Economía

Las lagunas del alcalde de Seseña sobre el 'pelotazo' de Parquijote

Terrenos del futuro desarrollo "Parquijote".

Terrenos del futuro desarrollo "Parquijote". Pablo García

El artículo primero de la Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación, establece que «toda persona natural o jurídica, tiene derecho a rectificar la información difundida, por cualquier medio de comunicación social, de hechos que le aludan, que considere inexactos y cuya divulgación pueda causarle perjuicio». Por eso este medio aceptó sin mayores problemas la nota rectificatoria del alcalde de Seseña Carlos Velázquez (PP) (en el cargo desde 2011), quien quiso aportar su versión sobre una noticia aparecida en El Independiente, Seseña aprueba ‘Parquijote’, otro pelotazo urbanístico, gracias a tres tránsfugas de C’s.

Sin embargo, tanto el contenido de la nota rectificatoria como la presentación formal de la misma, así como su difusión posterior por parte del equipo de Gobierno seseñero (PP junto con tránsfugas expulsados de Ciudadanos) merecen las siguientes consideraciones a los efectos de que el lector tenga toda la información y conozca la realidad.

La web del ayuntamiento seseñero falta a la verdad vergonzosamente

Empezando por el final, tanto la web del ayuntamiento como la cuenta del Consistorio seseñero en Facebook faltan a la verdad vergonzosamente: «El periódico digital “El Independiente” obligado a rectificar informaciones falsas sobre Parquijote», dice el texto publicado en ambas entrada desde cuentas oficiales. Falso: el contenido de la ley que regula el derecho por el cual la institución puede rectificar -además de que solo obligan los jueces y en este caso no hay sentencia ninguna- no parte de que este medio haya publicado informaciones falsas sino que reprodujimos lo que el regidor seseñero consideraba de las mismas.

Nadie rectifica noticias falsas sino que, como viene recogido en la Ley Orgánica, el equipo de Gobierno que promueve el convenio urbanístico del sector Parquijote ejerce su derecho a rectificar informaciones que considere subjetivamente inexactas o puedan causarle perjuicio. Más extraño todavía es proclamar la supuesta falsedad de tales noticias desde la cuenta del ayuntamiento -en nombre de todo el municipio- en las redes sociales por parte del equipo de comunicación del señor Velázquez.

El señor Velázquez debería saber que el derecho de rectificación que ejercitó no parte de la existencia de ninguna información falsa, sino simplemente de que el la considere inexacta según su peculiar descripción de los hechos.

Un abogado del PP compañero de fatigas de Carlos Velázquez envió el escrito

Otra de las sorpresas al recibir la carta es el letrado que la firma: el «abogado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, don Alberto Arribas Álvarez». Como documento anexo a la carta se adjunta una escritura notarial con poder general para pleitos. Miembro de la cúpula del PP de Talavera, don Alberto Arribas fue contratado por la Junta de Gobierno Local reunida en sesión extraordinaria el 5 de octubre de 2016, la cual le adjudicó «el servicio jurídico de defensa y representación de los intereses municipales» por la modalidad del contrato menor, esto es, 18.000 euros.

Fuentes jurídicas consultadas aseguran que el escrito «carece de legitimidad» ya que el propio letrado dice actuar en nombre y representación del Ayuntamiento (siendo lo cierto que la representación del Ayuntamiento la ostenta el Alcalde-Presidente, según el artículo 21 de la Ley de Bases de Régimen Local). «El Alcalde, tiene la función de instar el ejercicio de acciones judiciales y administrativas, pero si quien solicita la rectificación es el Ayuntamiento como persona jurídica, se ha de adoptar el acuerdo en el órgano competente para ello», manifiestan estas fuentes, de acuerdo con el artículo 54.3 del Real Decreto Legislativo 781/1986, de 18 de abril.

El alcalde dice «actuar en nombre del Ayuntamiento pero no acompaña el acuerdo adoptado por el órgano competente dando instrucciones para que ejercite ese derecho de rectificación. Y el acuerdo debe ser adoptado y constar en los libros de los acuerdos», concluyen los expertos. En resumen, un compañero de fatigas del PP del alcalde Carlos Velázquez ha redactado la nota rectificatoria. Una nota que, además, como veremos más adelante, incurre en hechos que directamente no son verdad.

