H&M sufre en bolsa a un ritmo que el título de gigante de la moda está cerca de venirle grande. La cadena sueca registra este martes caídas que superan por momentos el 6% y se hunde así en sus niveles más bajos en el parqué desde 2005.

En sólo tres años, H&M ha visto esfumarse ya más de dos tercios de su valor, situando su capitalización ya por debajo de los 20.000 millones de euros, casi una cuarta parte que su rival Inditex.

El grupo de moda se destaca así, una vez más, como uno de los grandes perdedores que se está viviendo en el negocio de la moda, con la progresiva transición de los consumidores hacia los canales de compra digitales.

La compañía que dirige Karl-Johan Persson lleva tiempo trabajando en su adaptación a este nuevo escenario, a través de un proceso profundo de reestructuración, que incluye cierre de tiendas y una creciente apuesta por las ventas online, incluyendo su entrada en Tmall, el centro comercial digital del gigante chino Alibaba.

Ha perdido más de dos tercios de su valor en tres años y vale ya menos de 20.000 millones

Pero nada de esto parece estar dando los resultados esperados. H&M ha publicado este martes sus cuentas del último trimestre, en las que ha reportado su peor ganancia operativa en 16 años, tras reducirla un 62%.

Este agudo declive se explica por el creciente número de ventas rebajadas, realizadas para dar salida a los crecientes stocks de producto acumulados en las tiendas. La compañía explica este hecho por los fuertes contrastes de una campaña que se inició bajo unas temperaturas inusualmente altas y acabó con un tiempo extraordinario por lo frío, lo que ha desbaratado los planes comerciales tradicionales de las compañías de moda.

Todos estos efectos no son exclusivos en H&M. Recientemente Inditex publicaba sus peores datos de crecimiento de ventas desde 2013. Pero en el mercado se insiste en que la situación del gigante de la moda español es mucho más robusta que la de la firma sueca, que acumula ya un largo periodo de debilidad al que aún no ha sabido dar respuesta.

Desde la dirección de la compañía se muestran convencidos de que han sido factores puntuales los que han provocado este mal trimestre y confían en que las cuentas irán mejorando en los próximos trimestres. De hecho, H&M mantiene su previsión de que las ventas aumentarán este año un 25% en sus canales online y a través de las nuevas líneas de negocio, a pesar de que las cifras de los primeros tres meses han quedado claramente por debajo de estas metas.

«La falta de visibilidad acerca del ritmo de la transformación de su modelo de negocio y las bajas expectativas de crecimiento de ingresos y márgenes en un entorno crecientemente competitivo, no solo en 2018 sino hasta 2020, nos llevan a mantener nuestra recomendación de vender», advierten los analistas de Bankinter.

En este contexto, «los próximos 12-18 meses serán un desafío», indican los analistas de Barclays en un informe citado por Bloomberg.

«2018 es un año de transición para el grupo H&M, a medida que aceleremos nuestra transformación para que podamos aprovechar las oportunidades generadas por la digitalización rápida», señaló Persson.