Economía

Sánchez amplía la subida del IRPF a más de 100.000 rentas altas

La última cesión ante Podemos para aplicar la subida a rentas desde 140.000 euros al año afectaría a 11.146 contribuyentes más

logo
Sánchez amplía la subida del IRPF a más de 100.000 rentas altas
Pedro Sánchez, en la primera Asamblea Abierta del PSOE, en Granada.

Pedro Sánchez, en la primera Asamblea Abierta del PSOE, en Granada. EFE

Resumen:

La nueva cesión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante Podemos en forma de posible subida del IRPF a rentas de más de 140.000 euros al año, en lugar de a partir de los 150.000 euros como el Ministerio de Hacienda anunció en un principio, elevaría el número de afectados por encima de los 100.000 contribuyentes, según cálculos de los técnicos de Hacienda (Gestha). Supondría pasar de los 90.788 contribuyentes que había estimado previamente la organización hasta los 101.934 y ampliar el hachazo fiscal a unos 11.100 declarantes con rentas altas más. La recaudación adicional que supondría este nuevo escalón es difícil de cuantificar, puesto que está por ver cuánto se acaba elevando el tipo marginal del IRPF para este tramo de rentas.

La nueva cesión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante Podemos en forma de posible subida del IRPF a rentas de más de 140.000 euros al año, en lugar de a partir de los 150.000 euros como el Ministerio de Hacienda anunció en un principio, elevaría el número de afectados por encima de los 100.000 contribuyentes, según cálculos de los técnicos de Hacienda (Gestha).

Supondría pasar de los 90.788 contribuyentes que había estimado previamente la organización hasta los 101.934 y ampliar el hachazo fiscal a unos 11.100 declarantes con rentas altas más.

La recaudación adicional que supondría este nuevo escalón es difícil de cuantificar, puesto que está por ver cuánto se acaba elevando el tipo marginal del IRPF para este tramo de rentas.

No obstante, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha confirmado este lunes que el Gobierno estudia  una subida de “tres o cuatro puntos” en el tipo del IRPF para contribuyentes con ingresos a partir de 140.000 o 150.000 euros, de forma que, incluyendo el tramo autonómico, el incremento llegaría a un máximo del 51% o el 52%.

Montero explicaba en declaraciones a la Cadena Cope que en la actualidad el tipo más alto -que es del 45% a partir de 60.000 euros de renta- alcanza el 48% en las comunidades que han llevado al tramo autonómico al máximo, que son Andalucía, Asturias y Cataluña. Sería sobre ese tipo del 48% sobre el que se estaría planteando sumar otros tres o cuatro puntos porcentuales.

Con esas cifras, todo parece apuntar que la recaudación extra de cerca de 400 millones de euros en la que coincidían Gobierno y Gestha cuando el límite de rentas parecía ser de 150.000 euros quedaría ampliamente superado.

El presupuesto alternativo elaborado por el PSOE en la oposición calculaba que la subida del tipo marginal del IRPF en el tramo estatal en unos cuatro puntos porcentuales hasta el 26,5% –que sumado a la cuota autonómica, lo elevaría al 52% en algunas comunidades autónomas como Andalucía o Cataluña–, supondría una recaudación extra de 400 millones de euros. Todo ello aplicando la subida a rentas superiores a 150.000 euros.

Por su parte, Gestha estimó este mismo efecto con una subida del tipo hasta el 25,1% al entender que un cambio así sería suficiente para sufragar parte de la agenda social del PSOE. Sin embargo, los nuevos compromisos de gasto parecen obligar al Gobierno a exprimir al máximo su propuesta. Ahora, si suma el impacto de un incremento más amplio del tipo y una ampliación del espectro de contribuyentes afectados, el golpe fiscal podría dispararse.

Más de 400 millones de impacto recaudatorio

De acuerdo con las declaraciones de Montero, este parece ser el plan. Así es que, contando con 11.100 afectados más por la medida, la recaudación adicional crecería por encima de esos 400 millones de euros anuales.

Se trata de un valioso pellizco si se tiene en cuenta que hace un mes el Gobierno cerraba la puerta a cualquier subida del impuesto sobre la renta. Después, una vez iniciada la negociación Podemos, el ministerio de Hacienda tuvo que ceder, también azuzado por el ruido mediático que en cuestión de horas dio por sentado que la subida del IRPF a las rentas más altas ya era un hecho.

Según trascendió en esos primeros momentos, el Gobierno marcó, como ha hecho con vehemencia desde entonces, una línea roja: no se tocará el IRPF a las rentas medias y bajas, y planteó una cifra sobre la que empezar a hablar en ingresos desde 120.000 euros anuales.

En los días posteriores, el Gobierno concretó su intención de valorar el impacto de una subida del IRPF para rentas de más de 150.000 euros anuales. Sin embargo, tras la reunión posterior con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, la cifra que empezó a sonar fue la de los 140.000 euros.

Con todo, desde Hacienda insisten en que el potencial de la medida no es el recaudatorio, sino más bien el mensaje de justicia social que envía.