Santander calienta la compra de Liberbank. El banco que preside Ana Botín considera que es un «objetivo atractivo de compra» y ve «viable» una operación, tras la mejora de su capital y el positivo desempeño de su programa de venta de activos tóxicos. Los compradores potenciales, según el equipo de análisis del banco, son Bankia, Caixabank y Sabadell.

«Creemos que Liberbank, que actualmente cotiza a un precio de 0,5 veces valor en libros tangible es un objetivo de compra atractivo», señala Santander en un informe destinado a grandes inversores.

Explica que «suponiendo una prima de 30% sobre el precio actual, el comprador podría hacer uso de un fondo de comercio de 900 millones de euros (resultado de pagar 1.800 millones y restar 2.700 millones de capital), aumentar las provisiones para alcanzar una cobertura de los activos tóxicos del 65% (similar a las realizadas por Santander tras comprar Popular) y abordar los costes de reestructuración».

El grupo que preside Botín cree que el comprador deberá realizar una ampliación de capital por 1.200 millones

Añade que «el comprador debería realizar una ampliación de capital de alrededor de 1.200 millones de euros para ejecutar una adquisición neutral en términos de capital».

Los analistas de Santander calculan unas sinergias del 30% de la base de costos de Liberbank para alcanzar una rentabilidad sobre la inversión (ROIC) del 17,6%, asumiendo que no haya ganancias o pérdidas en la disposición de la cartera de activos improductivos.

Santander, que recomienda comprar las acciones de Liberbank y les otorga un precio objetivo de 60 céntimos de euro, se mostró positivo con los resultados del primer semestre de la entidad, especialmente después de que el equipo directivo confirmase sus objetivos financieros.

La entidad que lidera Manuel Menéndez prevé elevar el margen de interés por encima del 10% interanual en 2018 con unos costes totales para este ejercicio de 400 millones. También planea reducir los activos improductivos por debajo del 6,5% en 2020 y rebajar la ratio de mora al 3,5% en 2019. Se fija como objetivo alcanzar un pay out (porcentaje del beneficio que destina a dividendo) del 20% este año y del 40% en 2020.

Más beneficios y menos costes

Liberbank registró un beneficio neto de 84 millones de euros en el primer semestre de este año, lo que supone un aumento del 39,3% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Entre enero y junio, Liberbank logró un crecimiento de todos los márgenes de la cuenta de resultados e intensificó la mejora de la actividad comercial bancaria típica, reflejada tanto en el aumento de los recursos de clientes en un 2,8%, hasta 29.517 millones, como en el crecimiento del saldo vivo crediticio en todos los segmentos de actividad, que se incrementó el 8,8%, hasta 21.867 millones.

En concreto, el margen de intereses creció un 9,3%, hasta 221 millones de euros, mientras que el margen bruto aumentó un 2,7%, hasta 363 millones de euros. Por su parte, el margen de explotación creció un 17%, hasta 160 millones, debido a la continuidad de la política de contención de gastos, que registraron una disminución del 5,1%.

Liberbank continuó durante el primer semestre la estrategia de mejora de la calidad de los activos desarrollada en 2017, que le ha permitido reducir en un año la tasa de mora en 4,5 puntos porcentuales, bajándola del 11,3% de junio del año pasado hasta el 6,75%.

Alcanzó al cierre del primer semestre de 2018 un nivel de capital de máxima calidad (CET 1 Common Tier1) del 13,4%, una ratio de capital Nivel 1 del 13,9% y una ratio de Capital total del 15,4%.