Economía

Santander y BBVA rebajan el precio de Metrovacesa para garantizar su salida a Bolsa

Metrovacesa EP

Santander y BBVA, accionistas de Metrovacesa, han decido rebajar el precio de la salida a Bolsa de la inmobiliaria. En las últimas horas, los propietarios de la compañía han estado debatiéndose sobre rebajar el precio o cancelar la operación por la escasa demanda suscitada entre los inversores al precio fijado por la compañía. El 1 de febrero terminaba el plazo para mercar el precio de salida y no han completado el libro de ventas en el plazo comunicado a la CNMV.

Finalmente, la empresa ha optado por rebajar el precio a una horquilla de entre 16,5 y 17 euros por acción, por debajo del rango 18,00-19,50 euros fijado en el folleto de la OPV (Operación Pública de Venta).

Este rango de precios, que es orientativo y no vinculante, supone valorar el cien por cien de la inmobiliaria entre 2.502 y 2.578 millones de euros y es entre un 8,3 % y un 12,8 % inferior a la horquilla que se fijó inicialmente.

El precio definitivo se conocerá mañana, una vez finalizado el proceso de prospección de la demanda que tiene la operación, y está previsto que las acciones de la compañía se admitan a negociación en el mercado el 6 de febrero próximo.

En el sector consideran que es una muy buena compañía con un equipo gestor muy competente, pero los inversores institucionales han estado intentando forzar la rebaja del precio, asumiendo que los accionistas -Santander y BBVA- están forzados a vender. Sin embargo, los dos grandes bancos defendían no tener prisa porque no sufren presión en sus resultados, provisiones o niveles de capital. En este contexto, hasta última hora de este jueves, valoraban aplazar la operación o incluso cancelarla, como una alternativa a rebajar el precio.

El libro de ventas no se ha completado en el plazo fijado que termina el 1 de febrero

Fuentes próximas aseguran que la operación ha generado mucho interés y que los inversores tienen apetito, pero a precios inferiores a los fijados por la compañía.

Las dificultades para llevar a cabo la colocación han estado de dar al traste con la que está llamada a ser la mayor salida a Bolsa del año con un valor máximo de 3.000 millones de euros. En los últimos días, varios informes de analistas han puesto el foco en la debilidad de la compañía, en lugar de en las fortalezas, como su diversificación y la menor carga fiscal que soportará en los próximos años frente a sus competidores.

Participaciones tras la OPV

Una vez realizada la operación, el Banco Santander controlará el 53,31 % de las acciones y BBVA el 20,85 %, participaciones que si se ejecuta la sobre-adjudicación pasarán al 51,5 % y el 20,08 %, respectivamente.

La salida a bolsa fue aprobada el pasado 19 de diciembre y supone la vuelta al mercado de la inmobiliaria Metrovacesa, que fue rescatada por los bancos en 2013 ante su mala situación financiera.

No obstante, la nueva Metrovacesa será distinta a la que cotizaba hace cinco años, ya que en octubre de 2016 traspasó su negocio patrimonialista a las inmobiliarias Merlin y Testa (que también quiere salir al parqué este año) y se quedó sólo con la cartera de suelo y obras en curso.

Tras una ampliación de capital de Santander y BBVA, Metrovacesa tiene unos activos valorados en 2.600 millones y una cartera de suelo que supera los 6 millones de metros cuadrados edificables, en los que se puede construir 40.000 viviendas.

Comentar ()