Economía

Bankia elevará su beneficio hasta los 1.300 millones en 2020 y duplicará sus dividendos

logo
Bankia elevará su beneficio hasta los 1.300 millones en 2020 y duplicará sus dividendos
Bankia ganará 1.300 millones en 2020 y duplicará sus dividendos

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en una foto de archivo. EFE

Resumen:

Bankia ha presentado este martes su plan estratégico 2018-2020, mediante el cual pretende elevar sus beneficios un 62% en el próximo trienio, hasta alcanzar los 1.300 millones de euros, que podrían incrementarse hasta los 1.500 millones si el escenario de tipos se mostrara más propicio.

El banco pretende reducir sus costes un 2,5%, lo que permitirá elevar las sinergias de la fusión con BMN a 190 millones de euros.

En este entorno, en el que las tasas de rentabilidad se mantendrán en cotas superiores al 10%, Bankia prevé multiplicar sus dividendos, para abonar unos 2.500 millones de euros en tres años, más del doble de lo que ha pagado en los últimos cuatro años.

Bankia pretende que estos pagos aceleren la devolución de las ayudas públicas: a día de hoy, al Estado le corresponderían unos 1.525 millones de esos dividendos.

Para incrementar los ingresos, la entidad prevé elevar un 5% la base de clientes particulares (400.000 más) y un 20% la de empresas (12.500 más).

Bankia se prepara para un futuro boyante. Tras dejar atrás los tormentos del pasado, que le abocaron, hace menos de seis años, a un millonario rescate público, la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, ha presentado este martes su nuevo plan estratégico 2018-2020, con el que aspira a convertirse en “en el mejor banco de España, lo que significa, en primer lugar, ser el banco más rentable, eficiente y solvente entre los grandes del sector, y en segundo lugar contar con clientes más satisfechos, equipos más comprometidos y mayor reconocimiento social”, según ha apuntado Goirigolzarri, en una nota de prensa enviada por la entidad.

Estas pretensiones, se plasman, en los números en un incremento del beneficio durante el trienio del 62%, frente a lo obtenido en 2017, hasta alcanzar los 1.300 millones de euros en 2020, que podría llegar a 1.500 millones si la normalización del entorno de los tipos de interés se acelerara. Esta previsión se basa en la confianza en obtener mayores ingresos por incremento de los volúmenes de negocio y por una contención de costes que permitirá reducir la ratio de eficiencia (porcentaje de gastos de explotación frente a ingresos) hasta el 47%, desde el 56% en que se situaba esta variable al cierre de 2017.

El foco en el control de costes, que se reducirán un 2,5%, permitirá a Bankia, según sus propias previsiones, elevar las sinergias que se deriven de su fusión con BMN a 190 millones de euros, un 22,5% más que los 155 millones que preveía el pasado mes de junio.

Todo esto permitirá al banco situar sus ratios de rentabilidad sobre fondos propios (ROE) y de rentabilidad sobre fondos propios tangibles (ROTE) al 10,8% y el 11%, respectivamente, una vez ajustado al capital del 12%.

Y es que otra de las piezas fundamentales de la estrategia de Bankia pasa por un incremento de los dividendos con los que retribuye a sus accionistas. El banco que preside Goirigolzarri prevé abonar en los próximos tres años unos 2.500 millones de euros en dividendos, lo que supone más del doble de los 1.160 millones que ha pagado en los últimos cuatro ejercicios.

Abonará 2.500 millones en dividendos en los próximos tres años para devolver el exceso de capital

Este notable incremento de los pagos al accionista se corresponde a la intención de elevar el pay-out (porcentaje de beneficios que se destina a retribuir a los accionistas) al entorno del 45-50% y de reintegrar el exceso de capital con el que cuenta el banco, hasta situar la ratio CET1 fully loaded en el 12%.

“Seguiremos contando con un modelo de fuerte generación de capital, lo que nos permitirá entregar a los accionistas más de 2.500 millones de euros en los tres próximos años”, ha explica el presidente del banco, quien indica que esto “supondrá un importante avance en la devolución de las ayudas públicas”.

Tras la venta de un paquete del 7% el pasado diciembre, el Estado aún es propietario, a través del Frob, de alrededor del 61% de Bankia. Si esta participación se mantuviera sin cambios a lo largo de los próximos tres años, al erario público le corresponderían unos 1.525 millones de euros de esos dividendos, lo que elevaría el dinero recuperado del rescate por encima de los 4.000 millones de euros, muy lejos aún de los más de 24.000 millones que se inyectaron tanto en Bankia como en BMN.

No obstante, en los planes del Ejecutivo está seguir reduciendo su participación en Bankia en los próximos trimestres, siempre que las condiciones del mercado lo favorezcan.

Para incrementar los ingresos, la entidad prevé elevar un 5% la base de clientes particulares (400.000 más) y un 20% la de empresas (12.500 más), y mejorar sus cuotas de mercado en originación de hipotecas (del 7,3% al 10,8%), en crédito a empresas (del 6,9% al 7,7%), en préstamos al consumo (del 5,5% al 6,6%), en fondos de inversión (del 6,4% al 7,2%) y en medios de pago (del 8,1% al 9% en número de tarjetas de crédito), entre otros negocios.

De esta forma, el banco logrará cambiar la tendencia de su margen de intereses y lo incrementará un 29% y las comisiones aumentarán a un ritmo anual medio del 7%.

“En estos tres años pretendemos captar 400.000 nuevos clientes particulares y aumentar la vinculación de los que ya tenemos, lo que nos permitirá incrementar nuestros ingresos y elevar las cuotas de mercado en productos rentables como los créditos al consumo, la financiación a empresas, los fondos de inversión o los medios de pago”, ha indicado el consejero delegado del banco, José Sevilla.

Limpieza de balance

El escenario de mayores volúmenes de crédito, estará complementado por una reducción de los activos problemáticos (tanto dudosos como adjudicados), por valor de 8.800 millones de euros, hasta dejar el saldo total de esta partida en los 8.400 millones.

Así, la ratio de activos problemáticos descenderá por debajo del 6%, menos de la mitad que a cierre de 2017, en términos brutos, mientras que la tasa de morosidad se rebajará hasta el 3,9%. La tasa de cobertura de estos activos se situará en el 56% y el coste del riesgo (provisiones sobre riesgo crediticio) supondrá 24 puntos básicos.

La entidad prevé invertir 1.000 millones de euros en tecnología para mejorar sus servicios al cliente

Para alcanzar todos estos hitos, el banco se ha fijado un objetivo de mejora en tecnología que se plasmará en una inversión de 1.000 millones de euros, de los que más de la mitad se destinará a la transformación del modelo de negocio.

Estas inversiones tienen como propósito final, señala el banco, incrementar la satisfacción de sus clientes, avanzar en el compromiso de sus equipos y mejorar en reconocimiento social. Para mejorar la calidad del servicio, Bankia considera fundamental avanzar en el modelo de distribución, de manera que siga siendo muy flexible para adaptarse a la demanda de los clientes, que será paulatinamente más digital.

El plan estratégico contempla que en 2020 el 35% de las compras se realicen por canales digitales. En torno al 65% de los clientes serán en ese momento digitales (dos millones más que ahora).