Economía

Aena busca socios para su expansión exterior para sortear el veto por ser empresa pública

El gestor creará grandes sociedades independientes para sumar aeropuertos en el extranjero y también para desarrollar los ‘megaproyectos’ inmobiliarios de Madrid y de Barcelona.

logo
Aena busca socios para su expansión exterior para sortear el veto por ser empresa pública
Edificio de Servicios Centrales de Aena en Madrid.

Edificio de Servicios Centrales de Aena en Madrid. Europa Press

Resumen:

La nueva cúpula de Aena, ahora con Jaime García-Legaz al frente, ha encontrado una fórmula para sortear los vetos de gobiernos extranjeros a que participe en la gestión de sus aeropuertos.

Según ha trasladado el propio García-Legaz en un encuentro  con inversores y analistas, Aena pretende crear una sociedad independiente para articular sus inversiones en el exterior y en la que la compañía pública tendría una participación minoritaria precisamente para diluir los problemas que provoca su titularidad estatal.

Los planes de Aena pasan por buscar diferentes socios financieros para cada proyecto y aprovechar las oportunidades de gestión de aeropuertos internacionales que ahora tiene cerradas. Si la participación accionarial de Aena es minoritaria no será necesaria la autorización especial de los gobiernos frente a ofertas de empresas estatales extranjeras.

La anterior dirección de Aena, comandada por José Manuel Vargas, se quejaba amargamente de los obstáculos que le creaba a la compañía la mayoría accionarial que mantenía el Estado español (51%). Su condición de compañía pública le imponía unos corsés que limitaban su crecimiento, porque cualquier gran operación ha de contar con el visto bueno del Consejo de Ministros y porque algunos países vetaban la participación de empresas públicas extranjeros en los concursos para gestionar sus aeropuertos.

La nueva cúpula de Aena, ahora con Jaime García-Legaz al frente, ha encontrado una fórmula para sortear los vetos de gobiernos extranjeros. Según ha trasladado el propio García-Legaz en un encuentro  con inversores y analistas, Aena pretende crear una sociedad independiente para articular sus inversiones en el exterior y en la que la compañía pública tendría una participación minoritaria precisamente para diluir los problemas que provoca su titularidad estatal.

Los planes de Aena pasan por buscar diferentes socios financieros para cada proyecto y aprovechar las oportunidades de gestión de aeropuertos internacionales que ahora tiene cerradas. Si la participación accionarial de Aena es minoritaria no será necesaria la autorización especial de los gobiernos frente a ofertas de empresas estatales extranjeras.

La nueva sociedad sería un mero vehículo para poder pujar por aeropuertos extranjeros participando en consorcios con otras compañías , según precisan varios informes de los analistas presentes en el encuentro con el presidente García-Legaz, celebrado la pasada semana en Nueva York.

Aena ya es el mayor grupo mundial aeroportuario, gestionando instalaciones que el año pasado alcanzaron los 265 millones de pasajeros. Además de la red de 46 aeropuertos en España, la filial Aena Internacional participa en otros 16 aeropuertos más en México, Reino Unido, Colombia y Jamaica.

Red de filiales para los ‘megaproyectos’ inmobiliarios

Aena prepara sendos megaproyectos inmobiliarios en las inmediaciones de los aeropuertos de Madrid y de Barcelona. Los detalles del plan de El Prat los presentó la pasada semana el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. El plan de Barajas lo desvelará el Gobierno en las próximas semanas.

El gestor de los aeropuertos pretende promover proyectos de 2,7 millones de metros cuadrados en Madrid y de 1,8 millones de metros en Barcelona. Para su desarrollo Aena creará también una empresa independiente en la que tendrá el 100% del capital y que será el vehículo con el que creará joint ventures (sociedades conjuntas) con otras compañías de diferentes sectores según el tipo de activo inmobiliario: hoteles, oficinas, tiendas comerciales o activos logísticos.

El plan inicial de la compañía de aeropuertos es participar en las joint ventures  entregando los terrenos a cambio de una participación accionarial, mientras que sus socios desarrollarán los trabajos de promoción inmobiliaria. Los proyectos se desarrollarán de manera progresiva durante 20 años en el caso de Barcelona y durante 30 años en Madrid.