Economía

Radiografía de la contratación: se buscan camareros, con Secundaria y menores de 50

logo
Radiografía de la contratación: se buscan camareros, con Secundaria y menores de 50
Un camarero trabaja en una de las terrazas de la Plaza Mayor de Madrid.

Un camarero trabaja en una de las terrazas de la Plaza Mayor de Madrid. EUROPA PRESS

Resumen:

Según la estadística del ministerio de Empleo, sólo el 5,2% de los 21,5 millones de contratos que se realizaron en 2017 fueron indefinidos y a jornada completa.

Poco más de 1,1 millones de empleados tiene ahora acceso a un contrato fijo y con una jornada cercana a las ocho horas diarias.

Cuando empezó la crisis se hacían más de 1,6 millones de contratos anuales, y representaba casi un 9% de la contratación total.

Los datos confirman que los camareros, los que tienen estudios secundarios, los mayores de 30 hasta 50 años, son los que resultan contratados mayoritariamente.

La precariedad sufrió otra vuelta de tuerca el año pasado en el mercado laboral. Según la estadística del Ministerio de Empleo, sólo el 5,2% de los 21,5 millones de contratos que se realizaron en 2017 fueron indefinidos y a jornada completa. Es el empleo que busca la mayoría de los españoles y es el que menos se contrata. Es decir, independientemente del salario de entrada que es más bajo, poco más de 1,1 millones de empleados tiene ahora acceso a un contrato fijo y con una jornada cercana a las ocho horas diarias.

Cuando empezó la crisis se hacían más de 1,6 millones de contratos anuales, y representaba casi un 9% de la contratación total. Muchos de estos contratos han tenido que pasar un año de prueba o proceden de una contratación indefinida a tiempo parcial o de la conversión de temporales tras tres años de sumar trabajos eventuales.

Los datos confirman que los camareros, los que tienen estudios secundarios, los mayores de 30 hasta 50 años, son los que resultan contratados mayoritariamente. Son las pymes las que más empleo ofertan. Es el retrato robot de las contrataciones actuales. Pero, no se parecen en nada a las de los años previos a la crisis y no ofrecen continuidad ni estabilidad laboral.

Qué ocupaciones registran más contratos

Uno de cada seis contratos (casi el 15%) es para camareros. De las 21,5 millones de contrataciones totales en 2017, 3,1 millones fueron para estar detrás de una barra de un bar o sirviendo mesas. Se trata de empleo temporal y precario ya que sólo el 5% de estos contratos fueron indefinidos, y una gran parte a tiempo parcial. Se contrata ahora más del doble de camareros que en 2006 (1,5 millones), el año previo a la crisis. Pero, en aquel momento representaban el 8,2% del total de las contrataciones y el 7,3% de los empleados era contratado de forma indefinida.

Otro 13% de los contratos de 2017, casi el doble que 11 años antes, se destinó a peones agrícolas. Mientras, un 7,2% se formularon para peones de la industria manufacturera (8,2% en 2006); un 6,6% a personal de limpieza (7,9% en el año previo a la crisis); y un 4,7% a dependientes de tiendas de comercio frente al 6,5% en 2006. Todos estos colectivos ocupan casi la mitad de la contratación en 2017. En porcentaje, son los vendedores en tiendas los que más acceso tuvieron al empleo indefinido inicial (10% de los contratados en esta actividad).

Qué sectores ofrecen más empleo

Genéricamente, uno de cada cinco contratos en 2017 (4,2 millones) se realizó en la hostelería (camareros y cocineros en su mayor parte). Pero sólo el 5,7% fueron indefinidos iniciales. Su número se ha han multiplicado por 2,5 veces respecto a 2006, ya que en aquel año sólo se hicieron 1,7 millones de contratos (9% del total) y de ellos el 9% eran indefinidos. En ese año previo a la crisis, casi el 16% de las contrataciones se realizaron en la construcción frente al 5,9% en la actualidad. Por su parte, el 14,3% de los contratos en 2017 se destinó a la agricultura y el 10,5% al comercio frente al 9,5% y 6,5% en 2006.

Qué edades se benefician más de la contratación

El 51% de los contratos, casi 11 millones, se formuló para trabajadores entre 30 y 50 años. Sin embargo, el porcentaje de este colectivo era sólo del 44% en 2006 ya que el tramo de edad más contratado fue el de los más jóvenes (49%). Para los trabajadores mayores de 50 se destina ahora el 14% de los contratos, el doble que hace 11 años. Se debe a que muchos trabajadores aceptan cualquier empleo y sueldo para seguir en el mercado y no perder derechos para la pensión futura, y a que las empresas prefieren mano de obra con experiencia por el abaratamiento salarial.

