Economía | Empresas CAÍDAS DE LLEGADAS DE LOS GRANDES MERCADOS EUROPEOS EN LO QUE VA DE AÑO

España ‘pierde’ 260.000 turistas británicos y alemanes que vuelven a Turquía y Egipto

El turismo crecerá menos que el conjunto de la economía por primera vez en una década, según la previsión de la asociación de las grandes empresas turísticas del país Exceltur.

logo
España ‘pierde’ 260.000 turistas británicos y alemanes que vuelven a Turquía y Egipto
Turistas en Puerto de Sóller, en Mallorca.

Turistas en Puerto de Sóller, en Mallorca. europa press

Resumen:

El turismo es el gran motor de la economía española. Lo fue durante la crisis y lo ha seguido siendo con la recuperación, convirtiéndose en el primer gran sector de actividad en relanzar su actividad y su empleo, muy por encima de los demás. Durante la última década el turismo ha crecido ininterrumpidamente por encima del conjunto de la economía española. Durante la última década… hasta ahora. Exceltur calcula que el PIB turístico crecerá a un ritmo del 2,6% (frente a la previsión del 3,3% que manejaba hasta ahora), mientras que el consenso de analistas contempla que la economía española cierre el año con un crecimiento del 2,7%. Un cambio de tornas que tiene su origen en la ralentización del consumo de los viajeros españoles que se ha detectado en lo que va de año y, sobre todo, al esperado frenazo de la demanda de los mayores mercados europeos de los viajes hacia España debido a la recuperación de algunos destinos rivales del Mediterráneo.o Reino Unido y Alemania son los principales países de origen de los turistas internacionales que vienen a España. Entre ambos mercados concentran cerca del 38% del total de llegadas de viajeros extranjeros al país. La cifra de visitantes de ambos países ha empezado a resentirse en lo que va de año, con un descenso de casi 260.000 turistas entre enero y mayo, último dato disponible. Son 149.500 turistas británicos menos los que visitaron España (hasta un total de 1,9 millones) y son 109.700 viajeros alemanes menos que el año pasado (hasta 1,1 millones en los primeros cinco meses del año). Un descenso que los grandes grupos turísticos vinculan con la recuperación de destinos rivales como Turquía y Egipto, a los que los turoperadores internacionales han empezado a desviar viajeros europeos tras años de caída por la inestabilidad y la inseguridad.

El turismo es el gran motor de la economía española. Lo fue durante la crisis y lo ha seguido siendo con la recuperación, convirtiéndose en el primer gran sector de actividad en relanzar su actividad y su empleo, muy por encima de los demás.

Durante la última década el turismo ha crecido ininterrumpidamente por encima del conjunto de la economía española. Durante la última década… hasta ahora. Tras varios años de boom y de récords continuos, el sector este año va a seguir creciendo, pero menos; y lo hará por debajo del PIB nacional, según las estimaciones del lobby Exceltur (que agrupa a una veintena de las mayores empresas turísticas del país).

La asociación calcula que el PIB turístico crecerá a un ritmo del 2,6% (frente a la previsión del 3,3% que manejaba hasta ahora), mientras que el consenso de analistas contempla que la economía española cierre el año con un crecimiento del 2,7%.

Un cambio de tornas que tiene su origen en la ralentización del consumo de los viajeros españoles que se ha detectado en lo que va de año y, sobre todo, al esperado frenazo de la demanda de los mayores mercados europeos de los viajes hacia España debido a la recuperación de algunos destinos rivales del Mediterráneo. Hasta mayo, España recibió casi 28,6 millones de turistas internacionales, con un crecimiento un 2%, por debajo de los fuertes incrementos de los años previos.

