El Gobierno ha suprimido la ayuda de 200 euros mensuales para pensionistas propietarios de una vivienda, una ayuda destinada a afrontar el pago de gastos de mantenimiento, comunidad o suministros básicos. Así viene recogido en el texto final del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, que entró en vigor este domingo, pese a estar incluida en el texto inicial. Esta supresión no fue informada en Consejo de Ministros el pasado viernes por el titular de Fomento, Íñigo de la Serna, ni por el portavoz, Íñigo Méndez de Vigo.

Así lo adelantó El Confidencial el pasado sábado: El Plan de Vivienda presentado por el Gobierno el 4 de mayo de 2017 reflejaba un programa específico de ayudas a personas mayores para el pago del alquiler de la vivienda. También partidas para ayudar con gastos de mantenimiento, comunidad o suministros básicos si los jubilados eran propietarios de una vivienda.

Según el texto, esta ayuda estaba destinada a personas mayores de 65 años, a la fecha de solicitud de la ayuda, con unos ingresos (considerando los de todas las personas que convivan en el domicilio) que fueran inferiores a 3 veces el Iprem (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, que vienen a ser 1.613,52 euros mensuales en 14 pagas).

Los requisitos necesarios para obtener esta ayuda de 200 euros mensuales para el pago de gastos de mantenimiento, comunidad o suministros básicos eran que fuese el domicilio habitual del demandante de la ayuda y que su patrimonio fuese inferior a 100.000 euros. Finalmente, en el texto definitivo el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 únicamente se recoge la ayuda al alquiler para personas mayores de 65 años, con la que se cubrirá hasta un 50% del precio de la renta, siempre que no sea superior a 600 euros mensuales, pero no se mantiene para los jubilados con vivienda en propiedad.

“Sustento de muchas familias”

Si el alquiler supera los 600 euros y alcanza hasta los 900 euros, la ayuda será de hasta el 30% de la renta mensual en el tramo comprendido entre los 601 y los 900 euros.

Ante este hecho, Facua ha criticado la falta de empatía del Gobierno “con un sector de la población que en muchos casos ha soportado lo peor de la crisis económica y se ha convertido en el sustento de muchas familias”. La organización de consumidores considera que la acción es un “nuevo golpe” hacia los mayores con problemas económicos, que se suma a unas “pensiones claramente insuficientes”.