El Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf) han confirmado la convocatoria de seis jornadas de huelga en Renfe para marzo. Una protesta que paralizará Renfe durante varios días de marzo y que fue adelantada la semana pasada por El Independiente. La huelga se hará desde el próximo viernes 2 (24 horas de duración) y se sumarán paros parciales los días 9, 11, 12, 13 y 14, que afectarán a todos los servicios viajeros: Alta Velocidad, Larga y Media distancia, Cercanías y Mercancías.

Los maquinistas son los empleados con mayor capacidad para paralizar el operador, a pesar de que son un colectivo minoritario sobre el total de la plantilla. En esta ocasión denuncian «continuos fallos y carencias en la operación diaria», tanto en la conservación de las infraestructuras y del material rodante, como en la gestión dentro de la empresa ferroviaria. No se trata tanto de cuestiones salariales sino de renovación de plantilla y de mantenimiento efectivo.

El servicio, «en peligro»

El secretario general del Semaf, Juan Jesús García Fraile, ha asegurado este lunes que esas deficiencias «ponen en peligro la calidad del servicio y la seguridad de los ciudadanos». En Renfe esta huelga se considera salvaje y se pide al Semaf que recapacite.

El personal de conducción de Renfe, además de la huelga de 24 horas del próximo viernes, parará su actividad de manera parcial con el siguiente calendario: viernes, 9 de marzo (de 12:00 a 16:00 y de 18:00 a 22:00); domingo, 11, (de 19:00 a 23:00); lunes, 12, (de 05:00 a 09:00; de 14:00 a 16:00 y de 18:00 a 22:00); martes, 13, (de 05:30 a 09:30; de 13:00 a 15:00, y de 19:00 a 23:00), y el miércoles, 14, (de 06:00 a 10:00).

Están llamados a secundar la huelga 5.500 trabajadores del personal de conducción de Renfe, de los que cerca del medio millar pertenece a la gestión o desarrolla cursos de formación. De los 5.000 maquinistas activos, 650 pertenecen a mercancías y el resto a transporte de viajeros. De hecho, los 650 padecen un doble agravio al obligar la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a Renfe a prestar conductores a sus competidores privados, ya que éstos -argumentan las empresas- son incapaces de mejorar las condiciones de la empresa pública y de atraer maquinistas.

Doble agravio

El secretario general del Semaf ha vaticinado un «seguimiento importante» en la huelga que comenzará el próximo viernes, aunque el sindicato prevé que el Ministerio de Fomento fije unos servicios mínimos «abusivos» y que la empresa «compense los retrasos» que se produzcan con trenes de doble composición (con el doble número de vagones).

El Semaf ha denunciado hoy «la profunda desinversión que afecta de manera grave al mantenimiento de la infraestructura sobre todo en lo que no es Alta Velocidad».