Economía

CaixaBank financia con 380 millones la salida de Gas Natural de su socio histórico Repsol

La entidad asegura junto a Santander, Natixis, Credit Agricole y Société Générale el préstamo de 1.600 millones para financiar la mitad de lo que han pagado CVC y los March por el 20% de la eléctrica.

logo
CaixaBank financia con 380 millones la salida de Gas Natural de su socio histórico Repsol
Sede de CaixaBank.

Sede de CaixaBank. EP

Resumen:

El vuelco en el accionariado de Gas Natural Fenosa se ha convertido en una de las mayores operaciones del sector energético de los últimos años. Repsol confirmó hace poco más de una semana el acuerdo para la venta de su 20% en la eléctrica por 3.816 millones al fondo CVC y a Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de la familia March.

La sociedad instrumental controlada por CVC ha sellado acuerdos con cinco grandes bancos para obtener préstamos para financiar la mitad del importe de la operación, unos 1.900 millones de euros (la otra mitad lo aportan con fondos propios).

Los bancos que aseguran el importe de la financiación son Santander, Natixis, Crédit Agricole, Société Générale y también Caixabank. La fundación bancaria La Caixa es a su vez el mayor accionista de Gas Natural Fenosa con un 24,4% de las acciones a través de su holding industrial Criteria.

Los cinco bancos se reparten a partes iguales el importe total, a razón de unos 380 millones cada uno, según confirman a El Independiente fuentes financieras.

Santander, Natixis, Crédit Agricole y Société Générale activaron el pasado viernes el proceso para sindicar con otras entidades sus préstamos y repartir así el riesgo de la operación. Esto es, los cuatro bancos colocarán parte de la deuda pactada con CVC y los March mediante la reventa de tickets de diversos importes, en una operación multilateral que se cerrará previsiblemente a principios de abril.

Caixabank, en cambio, no ha activado este proceso de reventa y podría quedarse enteramente con el préstamo pactado o la mayor parte de éste para financiar la salida de Gas Natural del que ha sido su socio histórico en el accionariado de la eléctrica.

El vuelco en el accionariado de Gas Natural Fenosa se ha convertido en una de las mayores operaciones del sector energético de los últimos años. Repsol confirmó hace poco más de una semana el acuerdo para la venta de su 20% en la eléctrica por 3.816 millones al fondo CVC y a Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de la familia March.

La sociedad instrumental controlada por CVC ha sellado acuerdos con cinco grandes bancos para obtener un préstamo para financiar la mitad del importe de la operación, unos 1.900 millones de euros (la otra mitad lo aportan con fondos propios).

Los otros cuatro bancos revenderán a otras entidades su préstamo, pero Caixabank se queda con su parte

Los bancos que aseguran el importe de la financiación son Santander, Natixis, Crédit Agricole, Société Générale y también Caixabank. La fundación bancaria La Caixa es a su vez el mayor accionista de Gas Natural Fenosa con un 24,4% de las acciones a través de su holding industrial Criteria. Los cinco bancos se reparten a partes iguales el importe total, a razón de unos 380 millones cada uno, según confirman a El Independiente fuentes financieras.

Santander, Natixis, Crédit Agricole y Société Générale activaron el pasado viernes el proceso para sindicar con otras entidades su préstamo y repartir así el riesgo de la operación. Esto es, los cuatro bancos colocarán parte de la deuda pactada con CVC y los March mediante la reventa de tickets de diversos importes, en una operación multilateral que se cerrará, previsiblemente, a principios de abril.

Caixabank, en cambio, no ha activado este proceso de reventa y podría quedarse enteramente con el préstamo pactado o la mayor parte de éste para financiar la salida de Gas Natural del que ha sido su socio histórico en el accionariado de la eléctrica.

La marcha de un histórico

Tras la venta de la parte de Repsol, el accionariado de Gas Natural Fenosa queda capitaneado por Criteria, holding de la fundación bancaria La Caixa, como principal accionista, con un 24%, y con los fondos CVC y GIP con sendas participaciones del 20% de la eléctrica. Ahora los tres grandes socios tendrán que cerrar un acuerdo de accionistas para garantizar la estabilidad del gobierno en la compañía energética.

La salida de la petrolera del capital de la gasista pone fin a una relación que se remontaba a 1991, cuando se constituyó Gas Natural SDG, fruto de la fusión entre Catalana de Gas y Gas Madrid y de los activos de distribución de gas canalizado aportados por Repsol, entonces todavía perteneciente al Instituto Nacional de Hidrocarburos. Esta operación ponía además fin al pacto parasocial para el control conjunto de Gas Natural Fenosa suscrito en enero de 2000 por Repsol y La Caixa.

Hace tiempo que Repsol viene insistiendo en que su participación en Gas Natural Fenosa había dejado de ser considerada el activo estratégico de siempre para pasar a ser “un activo más, sometido a cualquier tipo de reflexiones en todo momento”. “No tenemos ninguna fidelidad a ningún activo”, señaló el presidente de Repsol, Antonio Brufau, en la pasada junta de accionistas de la compañía. En 2016 ya se desprendió de un 10% para vendérselo a GIP, ahora completa su salida del grupo gasista.