Economía

Fortunas latinoamericanas compran la mitad del que fuera el edificio más caro de Madrid

El 80% del exclusivo edificio madrileño de Lagasca 99 ya ha sido vendido con predominio de compradores venezolanos

logo
Fortunas latinoamericanas compran la mitad del que fuera el edificio más caro de Madrid
Edificio de Lagasca, 99.

Edificio de Lagasca, 99.

Resumen:

Lagasca 99, propiedad de Lar España Real Estate y Pimco al 50%, se ha convertido en territorio venezolano, como muchas otras promociones de lujo del Barrio de Salamanca, el distrito favorito de los inversores latinoamericanos.

Según confirman a El Independiente fuentes conocedoras, el 80% de las viviendas del edificio ya se ha vendido. De éstas, la mitad ha sido adquirida por extranjeros, la mayoría grandes fortunas sudamericanas, entre las que predomina la nacionalidad venezolana.

El exclusivo edificio de Lagasca 99 llegó a ser durante un tiempo el más caro de la capital, con un precio medio de 11.000 euros el metro cuadrado, aunque la superficie de algunos áticos alcanzó los 18.000 euros.

Este récord, sin embargo, fue superado por otras promociones, como la del complejo de Canalejas.

Lagasca 99, propiedad de Lar España Real Estate y Pimco al 50%, se ha convertido en territorio venezolano, como muchas otras promociones de lujo del Barrio de Salamanca, el distrito favorito de los inversores latinoamericanos. Según confirman a El Independiente fuentes conocedoras, el 80% de las viviendas del edificio ya se ha vendido. De éstas, la mitad ha sido adquirida por extranjeros, la mayoría grandes fortunas sudamericanas, entre las que predomina la nacionalidad venezolana.

El exclusivo edificio de Lagasca 99, firmado por el arquitecto Rafael de la Hoz, llegó a ser durante un tiempo el más caro de la capital, con un precio medio de 11.000 euros el metro cuadrado, aunque la superficie de algunos áticos alcanzó los 18.000 euros. Este récord, sin embargo, fue superado por otras promociones, como la del complejo de Canalejas promovido por OHL.

El inmueble, con cuatro fachadas exentas a las calles de Juan Bravo, Lagasca, Claudio Coello y Maldonado, cuenta con 44 viviendas de entre 330 y 700 metros cuadrados distribuidas en ocho plantas más áticos, 156 plazas de aparcamiento y dos locales comerciales. Con 26.203 metros construidos, está situado a las puertas de la denominada Milla de Oro de Madrid.

Como el ya icónico edificio de Lagasca, las últimas promociones de lujo que han salido a la venta en el señorial barrio que toma su nombre del constructor malagueño José de Salamanca -Velázquez, 87; Príncipe de Vergara, 11; Lagasca, 19; Recoletos, 13 y Salustiano Ológaza, 12- han atraído importantes volúmenes de dinero procedentes del otro lado del Atlántico.

Aunque en general no es fácil conocer los nombres de quienes están detrás de estas transacciones, el venezolano Miguel Ángel Capriles, familiar del líder opositor Henrique Capriles, es conocido por haber adquirido en los últimos años una decena de inmuebles en el centro de Madrid (Barquillo, Juan Bravo o Fernando VI), que ha rehabilitado y convertido en alojamientos de lujo. Entre los edificios que pertenecen al clan Capriles destaca el situado en la calle Divino Pastor, 9, ocupado por los activistas del Patio Maravillas y desalojado en junio de 2015.

Otros nombres célebres en el mundo inmobiliario, con negocios en España, son Alejandro Betancourt López, su primo Pedro Trebbau López y su amigo Francisco D’Agostino Casado -concuñado de Luis Alfonso de Borbón-. Son dueños de siete empresas inmobiliarias, domiciliadas en Madrid. Tal como publicó El Mundo, forman parte del grupo bautizado como los bolichicos, jóvenes empresarios venezolanos que consiguieron amasar una fortuna en el país bolivariano en apenas tres años -entre 2009 y 2011- y fueron denunciados en EEUU por presuntos delitos de asociación ilícita, corrupción en el extranjero y fraude en transferencias, aunque un tribunal de Nueva York desestimó las acusaciones.