Primero. El Ayuntamiento rechaza que se vayan a aprobar 3.500 viviendas. La nota rectificatoria, en su punto segundo, dice así. «La información es inexacta, pues el objetivo del convenio actual, aprobado en el pleno el 31 de enero de 2018, no es la construcción de 3.500 viviendas, sino cambiar los usos en una gran parte del ámbito de Parquijote (2.700.000 m2) de residencial a industrial y así, reducir a la mitad el número de viviendas previstas».

El PP de Seseña dice que el objetivo no es hacer miles de viviendas con abundantes pruebas que dicen lo contrario

Se trata de una corrección completamente falaz. Como contexto, señalar que en Seseña siguen vigentes las normas subsidiarias de 1996 al no haberse aprobado todavía un Plan de Ordenación Municipal (POM). Dichas normas subsidiarias contemplan algo más de 6.000 viviendas en el sector de Parquijote. Es decir: según el valor jurídico de los convenios vigentes, hoy Parquijote contempla más de 6.000 viviendas, con independencia de que en el pleno del 31 de enero de 2018 se aprobase la reconversión de residencial a industrial de parte del suelo afectado.

La primera información de El Independiente sobre este nuevo desarrollo se publicó el 23 de octubre de 2017 y decía así: Seseña prepara otro ‘pelotazo’ urbanístico de 7.500 pisos con todos los informes en contra. ¿Por qué el alcalde Carlos Velázquez no ejerció su derecho a rectificar cuando se publicó que se iban a construir tal cantidad de viviendas? Probablemente, porque se trata de la primera vez que un documento municipal de modificación de planeamiento en un pleno hace suya esta cifra (7.394 viviendas): la Memoria Justificativa del POM de diciembre de 2014 (páginas 132, 199, 205 y 216), con Velázquez ya de alcalde. Hasta ese momento, Parquijote incluía 6.000 viviendas: Velázquez llevaba dos años y medio como regidor de la localidad toledana.

O el equipo de Gobierno miente a los lectores o miente a todos los seseñeros

¿Por qué este medio publicó tres meses después de la primera información que Parquijote supondría 3.500 viviendas, nada menos que una reducción de cuatro mil, que es a su vez objeto de rectificación? Sencillamente, porque es lo que va aireando en público el equipo del Gobierno del PP de Seseña. Algo que cualquiera puede comprobar en el vídeo del pleno municipal publicado por este portal en el minuto 1:55 (Rosa Laray, concejala de Urbanismo) o a partir del 2:10 por parte del edil tránsfuga y expulsado de Ciudadanos, Fernando Ortega (cuya hija forma parte de su bancada no adscrita).

Para corroborar esta versión, la propia nota de prensa colgada en la web del ayuntamiento al día siguiente del Pleno recalca que «donde los gobiernos anteriores sólo contemplaban la construcción de 7.499 viviendas, el equipo de gobierno actual ha creado 2,7 millones de metros cuadrados de suelo industrial al servicio de la creación de empleo y el crecimiento económico de la localidad y ha reducido a menos de la mitad el número de viviendas». Menos de la mitad de 7.500 bien pueden ser 3.500 si bien, como se ha dicho antes y teniendo en cuenta las normas subsidiarias en vigor, a día de hoy hay más de 6.000 viviendas reconocidas en el sector. Otras web habían publicado con anterioridad un número de viviendas igual o similar al de El Independiente, sin que hayan sido objeto de rectificación. ¿Por qué este medio y no otros?

En definitiva, de las declaraciones en público del equipo de Gobierno de Seseña, así como de la nota rectificatoria, solo cabe concluir que el alcalde y su partido o mienten en su respuesta o mienten a todos los seseñeros.

Especulación, conexiones mafiosas, informes negativos y mucho ladrillo: eso es un «pelotazo»

Segundo. El escrito del ayuntamiento rechaza el término «pelotazo» y aporta para ello definiciones de la Real Academia de la Lengua y de WordReference. «Operación económica que produce una gran ganancia fácil y rápida» (RAE).» Negocio de dudosa legalidad con el que se gana mucho dinero de una manera rápida: dar un pelotazo (Wordreference)» «Lo que se aprobó en el pleno de 31 de enero de 2018 es un convenio urbanístico con un único objetivo: cambiar los usos en una gran parte del ámbito de Parquijote (2.700.000 m2) de residencial a industrial y así, reducir a la mitad el número de viviendas previstas con anterioridad; lo que en todo caso podría suponer una “minusvaloración” de suelo, pero nunca, una plusvalía».

