Economía | Empresas

Dia agrava su debilidad en España y Portugal y hace aguas en bolsa

Las acciones de la compañía de supermercados se hunden más de un 8% y rondan mínimos históricos tras presentar sus resultados del primer trimestre de 2018.

Dia agudiza su debilidad en España y hace aguas en bolsa.

Interior de una tienda del Grupo Dia en Argentina.

Dia luce muy arriba en los listados de empresas españolas más amenazadas por la situación en Argentina. Con un 16% de sus ventas brutas localizadas en este mercado, el brusco descenso que ha experimentado el peso y la amenaza de crisis que sobrevuela el país representan un riesgo nada desdeñable para la compañía de supermercados. Pero no es eso lo que lleva a los analistas de Bankinter a señalar que «el modelo de negocio de Dia sigue afrontando dificultades».

Los problemas esenciales para el grupo tienen un origen, al menos de momento, mucho más local: las ventas en Iberia (España y Portugal) no remontan, pese al severo sacrificio en rentabilidad que viene realizando en los últimos años. Los resultados del primer trimestre de 2018 han dado una nueva muestra de esto. Y el mercado empieza a perder la fe en que esta situación remonte en el corto plazo: las acciones de Dia restaban este jueves más de un 8% y vuelven a rondar mínimos históricos.

Durante los tres primeros meses del año, Dia experimentó un descenso del 10,3% de sus ventas (un 0,1% si se excluye el efecto divisa) y su resultado consolidado menguó un 76%, a tan solo 6,2 millones de euros. Aunque el mayor deterioro lo sufrieron las cifras de negocio en emergentes (Brasil y Argentina), principalmente por un fuerte impacto divisa, expertos e inversores vuelven a centrar sus inquietudes en la situación del mercado ibérico.

El menor descenso de los márgenes en el trimestre podría ser señal de una incipiente mejora

«A pesar de los diferentes esfuerzos comerciales que la compañía está haciendo no ha podido publicar un like for like (ventas en superficie comparables) positivo. Este trimestre Dia ha tenido un rendimiento plano en Ibex (excluido efecto calendario), con España con mejor desempeño que Portugal», explican los analistas de Mirabaud. Estas cifras se consiguieron con un nuevo descenso de los márgenes, hasta el 7,3%, aunque bastante inferior al experimentado en el último trimestre.

Este dato ha sido entendido como un síntoma positivo, por parte de algunos analistas, que esperan que sean el primer indicio de que la recuperación está en camino. «Valoro de forma positiva la recuperación (menor caída) del margen, que creo debería despejar las dudas que surgieron el pasado año con la caída del cuarto trimestre de 2017″, apunta Paula Sampedro, analista de Link Securities, quien considera que » a nivel operativo creo que las cosas no van mal, dentro de un entorno competitivo difícil en Iberia. En este sentido, creo que factores temporales están haciendo que la comparativa parezca peor en el primer trimestre de 2018 y que debería ir mejorando a lo largo del ejercicio».

Pero frente a estas posturas, el escepticismo está muy extendido entre los expertos, que siguen viendo un tortuoso camino por delante para el grupo español de supermercados. «La contracción del margen Ebitda del primer trimestre en Iberia (-31 puntos básicos) fue menos severa que en el cuarto trimestre (cerca de 400 puntos básicos), lo que implica que Dia pudo perseguir a los proveedores y obtener parte de los reembolsos que perdió en el cuarto trimestre. Sin embargo, plantea dudas para los próximos trimestres, con un mayor riesgo de deterioro de los márgenes en 2018 y posiblemente un cambio en la estrategia que podría llevar a un reajuste de márgenes.

Priorizar las ventas

La compañía que dirige Ricardo Currás se muestra optimista sobre los resultados de su estrategia de renovación de tiendas (que ha recibido un fuerte impulso en los últimos meses, con la remodelación de 480 locales comerciales) y confía en que la tendencia de las ventas será positiva en los próximos trimestres. «Esperamos una tendencia de recuperación positiva en ventas en Iberia para los próximos trimestres al mismo tiempo que progresan nuestros planes de renovación de tiendas, abriendo otras nuevas y mejorando la satisfacción del cliente; mientras que los mercados emergentes contribuirán con la mejora de las ventas comparables y más aperturas. La aceleración del crecimiento de las ventas es nuestra principal prioridad, siendo éste el mejor camino para alcanzar nuestros objetivos de 2018», ha indicado el propio Currás.

Ese foco en el aumento de las ventas, no obstante, también crea dudas entre los analistas, que sospechan que podría realizarse a costa de nuevos sacrificios en rentabilidad. Los últimos datos de Kantar muestran que Dia ha perdido cuota de mercado en España en el último trimestre, mientras que el resto de sus principales competidores (Carrefour, Auchan, Eroski o Lidl) han logrado defender su posición frente a Mercadona.

«Dia mantiene su orientación para el año fiscal 2018, aunque admite que la prioridad ahora es el crecimiento de las ventas. Desde nuestro punto de vista, esto significa que los márgenes a corto plazo pueden verse sometidos a una mayor presión (también en ausencia de fuentes de viento de cola), y dado que Dia necesita mejorar su propuesta de valor«, observan en Alantra, donde se cuestionan en qué nivel podrá estabilizar su posición competitiva en España.

Esta cuestión se ve agravada, además, por la reciente ruptura de sus alianzas comerciales, que reducen su capacidad de negociación con proveedores, en un sector enfrentado a un duro proceso competitivo. Y el incremento de la deuda que reflejan las cuentas se convierte en una nueva debilidad que erosiona una historia de negocio ya fuertemente golpeada por las dudas.

Comentar ()