La Comisión Ejecutiva Confederal de UGT ha enviado este jueves una carta al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en la que asegura que el sindicato no apoya el independentismo en Cataluña y le insta a reconsiderar su baja como afiliado porque «el país necesita políticos tolerantes» y la organización da cabida a todo tipo de pensamientos.

La misiva, firmada por el secretario de Organización de UGT, Rafael Espartero, da respuesta al escrito remitido esta mañana por el propio Rivera al sindicato pidiendo su baja y reprochandole su participación en la manifestación del pasado domingo 15 de abril en Barcelona de la mano de las estructuras independentistas ANC y Òmnium.

En su respuesta, el sindicato ve con «extrañeza» que el escrito de Rivera se haya enviado por carta certificada desde el Congreso de los Diputados y con el membrete de Ciudadanos, así como con su firma digital. Según dice, «la afiliación al sindicato es de carácter personal». Con todo, UGT confirma que ha procedido a borrar de la lista de afiliados a Rivera.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

A continuación, UGT da respuesta a las motivaciones de Rivera y reitera que su participación en la manifestación del domingo perseguía «la creación de espacios de diálogo y entendimiento en Cataluña» y protestar contra la Ley Mordaza y el artículo 315 del Código Penal, por el cual unos 300 sindicalistas se encuentran en estos momentos encausados. «Nos hubiera gustado contar con su apoyo como afiliado en estas reivindicaciones», le espetan.

Dicho esto, UGT deja claro que no apoya «ningún proceso independentista», pese a lo cual es «un sindicato plural», por lo que «hay personas de todas las creencias y pensamientos» en sus filas. «Incluso en temas económicos y sociales», añade, para aclarar a renglón seguido que la organización hay quien incluso «con su acta de Diputado vota en contra de la derogación de la reforma laboral, o apoya políticas claramente regresivas y muy perjudiciales para los intereses de los trabajadores y trabajadoras de este país», en clara alusión al propio Rivera.

«Me gustaría que se replantee la baja, este país necesita políticos y partidos tolerantes para construir puentes que permitan políticas de consenso en todos los ámbitos». UGT es un sindicato profundamente tolerante y democrático, y que respeta el pensamiento de cada uno de los afiliados y afiliadas y, por lo tanto, tiene cabida», finaliza la carta.