Parquijote empezó a tramitarse por primera vez en 1990, cuando se concibió como parque temático. A lo largo de los últimos 28 años ha habido sucesivos intentos por parte de los promotores por sacar adelante este monumental desarrollo, sin conseguirlo: jamás hasta el pasado 31 de enero ningún Pleno del ayuntamiento seseñero había aprobado ni modificar las normas subsidiarias para apronar el Plan de Actuación Urbanística (PAU) de Parquijote en Seseña, el marco legal necesario para desarrollar una operación urbanística. Ni el ex alcalde José Luis Martín (PSOE, hasta 2003), ni su sucesor Manuel Fuentes (IU, en el cargo hasta 2011) lo hicieron, un pasado sobre el que volveremos más adelante. Además, se trata de un desarrollo que, hasta el pasado día 31 de enero -fecha en que se aprueba el convenio-, tenía una cascada de informes oficiales en contra (algo sobre lo que también volveremos).

La definición de pelotazo de Wordreference destacada por el Consistorio alude a un «negocio de dudosa legalidad». Examinemos, pues, algunos hechos que han precedido a la aprobación del convenio en el pleno hace escasos días: el 4 de noviembre de 2016 una de las entonces propietarias de suelo en Parquijote (Globland) presenta al alcalde Carlos Velázquez una “propuesta de reordenación y división sectorial del ámbito Parquijote para “compatibilizar el uso residencial con actividades relacionadas con una gran plataforma logístico-industrial”.

El ‘ABC’ publicó una trama societaria tras Parquijote con conexiones con la Cosa Nostra

Solo ¡tres días después!, el 7 de noviembre de 2016, Globland vendió masivamente al grupo Carreras suelo en Parquijote. Y siete meses después, el 19 de junio de 2017, el ayuntamiento informa que la propuesta empresarial es “viable y sostenible por los servicios técnicos”. En opinión de este medio, los hechos hablan por sí solos.

Aún hay más: el pasado 4 de diciembre, ABC publica «La mafia, tras un pelotazo de 50 millones en Seseña. Empresas de un presunto miembro de la Cosa Nostra multiplican por 200 el valor del suelo del Parquijote». Una información que no ha sido rectificada por el ayuntamiento, según ha podido saber este medio.

Finalmente, entre la maraña de informes en contra de este desarrollo hay dos documentos cuyo contenido es lapidario. Primero, uno de la Dirección de Calidad e Impacto Ambiental dependiente de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha que exige que los «desarrollos residenciales» deben de comenzar «en la parte más próxima al casco actual, no pudiendo desarrollarse sectores aislados». Parquijote es un sector completamente aislado, al igual que lo era El Quiñón, la urbanización de Francisco Hernando El Pocero cuyo PAU aprobaron PP y PSOE cuando ambos partidos estaban en la oposición.

Lo único cierto: el convenio aprobado el 31 de enero no tiene informes en contra

El segundo informe es de la misma dirección autonómica y está fechado en septiembre de 2014: «No se considera conveniente el planteamiento del sector Parquijote».

Con estos mimbres, el nuevo convenio de Parquijote ha salido adelante, en lo que tiene todos los visos de parecerse a un pelotazo urbanístico con todo el alcance semántico que este término contiene: especulación de suelo, entramado societario con conexiones mafiosas, informes negativos y mucho ladrillo.

Tercero. Volviendo a la carta de rectificación, el tercer punto resalta: «dice la noticia que el Ayuntamiento de Seseña aprobó ayer el Convenio `con todos los informes en contra de la Junta de Castilla-La Mancha». «No existe ningún informe en contra del convenio actual ni por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ni por parte de ninguna Administración Pública u organismo».

Es cierto: hasta el 31 de enero esta frase era válida, pero, debido a un error que este medio reconoce, el convenio aprobado ese día no puede tener -solo por cuestiones de tiempo material- esa retahíla de informes públicos negativos. Los tiene el sector de Parquijote, y existen hasta seis en los últimso años: uno del propio ayuntamiento y cinco de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha.

Velázquez trata de implicar a su predecesor con Parquijote aportando documentos insignificantes

Cuarto. El ayuntamiento denuncia una frase aparecida en la información: «Nada huele bien en este convenio», un término que, según la carta firmada por el abogado talaverano del PP, «es absolutamente injusto, no obedece objetivamente al contenido y pretensiones del mismo, y no se sustenta en la descripción de ningún proceso oscuro (…) En cualquier caso, no se puede hablar de que el proyecto o el convenio “llevaba más de una década en el olvido” pues constan en el expediente administrativo diversos trámites de impulso en 2009 y 2010«.

