Economía

Santander y BBVA se plantean suspender la salida a Bolsa de Metrovacesa por la escasa demanda

Los accionistas del grupo deberán decidir si bajan el precio fijado o cancelan la que sería la mayor OPV del año

Edificio de Metrovacesa en Madrid.

Edificio de Metrovacesa en Madrid. EFE

Santander y BBVA, accionistas de Metrovacesa, están replanteándose la salida a Bolsa de la inmobiliaria por la escasa demanda suscitada entre los inversores al precio fijado por la compañía. Mañana 1 de febrero deberían decidir si bajan el precio fijado para el debút bursátil -entre 18 o 19,5 euros- o si cancelan la operación, dado que no han completado el libro de ventas en el plazo comunicado a la CNMV.

«El rango de precios, orientativo y no vinculante, se ha fijado entre 18,00 y 19,50 euros por acción y está previsto que el precio definitivo de adjudicación de los títulos se fije alrededor del 1 de febrero de 2018, después de finalizar el proceso de recepción de ofertas que comienza hoy 22 de enero de 2018», señalaba la compañía en el folleto de la OPV (Operación Pública de Venta).

En el sector consideran que es una muy buena compañía con un equipo gestor muy competente, pero los inversores institucionales están intentando rebajar el precio, asumiendo que los accionistas -Santander y BBVA- están forzados a vender. Sin embargo, los dos grandes bancos defienden no tener prisa porque no sufren presión en sus resultados, provisiones o niveles de capital. En este contexto, valoran aplazar la operación o cancelarla, como una alternativa a rebajar el precio, aunque ambas opciones están sobre la mesa.

El libro de ventas no se ha completado en el plazo fijado que termina el 1 de febrero

Fuentes próximas aseguran que la operación ha generado mucho interés y que los inversores tienen apetito, pero a precios inferiores a los fijados por la compañía. Ello podría dar al traste con la que está llamada a ser la mayor salida a Bolsa del año con un valor máximo de 3.000 millones de euros. En los últimos días, varios informes de analistas han puesto el foco en la debilidad de la compañía, en lugar de en las fortalezas, como su diversificación y la menor carga fiscal que soportará en los próximos años frente a sus competidores.

Bankinter, por ejemplo, considera que la compañía presenta escaso atractivo. «Un objetivo de capitalización bursátil en el rango 2.730 millones de euros-2.957 millones de euros parece muy elevado para una compañía que se encuentra todavía en una fase inicial de su crecimiento (sus ingresos ascendieron a 18,9 millones de euros hasta septiembre, con pérdidas de 33,9 millones de euros) y no alcanzará su objetivo de ventas de 4.500-5.000 viviendas anuales hasta 2021».

Perfil de la compañía, en cifras

Metrovacesa es titular de «la mayor cartera de suelo entre los promotores de vivienda españoles, con una superficie total de 6,1 millones de metros cuadrados, equivalentes aproximadamente a 37.500 unidades. A 30 de septiembre, el valor bruto de esta cartera de suelo era de 2.600 millones de euros y el Valor Bruto de Desarrollo de 11.700 millones de euros de acuerdo con las valoraciones de CBRE y Savills. A 30 de septiembre de 2017, el valor neto era de 2.700 millones de euros y el valor neto-neto era de 2.600 millones de euros”, según explicó la compañía en el ITF (Intention To Float), documento registrado en la CNMV cuando inició los trámites para la salida a Bolsa.

Los accionistas no tienen prisa por vender porque no sufren presión en sus resultados, provisiones o niveles de capital

Tiene presencia en 31 provincias con especial atención en algunas de sus grandes ciudades (representativas de aproximadamente el 67% de su cartera de suelo), como Madrid, Barcelona, Málaga, Valencia o Sevilla; en grandes destinos turísticos (20% de su cartera de suelo), como la Costa del Sol, las Islas Baleares, las Islas Canarias y la costa de Cádiz, y en poblaciones menores (13% del suelo), “donde la competencia es baja y presentan un potencial de crecimiento significativo”, explica la compañía, que subraya que “esta capilaridad única permite a la sociedad acceder a una mayor base de demanda, reduciendo el riesgo de ejecución”.

La inmobiliaria tiene el objetivo de entregar entre 4.500 y 5.000 unidades residenciales anuales para 2021, “lo que representa la mayor tasa de entrega entres sus competidores”, añade.

Comentar ()