Economía

Carmena teme que su medida estrella acabe en miles de multas la víspera electoral

La desorganización del Ayuntamiento retrasa 'Madrid Central' de junio a finales de año, en precampaña de las municipales

logo
Carmena teme que su medida estrella acabe en miles de multas la víspera electoral
Esquema de la zona "Madrid Central"

Esquema de la zona "Madrid Central"

Resumen:

El caos organizativo que se vive a nivel interno en el equipo de Gobierno a la hora de lanzar Madrid Central puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza para Carmena. El cierre del centro a los vehículos privados tenía que producirse el 30 de junio o el 1 de julio, y todas las fuentes comentan que la fecha marcada es “inviable”. Este retraso -el enésimo que padece la APR única- puede terminar siendo un bumerán contra Ahora Madrid: el Gobierno municipal pensaba conceder un periodo “piloto” de dos meses para acostumbrar a los conductores al nuevo área restringida (5.000 metros cuadrados) antes de lanzarse a poner multas a los infractores. Si Madrid Central entra en vigor en noviembre o diciembre, las sanciones llegarán en marzo del año que viene, una vez transcurrida la moratoria sin multas. La víspera electoral. “Sabemos que el 80% de los conductores no detecta las señales restrictivas en este tipo de medidas. Las infracciones se producirán sí o sí. Por eso es necesario un periodo de gracia”. En marzo de 2019 quedarán dos meses para las próximas elecciones municipales, a las que Carmena aún no sabe si presentarse. “Y eso sí que sería demoledor para la reedición de la victoria de la coalición gobernante: poner miles de multas antes de los comicios”. No se ha instalado ninguna de las sesenta y pico cámaras previstas. En la urbe ya hay experiencia de ese tipo puesto que existen cuatro APR de la etapa de Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella en Cibeles: Ópera, Cortes, Letras y Embajadores. Las exenciones (taxi, VTC, carga descarga, motos) causan un acalorado debate interno en el ayuntamiento. Las cifras de reducción de tráfico que maneja Ahora Madrid son muy imprecisas de momento. Unos hablan de 20% de caída de los coches, otros del 30% y hay quien del 40%. Se dijo que la APR central estaría lista para principios de 2017; después que entraría en vigor a finales del año pasado; luego que si en enero de 2018; a continuación se pospuso para abril de este año, y finalmente se retrasó a junio-julio. Ninguna de las cinco fechas se ha cumplido.

La medida estrella de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, no es la ampliación de un metro de aceras en Gran Vía. Ni la apertura de algún tramo pequeño de carriles bici. Ni las restricciones temporales al coche por la contaminación. La gran medida del yuAntamiento que gobierna Ahora Madrid será Madrid Central, el Área de Prioridad Residencial (APR) única que impedirá el acceso en coche al centro de la capital. Una medida enmarcada en el Plan A de Calidad del Aire de la que no hay noticias desde hace meses.

La entrada en vigor en junio de la APR del Centro es «inviable»

El caos organizativo que se vive a nivel interno en el equipo de Gobierno a la hora de lanzar Madrid Central puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza para Carmena. El cierre del centro a los vehículos privados tenía que producirse el 30 de junio o el 1 de julio, y todas las fuentes aseguran que la fecha prevista es «inviable»: la ciudadanía está completamente desinformada al respecto. La APR llegará a finales de año, en diciembre como pronto, relatan conocedores de la situación. «Puede ser antes», ofrece por toda respuesta el Ayuntamiento.

Este retraso -el enésimo que padece la APR única- puede terminar siendo un bumerán contra Ahora Madrid: el Gobierno municipal pensaba conceder un periodo «piloto» de dos meses para acostumbrar a los conductores al nuevo área restringida (5.000 metros cuadrados) antes de lanzarse a poner multas a los infractores. «Sabemos que el 80% de los conductores no detecta las señales restrictivas en este tipo de medidas», explican los consultados. «Las infracciones se producirán sí o sí. Por eso es necesario un periodo de gracia». El problema, añaden, es que si Madrid Central entra en vigor en noviembre o diciembre, las sanciones llegarán en marzo del año que viene, una vez transcurrida la moratoria sin multas.

Las multas llegarían en marzo de 2019 tras un periodo de prueba

Y en marzo de 2019 quedarán dos meses para las próximas elecciones municipales, a las que Carmena aún no sabe si presentarse. «Y eso sí que sería demoledor para la reedición de la victoria de la coalición gobernante: poner miles de multas antes de los comicios». Además de ese peligro, están los temidos atascos que se producirán en los lindes.

Los límites de la APR son, en principio, Alberto Aguilera, Glorieta de Ruiz Jiménez, Carranza, Glorieta de Bilbao, Sagasta, Plaza de Alonso Martínez, Génova, Plaza de Colón, Paseo de Recoletos, Plaza de Cibeles, Paseo del Prado, Plaza de Cánovas del Castillo, Paseo del Prado, Plaza del Emperador Carlos V, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Glorieta de Embajadores, Ronda de Toledo, Glorieta de la Puerta de Toledo, Ronda de Segovia, Cuesta de la Vega, Mayor, Bailén, Plaza de España (lateral, continuación de la Cuesta de San Vicente), Princesa y Serrano Jover. Por esta frontera, en principio, sí se podrá circular. Dentro no.

Ninguna de las sesenta y pico cámaras ha sido instalada todavía

¿Por qué no se aprueba Madrid Central? Según diversas personas, hay dos tipos de problemas: primero, que no se ha instalado ninguna de las sesenta y pico cámaras previstas. En la urbe ya hay experiencia de ese tipo puesto que existen cuatro APR de la etapa de Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella en Cibeles: Ópera, Cortes, Letras y Embajadores. Se trata de recolocar las cámaras existentes y acoplar otras donde sea necesario. Las razones de la no instalación no han sido clarificadas.

En segundo lugar, porque las exenciones están provocando un intenso debate internamente. No podrán entrar los vehículos privados excepto los residentes del distrito Centro, aunque cualquier coche sí podrá acceder si entra en alguno de los párquines públicos y privados. Y no solo éstos: estarán autorizados los taxis y el transporte público, vehículos VTC (Über, Cabify), la carga y descarga, los propietarios de plazas de aparcamiento individuales, Blablacar o vehículos con la etiqueta de cero emisiones. Y las motos.

Las exenciones (taxi, VTC, carga descarga, motos) causan un acalorado debate

Esta manga ancha con los autos particulares está dejando una acalorada discusión: las cifras de reducción de tráfico que maneja el Ayuntamiento de Madrid son muy imprecisas de momento. Unos hablan de 20% de caída del uso del automóvil, otros del 30% y hay quien del 40%. «No se está abordando el tema con seriedad», critican algunos. Madrid Central es un proyecto compartido entre las áreas de Desarrollo Urbano Sostenible (Urbanismo), Medio Ambiente y el Distrito Centro, esto es, tres concejales de Ahora Madrid: José Manuel Calvo, Inés Sabanés y Jorge García Castaño.

Las cinco fechas de ‘Madrid Central’ se han incumplido sistemáticamente

Sea como fuere, las previsiones no se están cumpliendo. Se dijo que la APR central estaría lista para principios de 2017; después que entraría en vigor a finales del año pasado; luego que si en enero de 2018; a continuación se pospuso para abril de este año, y finalmente se retrasó a junio-julio. Ninguna de las cinco fechas se ha conseguido, y ahora lo que iba a ser la gran medida de Ahora Madrid puede transformarse en su peor pesadilla.

Comentar ()