Economía | Empresas

Ryanair sufre por las huelgas y admite que ganará 150 millones menos de lo previsto

La aerolínea rebaja su previsión de beneficio anual hasta una horquilla entre los 1.100 y los 1.200 millones, frente a la anterior estimación de entre 1.250 y 1.350 millones.

logo
Ryanair sufre por las huelgas y admite que ganará 150 millones menos de lo previsto
Empleados de Ryanair se manifiestan en el aeropuerto belga de Charleroi.

Empleados de Ryanair se manifiestan en el aeropuerto belga de Charleroi. efe

Resumen:

Ryanair empieza a sufrir el impacto en sus cuentas del conflicto laboral con su plantilla. Los sindicatos de pilotos y de azafatos de varios países europeos (entre ellos España) han convocado en los últimos meses varias huelgas. Ryanair ha reconocido hoy abiertamente el daño que le están haciendo los paros de su plantilla. El gigante del bajo coste ha recortado su previsión de beneficio anual un 12%, y ha rebajado su objetivo a una horquilla entre los 1.100 y 1.200 millones de euros, frente a la anterior estimación que oscilaba entre los 1.250 y los 1.350 millones para todo el ejercicio. Una revisión a la baja (profit warning) que la compañía achaca a la caída del tráfico por los paros convocados por azafatos y pilotos, a la rebaja de los precios de sus billetes que ha tenido que hacer para recuperar la confianza de sus clientes por las huelgas, a que los costes en indemnizaciones a los clientes por los vuelos cancelados y por los retrasos se han disparado y también a la subida de los precios del combustible por el alza del petróleo.

Ryanair empieza a sufrir el impacto en sus cuentas del conflicto laboral con su plantilla. Los sindicatos de pilotos y de azafatos de varios países europeos (entre ellos España) han convocado en los últimos meses varias huelgas para reclamar, singularmente, que la compañía aplique a sus empleados en cada país la legislación nacional, y no las leyes irlandesas a todos con independencia de dónde esté su base de operaciones.

Hasta ahora la cúpula de Ryanair venía sacando pecho, e incluso había llegado a presumir de que su resistencia a las reivindicaciones de los sindicatos era la vía de garantizar los bajos precios de sus billetes y que, si para seguir siendo ofreciendo vuelos baratos tiene que soportar las huelgas, así lo hará.

Ryanair ha reconocido hoy abiertamente el daño que le están haciendo los paros de su plantilla. El gigante del bajo coste ha recortado su previsión de beneficio anual un 12%, y ha rebajado su objetivo a una horquilla entre los 1.100 y 1.200 millones de euros, frente a la anterior estimación que oscilaba entre los 1.250 y los 1.350 millones para todo el ejercicio.

Una revisión a la baja (profit warning) que la compañía achaca a la caída del tráfico por los paros convocados por azafatos y pilotos, a la rebaja de los precios de sus billetes que ha tenido que hacer para recuperar la confianza de sus clientes por las huelgas (en su segundo trimestre el precio ha caído un 3%, cuando preveía un aumento del 1%); a que los costes en indemnizaciones a los clientes por los vuelos cancelados y por los retrasos se han disparado; y también a la subida de los precios del combustible por el alza del petróleo (la factura por combustible crecerá en 460 millones, 30 millones más que lo previsto hasta ahora).

La nueva previsión de beneficio implica un descenso de entre el 17% y el 24% en relación al beneficio récord de 1.450 millones alcanzado en el ejercicio anterior (los años fiscales de la aerolínea van del 1 de abril al 31 de marzo de cada año). En la nueva previsión la compañía no se tiene en cuenta las pérdidas extraordinarias de en torno a 150 millones que registrará Laudamotion, la nueva filial del grupo tras adquirir un 75% del capital, y que también acabarán reflejándose en las cuentas anuales.