Economía El PP plantea elevar el mínimo exento a 17.000 euros

Los pensionistas ahorrarán más de 100 euros al mes con la exención en el IRPF

El Consejo General de Economistas estima que un pensionista con rentas de 17.000 euros al año paga alrededor de 1.500 euros por IRPF

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en el Congreso de los Diputados.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en el Congreso de los Diputados. Europa Press

El Gobierno se ha negado por activa y por pasiva a crear un impuesto para pagar las pensiones, como ha propuesto el PSOE. Sin embargo, las mejoras que está planteando en las últimas semanas para mejorar las pensiones a las rentas más bajas en el marco de la negociación ‘in extremis’ del Presupuesto de 2018 van en la dirección, precisamente, de hacer uso de los márgenes impositivos para cumplir con los jubilados. Es el caso, por ejemplo, la exención en el IRPF que el Gobierno podría aplicar a los pensionistas con rentas (cabe la posibilidad de que no sean solo pensiones) de hasta 17.000 euros (el equivalente a 1.200 euros mensuales en 14 pagas). Una medida que podría suponer un ahorro (subida de la renta disponible) de alrededor de 100 euros al mes para los pensionistas.

Hasta la fecha, el Gobierno ya tenía un acuerdo con Ciudadanos para rebajar el IRPF a través de una ampliación del mínimo exento desde los 12.000 euros anuales de la actualidad, a los 14.000 euros. Además, en el marco del mismo acuerdo, se barajaba una rebaja de los tipos para las rentas entre 14.000 y 17.500 euros anuales. Ciudadanos avanzaba el pasado verano que el ahorro solamente para los que ganen 14.000 euros anuales sería de unos 700 euros.

Ahora, el PP ha planteado la posibilidad de que el mínimo exento alcance los 17.000 euros para los pensionistas, que actualmente no pagan IRPF hasta los 12.600 euros. Pues bien, actualmente hay 6,1 millones de pensionistas que cobran hasta esa cantidad al año (al margen de que perciban otro tipo de ingresos), y de estos unos 1,1 millones se verían beneficiados por la elevación del mínimo exento. A partir de ahí, los cálculos del ahorro que supondrá para los pensionistas esta medida y, por ende, el gasto para el Estado, dependerá de su formulación final.

Depende de la comunidad autónoma

Por ahora, las estimaciones realizadas por el Consejo  General de Economistas para El Independiente indican, por ejemplo, que para un jubilado de un 65 años con una pensión de 17.000 euros al año, el ahorro variaría de entre los 1.500 euros hasta los 1.900 euros, siempre teniendo en cuenta que los pensionistas solo tuvieran estos ingresos. A medida que fueran disminuyendo los ingresos el ahorro implícito sería menor.

Esta horquilla se explica porque la exención afectaría a todas las tributaciones en el IRPF hasta ese umbral de renta, es decir, tanto al tramo estatal como al autonómico. El efecto conjunto de estos tramos hace que el pago del IRPF para una misma renta varíe de una comunidad autónoma a otro y que el ahorro derivado de la nueva exención también.

En Cataluña, un pensionista de 65 años, con renta de 17.000 euros pagará en 2018 hasta 1.836,4 euros al año, mientras que en Madrid abonará 1.652,1 euros. En estos extremos, el hecho de tener exentas estas cantidades, supondría un ahorro mensual de entre 118 y 131 euros al mes, respectivamente.

En otro escenario, el de contribuyentes entre 66 y 75 años –la edad media de los pensionistas es de 72 años– con una pensión de 17.000 euros, el ahorro oscilaría entre los 1.589,17 euros y los 1.433,66 euros, esto es, entre 102 y 113 euros. Asimismo, para contribuyentes de 76 años o más, la exención supondría un ahorro de entre 1.167,66 y 1.288,17 euros al año, el equivalente a entre 83 y 92 euros al mes.

Otras de las cuestiones a tener en cuenta son, por ejemplo, los niveles de discapacidad, que de entrada ya minoran las cuantías a pagar en el IRPF, con lo que la exención en el IRPF supondría un ahorro menor.

Otros guiños fiscales

Además de esta posible exención, el Gobierno anunció a principios de mes un ‘cheque fiscal’ dentro del IRPF para mayores de 80 años con bajas rentas, a modo de prima por edad.

Con anterioridad, en noviembre de 2017, el Gobierno planteó la posibilidad de aplicar una rebaja del impuesto sobre la renta a aquellas personas que decidan seguir trabajando más allá de la edad ordinaria de jubilación en lugar de jubilarse y cobrar la pensión.

De esta forma, parece ir cobrando forma esa concentración de las ayudas en el IRPF entre pensionistas y familias a la que se refirió el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el debate monográfico sobre pensiones del pasado 7 de marzo, en el que también anunció una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad.

Comentar ()