Economía

Fomento da oxígeno a Uber y Cabify frente a los taxis y aplaza cuatro años la doble licencia

logo
Fomento da oxígeno a Uber y Cabify frente a los taxis y aplaza cuatro años la doble licencia

Manifestación de conductores de Uber y Cabify en Madrid. EFE

Resumen:

Lo ha intentado, pero el Gobierno no ha conseguido poner fin a la guerra del taxi. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha anunciado la implantación de una doble licencia para los vehículos que operan con permiso VTC, como Uber y Cabify, como exigía el taxi. Y aún así, los taxistas son los grandes derrotados.

La duda que planeaba sobre este decretazo impulsado por el Ejecutivo, con los tiempos marcados por la presión del taxi, era el tiempo que pasaría antes de que los ayuntamientos tuvieran un pleno control sobre los coches de Cabify y Uber que hay en sus calles.

Los taxistas pedían que ese tiempo fuera de apenas 12 meses, justo en el momento en el que se empezó a rumorear que le plazo estaría entre los tres y los cinco años. Finalmente, Fomento ha tirado por la calle de enmedio y ha decidido situar en los cuatro años el periodo que tendrán Uber y Cabify para adaptarse a esta doble licencia.

Las buenas noticias para las VTC no se acaban ahí. A partir de ese momento tendrán una regulación similar a la del taxi y funcionarán con un licencia estatal, que les permitirá operar en trayectos interurbanos, y una local para los viajes urbanos.

“Cuatro años es un tiempo suficiente para que los vehículos con licencia VTC se adapten. La regulación que tendrán será muy similar a la del taxi”, ha explicado Ábalos en su comparecencia tras la reunión del órgano de Gobierno. Además, el titular de Fomento también ha confirmado que “no se perderá ninguna licencia VTC”.

Ábalos ha afirmado que las VTC dan un servicio urbano y que, por tanto “deben ser regulados como un transporte urbano” con las competencias “en manos de las administraciones locales”.

También ha recordado que la aplicación de la normativa no será igual en todas partes. “Hay Comunidades Autónomas en las que la presencia de las VTC es irrelevante o, en algunos casos, incluso inexistente. Es normal que la regulación en Cataluña sea diferente a la de Extremadura”, ha dicho.

Rechazo autonómico

Lo cierto es que buena parte de las administraciones regionales rechazó en su momento hacerse cargo de la gestión de licencias VTC, considerando que sería “multiplicar el problema por 17”. Ábalos ha querido recordarles que “no transferimos nada, ya que las Comunidades ya tenían las competencias efectivas para conceder las licencias”.

El titular de Fomento sí que ha cerrado la puerta a indemnizaciones a las VTC, alegando que “los cuatro años son un periodo indemnizatorio” y ha apuntado el error que supuso el 1-30, algo que “todavía estamos pagando ahora. No resolvía nada con una cuota imposible de conseguir”.

De momento, las principales agrupaciones del taxi mantienen la calma y se dan hasta el lunes antes de emitir cualquier conclusión. Será en el inicio de la próxima semana cuando se celebre una asamblea del sector de la que luego saldrá una respuesta en bloque.