Qué formación académica encuentra más trabajo

Frente a lo que se dice, que el nivel de estudios es esencial para encontrar empleo, el modelo de crecimiento de la economía basado en el consumo y radicado en los servicios apunta lo contrario. A eso se añade que sigue aumentando la disposición a aceptar cualquier contrato aunque no sea el deseado ni el ambicionado. Por ello, el 49% de los contratos son para quienes estudios secundarios (69% en 2006); el 33% para los analfabetos y quienes tienen estudios primarios (9,1% hace 11 años); y el 18% (22%) para quienes tienen estudios postsecundarios. Entre estos últimos se observa que sólo un tercio de ellos son licenciados universitarios frente al 25% en el año previo a la crisis. Por tanto, sólo el 6,5% de las contrataciones (4,5% en 2006) son para universitarios. Es una de las causas de la fuga de licenciados a otros mercados europeos.

Qué tipo de empresas contratan

El 49% de los contratos en 2017 (10,5 millones) fueron realizados por pymes y autónomos con menos de 25 trabajadores. Hace 11 años el porcentaje era del 43%. Por tanto, las pequeñas empresas y los emprendedores son de lejos los principales generadores de empleo. Otro 23% de las contrataciones las realizaron las empresas con plantillas de entre 100 y 500 trabajadores (26% en 2016) y un 21% las de entre 26 y 50 (un punto más que en el año anterior a la crisis). Las grandes empresas, que también han ajustado sus empleos, apenas contratan: un 5% (1,1 millones de contratos) realizaron las que tienen entre mil y 10.000 empelados y, curiosamente, 17.000 las sociedades con más de 10.000 trabajadores en plantilla.

Cuánto duran los contratos

Aquí es donde más se nota la precariedad en este cuarto ejercicio de crecimiento positivo de la economía. Casi 5,6 millones de contratos (el 26%) tiene una duración inferior a una semana, más del doble que en 2006 (2,7 millones). Es el porcentaje más elevado de las series históricas. Otro 12% de las contrataciones tienen una duración de entre siete y 30 días. Por tanto, casi cuatro de cada diez contratos (38%, casi 8,2 millones de contrataciones) duran menos de un mes frente al 25,8% en 2006. Un 9,3% de los contratos se establecen entre uno y tres meses; un 6,4% entre tres y seis meses; y un 2% figuran entre seis y 12 meses. Por tanto, el 56% de las contrataciones (más de 12 millones) duran menos de un año, seis puntos más que al inicio de la crisis. La duración media de los contratos en 2017 era de 52 días frente a los 79 en 2006. Es decir, ha decrecido más de un 25%.

Qué sectores registran los contratos más precarios

En 2006, el 51% de los contratos temporales inferiores a 7 días se realizaron en las actividades inmobiliarias. Ahora, apenas destaca su contratación. La hostelería lidera el porcentaje de esta modalidad en 2017 con casi el 35% del total de la contratación eventual (7,5 millones de contratos), tres veces más que al inicio de la crisis. Le sigue la industria manufacturera (12% de la contratación); las actividades administrativas (11,5%) y las actividades artísticas (8,2%).

Además, entre los contratos inferiores a una semana, sólo el 60% tienen jornada completa frente al 80% en 2006. Por tanto, el 40% de los 5,6 millones de estas contrataciones son por unas horas (más de 2,2 millones), el doble que hace 11 años.

Entre los contratos temporales por obra (indeterminados en su duración), que representan el 35% del total de las contrataciones, es decir, se acaban cuando en teoría acaba el objeto del empleo, el 26% es para la agricultura (cosechas o siembra), y el 11,4% para la construcción (obras puntuales). Hace 11 años se contrataba bajo esta modalidad al 30% de las actividades inmobiliarias y un porcentaje similar a las actividades relacionadas con la producción y distribución de energía. En todo caso, el 28% de estas contrataciones son a tiempo parcial frente al 19% en 2006.

En cuanto a los indefinidos en 2017, el 42% fueron a tiempo parcial mientras que en 2006 no alcanzaba el 26% de las contrataciones.

Qué actividades realizan más contratos indefinidos

El comercio (casi el 20% de los contratos indefinidos iniciales y convertidos) es quien ofrece proporcionalmente más seguridad laboral en la actualidad. Le sigue la hostelería (19%) y la industria manufacturera (9,5%). En 2006, el 23% de los contratos fijos se producían en el comercio, el 18% en el sector inmobiliario y el 12% en la hostelería.