en el trimestre, un 4% más.

Las cancelaciones de vuelos le ha pasado factura al grupo en términos de tráfico de pasajeros. Ryanair ha dejado de ser la mayor aerolínea europea, superada por Lufthansa, debido a la ralentización del crecimiento de viajeros al previsto. Pero el impacto finalmente será menor al esperado hasta ahora por la compañía. Ryanair rebajó su previsión de pasajeros transportados en su año fiscal de 131 a 129 millones, y ahora la mejora ligeramente hasta un objetivo de 130 millones de viajeros.

Comentar ()