Economía | Empresas

Pronovias no remonta: caen sus ventas y su deuda ya está al filo del "riesgo muy alto"

La agencia Moody's rebaja su rating a niveles de 'B3' como resultado de su débil desempeño operativo y el incremento de su deuda

logo
Pronovias no remonta: caen sus ventas y su deuda ya está al filo del "riesgo muy alto"
Pronovias no remonta el vuelo: Moody's baja su rating y la sitúa al borde del "riesgo muy alto".

Desfile de Pronovias en la Bridal 2018. Europa Press

Resumen:

La agencia Moody's ha rebajado la nota de Pronovias a niveles de B3, tan solo un escalón por encima de la calificación que reserva a la deuda de "riesgo muy alto". La decisión de la agencia se basa en el débil desarrollo de las cifras de negocio -prevé que su Ebitda caerá un 22% en 2018- y el incremento de su apalancamiento. No obstante, los analistas de Moody's confían en que la mejora del negocio y la integración de la recién adquirida Nicole Fashion Group evite nuevas rebajas de la calificación de Pronovias en los próximos meses.

Pronovias no está para fiestas. Un año después de que el fondo BC Partners tomara el control de la icónica enseña de vestidos de novia, las dificultades se le siguen acumulando. Hasta el punto, de que la agencia de calificación Moody’s ha decidido este martes rebajar la nota que asigna a su deuda hasta niveles de B3, un rating tan solo un escalón por encima de los que reserva a las compañías consideradas de «riesgo muy alto».

Los analistas de Moody’s reflejan así su creciente preocupación por la decepcionante evolución operativa de la compañía de moda nupcial a lo largo de 2018. El Ebitda ajustado de la compañía se ha reducido un 7,3% durante los ocho primeros meses del año y frente a una expectativa inicial de 48 millones para todo el año, la agencia ahora prevé que generará una cifra de negocio de 25 millones, un 22% menos que en el ejercicio anterior.

«El bajo rendimiento operativo de Pronovias se debe a la interrupción de algunos de los impulsores anteriores, como la colección It’s my party o las ventas a mitad de temporada, así como a la distracción derivada de los cambios recientes en el equipo directivo superior y el reposicionamiento de la estrategia», observa Víctor García Capdevila, analista de Moody’s. Además, «notamos el desafiante entorno comercial para los franquiciados, particularmente aquellos con exceso de colecciones anteriores, que dieron como resultado el cierre de tiendas en 2017», añade.

La agencia cree que la firma generará este año un Ebitda un 22% inferior al del ejercicio anterior

El pasado verano, el presidente y propietario de Pronovias, Alberto Palatchi, acordó la venta del 90% de la compañía al fondo BC Partners por unos 495 millones de euros. «La adquisición por parte de BC Partners marca el inicio de una nueva era para Pronovias, ya que los fondos tienen la intención de continuar con estrategia de la compañía, impulsar significativamente su desarrollo en Estados Unidos y liderar la integración del fragmentado mercado de vestidos de novias», indicaba entonces la empresa.

Sin embargo, el desarrollo del negocio desde entonces evidencia un deterioro más acusado, que ha resultado en un empeoramiento de la situación de su deuda. Moody’s subraya, en este sentido, el incremento de los niveles de apalancamiento de Pronovias, «como resultado de un uso más intensivo de la línea de crédito revolving de lo anticipado previamente». Así, Moody’s estima ahora un nivel de apalancamiento bruto ajustado de 7,5 veces, frente a una expectativa inicial de 6 veces.

La suma de un negocio a la baja y una deuda al alza se unen a preocupaciones más de fondo, como la escasa diversidad de productos de Pronovias o la tendencia de largo plazo a una disminución de las tasas de bodas, para justificar el recorte de la calificación de la compañía.

Prevé que la integración de Nicole Fashion Gruoup contribuya a una mejora de las cifras de negocio

En cualquier caso, Moody’s también observa fortalezas en el negocio de la firma de moda nupcial, como su buena posición en el mercado de los trajes de novia, el elevado conocimiento de su marca a nivel nacional e internacional y su sólida rentabilidad y generación de flujos de caja.

Con todo esto, la agencia ha decidido situar como estable la perspectiva de la nueva nota asignada a la deuda de Pronovias. Esto significa, que la empresa no ve previsible ninguna modificación al alza o a la baja durante los próximos meses. La compañía basa esta decisión en la creencia de que la generación de ingresos y Ebitda mejorará en los próximos de 12 a 18 meses y la expectativa de una integración exitosa de la recién adquirida Nicole Fashion Group, también especializado en moda nupcial y de cóctel.

En lo referente a una subida, Moody’s expresa que «es poco probable en el corto plazo, pero podría desarrollarse si el apalancamiento bruto ajustado se redujera sosteniblemente por debajo de seis veces». Menos contundente se muestra sobre la posibilidad de recortar esta nota, un movimiento que se produciría «si la compañía no puede revertir el reciente deterioro de las ganancias, el apalancamiento se mantiene por encima de los niveles actuales durante un período prolongado de tiempo o la liquidez se deteriora como resultado de la generación negativa de flujo de efectivo libre».