El Consistorio seseñero aportó online y físicamente al redactor de la información decenas de documentos de Parquijote; documentos que, como indica la información aparecida el 31 de diciembre, no implican ninguna tramitación de Parquijote: son solicitudes de información, exposición pública, alegaciones o la aprobación del Plan Especial de Infraestructuras (PEI), que establece las infraestructuras básicas, el equipamiento comunitario, las redes de suministro de energía o el abastecimiento de agua y su saneamiento en los desarrollos urbanísticos.

Una montaña de papeles, todos ellos con la firma del ex alcalde Manuel Fuentes, y la mayoría fechados en 2003, cuyo objetivo es implicar al predecesor de Carlos Velázquez en un desarrollo que nunca prosperó bajo su mandato; probablemente el actual equipo de Gobierno se olvidó de adjuntar dos cartas que los propietarios de suelo de Parquijote enviaron a Fuentes en mayo de 2007 y en marzo de 2009 amenazando al ex regidor con «asumir la responsabilidad patrimonial en resarcimiento de los daños y perjuicios ocasionados y que se vienen ocasionando». La misma responsabilidad patrimonial a la que hoy apela el alcalde para justificar este sector residencial-industrial.

Los promotores amenazaron a Manuel Fuentes (IU) con denunciarlo en 2007 y 2009

El verdadero «trámite de impulso» se produjo el pasado 31 de enero en el salón de plenos con la aprobación del convenio que compromete al ayuntamiento a tramitar el PAU de Parquijote. El Consistorio habla constantemente de «reducción de viviendas», cuando la realidad es que lo que se impulsa es la creación de miles de ellas donde éstas no existían antes.

Quinto. El PP de Seseña vuelve a negar que haya sido el actual equipo de Gobierno el que hablara de 7.500 viviendas. «La realidad es bien distinta», reza la carta, «pues las 7.500 viviendas aparecen por primera vez en mayo de 2003, en el Programa de Actuación Urbanizadora de mayo de 2003, que componen el ámbito de Parquijote».

El Consistorio ha entregado a El Independiente centenares de páginas que vendrían a demostrar que las 7.500 viviendas son cosa del pasado. De esa documentación:

  • Una de esos folios, de octubre de 2003, es un Plan Parcial de Ordenación a propuesta del promotor (TAU Promociones) en el que se habla de un número máximo de 7.500 viviendas.
  • Otro es la memoria del Plan Parcial de Ordenación del Sector, en junio de 2005, en cuya ficha urbanística viene recogida la propuesta de viviendas de TAU Promociones.

Para este punto hemos contactado con Manuel Fuentes (IU), ex alcalde a partir de -precisamente- mayo de 2003. «Ese número de viviendas me lo presentan los promotores para modificar las normas subsidiarias», responde Fuentes. «Nunca lo llevé a Pleno. Estuve mareando la perdiz para evitar querellas y darles largas. Finalmente contratamos la redacción del POM en 2010 y en 2011 perdimos las elecciones. Los únicos que han llevado ese número de viviendas al pleno municipal con la intención de modificar las 6.000 viviendas fijadas en 1996 ha sido el PP en diciembre de 2014».

El alcalde podría recalificar el sector como rústico tras 22 años sin hacerse ni una vivienda

Sexto. El alcalde de Seseña asevera cuando se le pregunta que si de él dependiera no se construiría «ninguna vivienda» y que lo que ha conseguido su equipo es reducir el número previsto de ellas «a menos de la mitad». Lo primero lo declaró ante este redactor en la redacción de El Independiente, en el centro de Madrid, y lo segundo aparece en notas de prensa municipales.

Sin embargo, la potestad de iniciar la revisión del planeamiento corresponde al equipo de Gobierno. Parquijote está clasificado como suelo urbanizable desde 1996: 22 años después, ninguna actuación residencial ha sido llevada a cabo en ese ámbito. Al llevar tanto tiempo sin ejecutarse ni una sola vivienda y al contar con informes desfavorables, el Ayuntamiento podría volver a clasificar este sector como suelo rústico en el nuevo POM, que en estos momentos se está tramitando.

En lugar de eso, primero se produce una modificación en diciembre de 2014 elevando de 6.000 a 7.500 las casas previstas y después, el 31 de enero de 2018, se celebra un Pleno en el que concejales del Gobierno airean la cifra de 3.500 viviendas.

Por tanto, lo correcto es reconocer que el actual equipo de Gobierno apuesta por el desarrollo de Parquijote y, hasta la firma del convenio a finales de enero pasado, su intención era que se desarrollaran 7.500 viviendas, como muestra el POM en tramitación.

Comentar ()