Testa Residencial, participada por Santander, BBVA, Acciona y Merlin, aprovechará su salida a Bolsa para realizar una ampliación de capital de entre 100 y 150 millones de euros, confirman a El Independiente fuentes conocedoras de la operación.

Dado que la sociedad cuenta con algunos accionistas minoritarios, el lanzamiento de la ampliación exige convocar una junta con un mes de antelación y, posteriormente, dar un mes adicional para la suscripción preferente de las acciones. Ello implica que el debút bursátil no llegará hasta mediados de junio.

La socimi, que se reúne este martes con analistas de una quincena de bancos para explicar sus virtudes, iniciará sus primeros pasos para cotizar a finales de mayo, fecha en la que comunicará formalmente a la CNMV su intención salir al mercado, registrando el ITF (Intention To Float).

La inmobiliaria controlada por Santander y BBVA tiene activos por 2.500 millones y deuda de 600 millones

El mayor grupo de alquiler de vivienda de España protagonizará la segunda mayor operación bursátil del año, tras Metrovacesa, que se estrenó el pasado 5 de febrero. El valor de mercado de los activos (GAV) de Testa asciende a 2.500 millones y cuenta con una deuda de en torno a 600 millones. Con ello, el valor neto se sitúa ligeramente por debajo de los 2.000 millones.

La OPV (Operación Pública de Venta) de Testa es un reto, tras las dificultades que encontró Metrovacesa, que se vio obligada a recortar el precio de salida al mínimo de la horquilla inicial establecida, tras sopesar, incluso, cancelar la operación.

Sin embargo, los analistas aplauden que “Testa tiene una historia muy buena de consolidación del sector, ha mejorado la eficiencia de su gestión, la calidad de sus activos es buena y las rentas que logra, así como el valor de sus activos, están al alza”. Puntualizan, no obstante, que “la rentabilidad del alquiler es tan baja en España que los dividendos que abone serán bajos comparados con otras compañías similares en Europa”.

Compras en el horizonte

La ampliación de capital que tiene prevista realizar la inmobiliaria sugiere que planea realizar adquisiciones próximamente, explican los expertos. “Su endeudamiento es muy bajo. Pedir al mercado más capital es una señal de que está analizando nuevas compras, después de la anunciada hace unos días”, opinan fuentes del mercado.

La sociedad se prepara para nuevas adquisiciones, tras comprar 1.500 viviendas a CaixaBank

El 23 de marzo, la socimi anunció un acuerdo con BuildingCenter, la inmobiliaria de Caixabank, para adquirir 1.458 viviendas destinadas al alquiler por unos 228 millones. Con este acuerdo, la compañía prevé incrementar en 8,7 millones su facturación anual, puesto que el 90% de las 42 promociones que componen esta cartera de inmuebles está ya alquilado.

La compañía explicó que esta adquisición forma parte del plan estratégico de crecimiento de la empresa, que se centra en la compra de activos complementarios a su cartera. Tras esta operación, Testa contará con 10.702 viviendas en España, situadas mayoritariamente en Madrid, y con una presencia destacada también en San Sebastián, Barcelona y Valencia.

Polémica con Goldman Sachs

Los accionistas de Testa -Santander (38,8%), BBVA (26,9%), Acciona (21%) y Merlin (12,7%)- han decidido echar a Goldman Sachs en su colocación en Bolsa. El gigante americano había sido seleccionado para liderar la OPV, junto a JP Morgan, Credit Suisse y Santander.

Sin embargo, el equipo de dirección de Testa ha decidido degradar a Goldman Sachs de coordinador global a colocador pasivo de las acciones, tras descubrir que estará al frente de la salida a Bolsa de Azora, junto a UBS, según adelantó este medio. Santander y BBVA consideran que se Goldman entra en conflicto de interés.

Testa fue constituida en octubre de 2016 a partir de la socimi Merlin, con viviendas procedentes de la compra de Testa y Metrovacesa.