Manuela Carmena y su equipo aprovecharon ayer dos regalos inesperados: la noticia de que el PSOE tantea a la alcaldesa madrileña –algo completamente irreal en estos momentos: solo ha habido contactos limitados, y hace tiempo- y la pelea infantil de Podemos en Madrid, un partido que en estos momentos apoya sin fisuras a la ex jueza. Ambos actos permitieron a Carmena despedir por la vía digital a un importantísimo asesor de Ahora Madrid sin que se notara demasiado.

Es la primera fase de un plan para quitarse de en medio a los incómodos: según fuentes del ayuntamiento, la idea de la alcadía era retirar las competencias a los concejales de Ganemos, a los que la alcaldesa ya no aguanta. Sustraer los distritos de Arganzuela a Rommy Arce, de Salamanca a Pablo Carmona, Pánzer, y de Tetuán a Montse Galcerán. Pero la desalentaron al hallarse Carmena de viaje en Costa Rica y poder causar demasiado molestia entre las bases con decisiones «de mal gusto» a distancia, pefectamente preparadas antes de partir a Centroamérica.

La alcaldesa quería quitar competencias a Arce, Carmona y Galcerán, pero cambió la decisión

El fulminante despido sorprendió, al tratarse el afectado, Antonio Hernández, alguien considerado cercano a IU. Se produjo una tormenta vespertina: Inés Sabanés (Equo, concejala de Medio Ambiente) se encontraba en una reunión y tuvo que cancelarla, por ejemplo. La caída del cargo de confianza fue respaldada sin fisuras por el potente círculo que sostiene a Carmena, pero chocó con los otros nueve concejales que pertenecen al sector crítico. De al menos tres de ellos -los arriba mencionados- la regidora no quiere saber nada. Quiere una lista con un mínimo de los suyos para gobernar sin sobresaltos.

Carmena sabe que Podemos, enfangado en peleas que a ella ni le van ni le vienen, la va a respaldar, diga lo que ella diga. Porque Podemos se deshace en elogios siempre hacia su personalidad. El supercoordinador del ayuntamiento Luis Cueto ya ha dicho que quiere ir en las listas de 2019 y suena fuerte el nombre de Jesús Montero, el ortodoxo pablista que ha controlado con mano de hierro el Consejo Ciudadano de Podemos en Madrid capital. Montero fue el que convenció a Carmena para que fuera candidata tras reiteradas negativas de la ex magistrada.

Suena el nombre de Jesús Montero en la lista de fieles que pide Carmena para repetir

En el entorno de los nueve rebeldes se elaboró un argumentario a modo de respuesta que se va copiando y pegando en los chats de Telegram, la red social de la izquierda. «A Toño se le comunicó el cese unilateral», la decisión «no fue aprobada por la mesa de coordinación que lo designó» y que es la que tiene «potestad para destituirlo», reza el mensaje, que añade que «a lo largo del día se han sucedido las manifestaciones de descontento». Los díscolos que faltan en la lista son el también destituido del área de Economía Carlos Sánchez Mato, Mauricio Valiente y Yolanda Rodríguez (IU), y Guillermo Zapata, Javier Barbero y Celia Mayer (Movimiento 129, escisión de Ganemos).

La realidad es que las cosas están muy movidas en la coalición que logró formar gobierno tras las elecciones de mayo de 2015, incluso en el campo radical. Prima el tacticismo y mucha gente maniobra para asegurarse un puesto que se antoja difícil. En las bases hay cuadros que han roto con el sector rebelde, especialmente tras estallar por los aires el último encuentro municipalista convocado para tratar de coordinarse mejor y de convertir Ahora Madrid en algo parecido a Barcelona En Comù. Rommy Arce es la cabeza visible de ese sector por sus continuas polémicas.

La destitución de un asesor causó una tormenta interna y reacciones airadas

«Todos están esperando el siguiente paso de Carmena», indica una fuente. Ni los más rebeldes cuestionan a la alcaldesa, pero sí lo que hace el equipo de Gobierno. Pánzer, uno de los que se ve fuera en 2019, ha publicado un duro artículo en Público contra «el juego de sillas» que se vive en Podemos y contra la Operación Chamartín, que se acaba de firmar tras 25 años negociándose. Ganemos y Anticapitalistas van a cargar muy duro contra la política de urbanismo porque creen que el área que dirige José Manuel Calvo ha cerrado operaciones importantes con Villar Mir (OHL), Florentino Pérez (ACS) y BBVA, entre otros.

El futuro de Carmena

Ya solo queda despejar la última ecuación: que la actual alcaldesa se convenza de volver a presentarse definitivamente dentro de un año. «La convencimos de que no dijera nada para que no se produjera ningún baile de candidaturas, como está pasando en Podemos en la Comunidad de Madrid», revela un amigo de Carmena. «El problema es que ese silencio se ha interpretado como un sí a volver a encabezar Ahora Madrid en 2019. Y eso no está decidido». El futuro de Carmena es de Carmena.