Economía

La caída imparable de Tesla en bolsa: pierde casi un 20% de su valor en cuatro días

logo
La caída imparable de Tesla en bolsa: pierde casi un 20% de su valor en cuatro días
Tesla profundiza su crisis en bolsa y se deja casi un 20% de su valor en cuatro días

Un Tesla Model X reponiendo su batería en un cargador de la compañía. EFE

Resumen:

Para Tesla los accidentes se están convirtiendo en una constante. Al menos, en bolsa. Las acciones del fabricante de vehículos eléctricos sufren este lunes un nuevo traspiés, con caídas en el entorno del 7%, y engordan las pérdidas acumuladas en los últimos cuatro días a alrededor del 20%, situándose en sus niveles más bajos de los últimos 13 meses.

Las dudas de los inversores se exacerban tras reconocer la propia compañía que el Tesla Model X que sufrió un accidente mortal el pasado 23 de marzo en California (Estados Unidos) circulaba con el modo de piloto automático encendido.

Una serie de incidentes en las últimas semanas han puesto la tecnología de la conducción autónoma en cuestión, y Tesla, que ha realizado grandes inversiones en estos sistemas, se encuentra en pleno ojo del huracán.

Para Tesla los accidentes se están convirtiendo en una constante. Al menos, en bolsa. Las acciones del fabricante de vehículos eléctricos sufren este lunes un nuevo traspiés, con caídas en el entorno del 7%, y engordan las pérdidas acumuladas en los últimos cuatro días a alrededor del 20%, situándose en sus niveles más bajos de los últimos 13 meses.

Las dudas de los inversores se exacerban tras reconocer la propia compañía que el Tesla Model X que sufrió un accidente mortal el pasado 23 de marzo en California (Estados Unidos) circulaba con el modo de piloto automático encendido.

Una serie de incidentes en las últimas semanas han puesto la tecnología de la conducción autónoma en cuestión, y Tesla, que ha realizado grandes inversiones en estos sistemas, se encuentra en pleno ojo del huracán.

La empresa que dirige Elon Musk ha tratado de justificar que el sistema dio varias señales de alerta al conductor del vehículo para que ajustara la dirección, pero no ha ofrecido suficientes aclaraciones sobre las razones por las que el sistema no reaccionó frente al obstáculo contra el que acabó colisionando el coche.

Estas informaciones ponen aún más en cuestión a ojos de los inversores la situación de una compañía que sigue acumulando problemas, lo que se ha plasmado en bolsa en la pérdida de más de un tercio de su valor en apenas medio año, lo que significa que más de 24.000 millones de dólares (unos 19.500 millones de euros) de su capitalización se han esfumado desde finales de septiembre.

El pasado viernes la compañía comunicó que llamará a revisión a más de 123.000 coches, todos los fabricados antes de abril del año 2016, por un problema en el sistema energético. En teoría, el fallo sólo se manifestaría en los vehículos que circulan por lugares con climas fríos, pero Tesla ha preferido no jugársela, viendo como marchan las cosas, y reparará todos los coches que salieron de sus fábricas antes de esa fecha.

Reparar los problemas en todos y cada uno de los vehículos podría costarle a la compañía alrededor de 60 millones de dólares, casi 50 millones de euros, por ese fallo en unas piezas que fabricaba Bosch.

Pero la principal fuente de dudas del mercado hacia Tesla sigue siendo su incapacidad para alcanzar sus objetivos de producción en el Model 3, un vehículo concebido para solventar sus crónicos problemas de consumo de capital.

Precisamente, la semana pasada Moody’s rebajó la calificación de la deuda de la compañía de Elon Musk, advirtiendo de que en las circunstancias actuales probablemente necesitará captar capital por al menos 2.000 millones de dólares en los próximos meses para poder hacer frente a sus obligaciones de pagos.

Más retrasos en el Model 3

Los problemas en la línea de producción del Model 3, el ambicioso modelo que Musk quiere convertir en un super ventas, son una constante que Tesla no es capaz de solventar. Según las promesas del CEO, a estas alturas del año tendrían que estar saliendo de sus plantas de fabricación alrededor de 2.500 unidades a la semana. Sin embargo, apenas son capaces de superar las 1.200.

El ingeniero jefe de Tesla, Doug Field, ha enviado un email a todos los empleados en los que les pide que prueben a sus críticos que se equivocan. Field decía en ese correo electrónico del pasado 23 de marzo, al que ha tenido acceso Bloomberg, que se toma “como un insulto personal” las dudas sobre la capacidad de la empresa para cumplir con sus propios tiempos, y urge a sus trabajadores a que se lo tomen de la misma forma.

Las intenciones de Field pasan por ser capaz de fabricar hasta 300 unidades diarias del Model 3, una aspiración que parece todavía muy lejana teniendo en cuenta que en estos momentos la producción logra alcanzar a duras penas las 174 unidades cada día.

El Model 3 puede acabar siendo uno de los mayores problemas de Tesla. Para su reserva los compradores debían abonar, por adelantado, 1.000 euros con los que formalizaban la compra. En el cuarto trimestre del año pasado la compañía californiana ingresó hasta 854 millones de dólares, casi 700 millones de euros, por estas reservas, elevando el total del año 2017 hasta los 2.759 millones de dólares, casi 2.250 millones de euros.