Economía

Azora sacará más del 50% de su capital a bolsa y captará unos 700 millones

Azora sacará a bolsa más del 50% de su capital para captar unos 700 millones.

Edificio de viviendas en alquiler de Lazora, sociedad gestionada por Azora.

El mercado inmobiliario sigue en ebullición. La ola de operaciones corporativas en el sector sigue ganando fuerza, impulsada por la solidez que muestra la actividad en España.

En este contexto, el grupo Azora ha confirmado este miércoles lo que ya era un secreto a voces: su intención de dar el salto a la bolsa. La plataforma de inversión y gestión de activos inmobiliarios ha anunciado que ha iniciado los trámites para colocar en el mercado más de un 50% de su capital, en una operación en la que, según fuentes del mercado consultadas por Efe, espera captar unos 700 millones de euros con los que abordar nuevas inversiones.

La firma fundada por Fernando Gumizio y Concha Osácar ha detallado, mediante un comunicado, que ejecutará su salto al parqué a través de una oferta pública de suscripción de acciones de (OPS) dirigida a inversores cualificados y que su intención es que el free float (porcentaje del capital que cotiza libremente) se sitúe por encima del 50% tras la operación. La compañía empezaría a cotizar a comienzos del próximo mes de mayo, según apunta Europa Press.

La compañía prevé empezar a cotizar a comienzos del mes de mayo

De este modo, Azora da continuidad a la oleada de salidas a bolsa de compañías ligadas al sector inmobiliario, que ha tenido como principal exponente la sucesión de estrenos de socimis (sociedades dedicadas a la compra y arrendamiento de oficinas, hoteles o viviendas) en el MAB, pero que también ha contado con representantes en los principales mercados de la bolsa española.

En 2017, Neinor y Aedas se convirtieron en las primeras promotoras en abordar su salto al parqué desde el estallido de la crisis inmobiliaria y el pasado febrero Metrovacesa daba continuidad a esta tendencia, convirtiéndose en la mayor promotora de la bolsa española. Se espera que, además de Azora, firmas como Testa o Vía Célere engrosen la lista de compañías inmobiliarias en el parqué español en los próximos meses.

Una propuesta «nueva y atractiva»

Los actuales accionistas de Azora han renunciado a su derecho de adquisición preferente sobre las acciones que se emitirán con motivo de la OPS y Azora tiene previsto conceder una opción a Goldman Sachs, que actuará como agente estabilizador, para suscribir hasta el 10% de la ampliación de capital.

Esta operación se produce al mismo tiempo que se discute la oferta pública de adquisición (opa) que el fondo estadounidense Blackstone ha lanzado sobre Hispania, una socimi especializada en hoteles y que está gestionada, precisamente, por Azora.

Azora fue fundada en el año 2013 y al cierre del pasado ejercicio gestionaba activos por un valor superior a los 4.400 millones de euros a través de ocho vehículos de inversión. En 2017 generó ingresos de 77,6 millones de euros, el 21,4% más que un año antes, y un resultado bruto de explotación (ebitda) de 37,4 millones, el 34,1% más.

El objetivo de la compañía es destinar los fondos captados en la OPS a financiar la adquisición de oportunidades de «inversión atractivas en los verticales inmobiliarios estratégicos -como, por ejemplo hoteles- en línea con la estrategia de la sociedad, así como para el fortalecimiento de su negocio en general».

La sociedad inmobiliaria espera superar los 8.000 millones en activos en 2022

Al mismo tiempo, la firma ha otorgado escrituras para la adquisción del 21,79% de Carey Value Added (vehículo de inversión gestionado por Azora centrado en hoteles urbanos) por unos 35,5 millones, y el 25% que aún no controla de Azora Capital, «por un importe equivalente al valor implícito no atribuible de Azora Capital», y teniendo en cuenta el precio al que se coloquen las nuevas acciones de la compañía.

En opinión de Osácar, la salida a bolsa representa un hito en la historia de Azora, una compañía que, en su opinión, aporta al mercado una propuesta de negocio «nueva y atractiva» que combina la exposición a clases de activos inmobiliarios aún sin explotar y con potencial de generar rentabilidades objetivo de dos dígitos. «El reforzamiento de nuestro balance no cambiará nuestro ADN, sino que lo fortalecerá», ha afirmado la cofundadora de Azora.

La sociedad que prevé reforzar significativamente su balance e incrementar el volumen de activos gestionados con el objetivo de su valor supere los 8.000 millones de euros en 2022. El foco de la inversión se mantendrá en nuevas oportunidades de negocio atractivas, cuya tesis de inversión responda a tendencias sostenibles a largo plazo, en las que exista una falta de capital institucional y en las que crea que puede añadir valor apoyándose en sus capacidades técnicas, operativas y de gestión de activos.

Por ello, seguirá centrada en alojamientos turísticos y residenciales, activos comerciales y deuda inmobiliaria, conjunto que la compañía engloba bajo la calificación de «verticales inmobiliarios estratégicos».

Azora, añade el comunicado, tiene intención de seguir invirtiendo junto con sus clientes en algunas de estas oportunidades de inversión, así como acometer inversiones singulares en las que tenga el control, exclusivo o compartido.

El objetivo «es proporcionar a los inversores una exposición a temáticas de inversión aún sin explotar, con potencial de generar rendimientos superiores a la media en atención al perfil de riesgo de las mismas a fin de alcanzar retornos en torno al 15 % del capital propio», añade la nota.

Comentar ()