Los TTOO vuelven a apostar por Turquía y Egipto

Reino Unido y Alemania son los principales países de origen de los turistas internacionales que vienen a España. Entre ambos mercados concentran cerca del 38% del total de llegadas de viajeros extranjeros al país (23%, los británicos, casi un 15% los alemanes). La cifra de visitantes de ambos países ha empezado a resentirse en lo que va de año, con un descenso de casi 260.000 turistas entre enero y mayo, último dato disponible en el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Son 149.500 turistas británicos menos los que visitaron España (hasta un total de 1,9 millones) y son 109.700 viajeros alemanes menos que el año pasado (hasta 1,1 millones en los primeros cinco meses del año). Un descenso que los grandes grupos turísticos vinculan con la recuperación de destinos rivales como Turquía y Egipto, a los que los turoperadores internacionales han empezado a desviar viajeros europeos tras años de caída por la inestabilidad y la inseguridad.

“Tal como era previsible que ocurriese tarde o temprano, la demanda de turistas a España de los mercados tradicionales europeos se resiente de forma notable”, se explica desde Exceltur, que destaca la “contracción de la demanda intermediada por los turoperadores extranjeros, que han redirigido una parte de sus operaciones y capacidades aéreas a países del mediterráneo oriental, donde han podido contratar cupos de camas con mayores márgenes que en España”.

La recuperación del Mediterráneo

Según los datos oficiales de ambos países, Turquía ha recuperado en lo que va de año 2,7 millones de turistas extranjeros y Egipto ha sumado otros 1,2 millones. La recuperación de ambos destinos es notable, con incrementos de las llegadas de casi el 30% en el caso de Turquía y del 40% en Egipto.

“Turquía y Egipto recuperan hasta mayo 4 millones de turistas, afectando a las zonas de sol y playa, principalmente de Canarias y Baleares”, subraya Exceltur. Y es que el crecimiento de ambos países es notable entre los principales países emisores de turistas a España. Turquía ha elevado hasta mayo un 28,7% las llegadas de viajeros alemanes, un 39,1% en el caso de los británicos y un 38,8% más de franceses.

En cualquier caso, los grandes turismo español no ven motivos para dar la señal de alarma. “Se está reorganizando la demanda, nada más. Mientras crezca la actividad económica ligada al turismo y el ingreso medio de cada turista en España, vamos en la dirección correcta”, ha apuntado el vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda. “No hay que preocuparse en exceso. Turquía y Egipto nos van a quitar la demanda que eligen destino sólo por el precio”.

Millones de turistas prestados

2017 fue el quinto año consecutivo de España con récord de llegadas de turistas internacionales. El nuevo máximo histórico rozaba los 82 millones de visitantes, lo que colocó a España como segunda mayor potencia turística mundial. Una cota –no sólo, pero también- alimentada durante años por el desvío de millones de turistas por la inestabilidad en algunos destinos rivales del Mediterráneo.

Los problemas de otros fueron en beneficio propio. La inestabilidad política en Egipto y Túnez y los atentados terroristas y la intentona golpista en Turquía provocaron un parón de turismo en países que son rivales directos de España en el negocio del sol y playa.

El boom del turismo español arrancó ya en 2011. El estallido de las revueltas de la Primavera árabe en varios países del norte de África, destinos rivales naturales de España en el negocio del sol y playa, provocó el cambio de destino para centenares de miles de turistas extranjeros que huían de la inestabilidad de la zona.

En 2010 España superaba los 52 millones de turistas extranjeros, saltó hasta los 56,6 millones al año siguiente, a los 57,7 millones en 2012, se superaron los 60 millones por primera vez los 60 millones en 2013, se rozaron los 65 millones en 2014, los 68 millones en 2015, los 75,6 millones en 2016… y así hasta la cota, hasta hace poco impensable, de los 82 millones del pasado año.

Los touroperadores internacionales redireccionaron a los clientes que dejaron de querer ir a Egipto o Túnez, y el destino prioritario en el que acabaron estos turistas fue España. Según estimaciones de Exceltur, desde 2011 a España han llegado entre 14 y 15 millones de turistas prestados.

Los propios profesionales del sector han venido recociendo que la zozobra de alguno destinos del Mediterráneo ha supuesto un empujón para el sector nacional. Y son esos mismos profesionales los que han dicho durante años –con sinceridad- que no pueden alegrarse del drama en otros países. Y son ellos los que ahora, sin embargo, ven que ya está aquí el momento temido en que tienen que enfrentarse a la recuperación de esos destinos competidores.

Comentar ()